No te des por vencido; ¡busca de Jesús!

1932619_10200548213107456_1616785114_oLucas 19:1-10

Jesús y Zaqueo: Lectura

1 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. 2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, 3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. 4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. 5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. 6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. 7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. 8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. 9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Zaqueo, en medio de no ser grato cerca de los Judíos, tenía un deseo o un anhelo procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.; Zaqueo, como muchos otros cerca de él deseaba ver al Maestro, pero contrario a muchos otros, él tenía una dificultad para lograr su cometido; este varón de pequeña estatura.

Es claro que se sabía quién era Jesús, pero este varón estaba enfrente de 2 situaciones:

1. La multitud, que posiblemente no estaban muy contentos de verle por ahí cerca, por tanto no le iban a ceder paso fácilmente

2. Su estatura: esto le dificultaba ver lo que estaba desarrollándose.

Zaqueo estaba al frente de una decisión: si continuaba con su anhelo de ver a Jesús o lo abandonaba, pensando que la oportunidad de verle OTRO DIA…buscando excusas para evitar con algo que al final anhelaba, pero requería hacer algo para obtenerlo, su misión inicial era ver al Maestro, y el deseo fue el que lo que impulso hacer o no aquello realidad. Zaqueo, deseaba ver a Jesús, sea por curiosidad o por ser testigo de algún milagro, por lo la razón que tuviera lo busco, de igual manera muchos de nosotros hemos buscado ver a Jesús por diferentes razones, llamase:

• Por una necesidad en el matrimonio o familiar

• Una mala situación financiera,

• Por cuestiones de salud

• Porque desde su niñez le inculcaron eso

• Si eres soltero o soltera por buscar esposo o esposa llenos y llenos del Espíritu de Dios.

• Porque no quieres pasar el resto de la eternidad en el infierno

Cualquiera que haya sido el motivo de porque le has buscado, o le buscas está correcto, lo importante es buscar de Jesús, pues El mismo asegura que si le buscamos le encontraremos, además es el principio de un todo pero en El. Pero como los pensamientos de Dios son mayores que los nuestros, Dios escudriña el corazón. Jesús vio el anhelo, la disposición de Zaqueo, miro aquello que solo el en su infinito poder y amor puede ver, un CORAZÓN DISPUESTO, ese corazón llevo a darle mucho más a Zaqueo de lo que él hubiera esperado.

Al Zaqueo encuéntrense con Jesús… le dijo: “Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa,” Jesús le dice Zaqueo no hay tiempo, date prisa, esto es lo que quiero, HOY es necesario… Dios quiere algo contigo HOY, que HOY tú desciendas de tu comodidad y te des prisa porque Jesús:

• Quiere ir HOY a tu CASA,

• Quiere ir HOY a tu CORAZÓN,

• Quiere ir HOY a tu VIDA,

• Quiere ir HOY a tu MINISTERIO,

• LO QUIERE, QUIERE HACER HOY….

Dios desea el Posar, quedarse a vivir en tu corazón HOY, no mañana, porque HOY es el día que ha hecho el Señor, hoy el día que ha preparado para ese encuentro, Es necesario, es urgente, Dios le dice:”…mira Zaqueo es muy, pero muy importante que yo valla a tu casa, así que corre, es la oportunidad de tu vida, vas a tener al Hijo de Dios en tu casa, prepara todo, dispón tu vida, dispón de tu casa, de tu familia, abre la puerta de par en par y al YO entrar las cosas JAMÁS VOLVERÁN HACER IGUAL”, pero se necesitaba una acción un mover. Muévete a buscar de él… No te des por vencido; ¡busca de Jesús!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *