La fuerza de un viento y un mar embravecidos

NAC10863320518918f_0La Paz, BCS.– Las primeras evidencias de la fuerza de “Odile” llegaron de Los Cabos, donde desde las 22:00 horas del domingo y por alrededor de siete horas el meteoro causó estragos no sólo en esa ciudad, sino en toda la parte sur de esta península.

“Nunca había sentido un viento así, era demasiado fuerte”, comenta Jorge Garza, quien junto a un grupo de amigos paceños decidió pasar el “puente patrio” en Cabo San Lucas, un plan que tuvo que ser suspendido por la furia del huracán.“Estamos acostumbrados a los ciclones, somos de aquí, pero no habíamos sentido uno con tanta fuerza”.

Tuvieron que pasar la noche en un salón del hotel Riu con cientos de turistas nacionales e internacionales, quienes no ocultaban su sorpresa por el sonido del viento y las copiosas precipitaciones, platica.

José Guadalupe Ojeda, un paceño de toda la vida, señala que al tocar tierra el huracán la fuerza del viento fue “simplemente intimidante”. Agrega que había la impresión de que quería tirar las puertas y meterse, “y conste que no soy del tipo que me asuste fácilmente, pero anoche ya quería que esto terminara”.

Olga Cazares tercia: “los transformadores comenzaron a explotar. Sin luz, sin teléfono, sin internet, en la plena oscuridad, el ruido del viento y el mar embravecido sí infundían mucho miedo”, indica.

“Odile” tocó tierra a las 23:45 horas en Cabo San Lucas, como huracán 3 en la escala Saffir-Simpson, con rachas de hasta 240 kilómetros por hora.

Pasada la medianoche, Los Cabos quedó incomunicado, se suspendió el tránsito en la carretera transpeninsular y la energía se suspendió por completo. Mientras Los Cabos resentían los efectos con fuerza, en La Paz apenas iniciaban los estragos.

Las bandas de “Odile” comenzaron a golpear la capital del estado a las 01:00 horas y a partir de entonces fueron cinco horas de angustia para muchas de las familias de este puerto, cuyas condiciones del suelo hacen que prácticamente toda la ciudad sea susceptible de inundación en algún grado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *