Tiroteo cerca de un cine de Guaynabo termina con hombre herido

Tiroteo cerca de un cine de Guaynabo termina con hombre herido

Un hombre resultó herido esta tarde en Guaynabo durante un tiroteo con personal de la Agencia Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés).

La balacera ocurrió en el estacionamiento del centro comercial Plaza Guaynabo, cerca de las salas de cine, según informes preliminares de las autoridades.

El teniente Raúl Negrón, director de la División de Homicidios del CIC del área de Bayamón, dijo que el incidente ocurrió en medio de una operación encubierta, en el lugar donde se llevaba a cabo una transacción de drogas y armas de fuego.

“En el lugar se llevó a cabo una transacción de drogas y armas, y el individuo no se dejó arrestar iniciándose una persecución. El hombre se accidentó y resultó herido de bala”, indicó Negrón.

Paramédicos asistieron al herido en el lugar de los hechos. El hombre recibió cinco impactos de bala en un brazo y lo transportaron al Centro Médico de Río Piedras, dijo la Policía. Al anochecer, una fuente de esa agencia señaló que el paciente se encontraba en condición estable.

El Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) asumió la jurisdicción de la pesquisa de los hechos, reportados a las 2:41 p.m.

Trascendió que durante la persecución varios vehículos de motor fueron chocados. En un tramo de la carretera se observó un camión de la empresa Fed Ex chocado por una guagua Cherokee 4 x 4 roja que impactó el vehículo cargado con paquetes y correspondencia.

En el operativo los agentes federales recibieron apoyo de guardias municipales de Guaynabo.

Según testigos en el lugar de los hechos, en la guagua Cherokee viajaba el sujeto herido. Esa persona manejó el citado vehículo desde el estacionamiento del centro comercial donde chocó varios carros.

De acuerdo a versiones de ciudadanos en el área, el tiroteo se habría producido cerca de un negocio de comida china y otro donde se vende pollo frito. Se estima que al frustrarse la transacción, el sujeto huye en la guagua y sale del estacionamiento del centro comercial. En ese trayecto la guagua impacta varios vehículos, gira a la derecha por la calle D y frena la marcha en el sector Bellomonte, tras chocar el camión de Fed Ex.

Al atardecer, agentes federales entrevistaban testigos, así como a propietarios de unos nueve vehículos de motor que resultaron con abolladuras y otros daños al ser chocados por el vehículo cuyo conductor pretendía alejarse de agentes encubiertos, según la información preliminar de los hechos.

Mientras los federales recopilaban evidencia en el lugar de los hechos, policías municipales de Guaynabo establecieron un perímetro de seguridad en la calle D, entre el área del cine y el bloque donde ubican un restaurante de comida mexicana, hasta el lugar donde ubican varios edificios de industrias privadas.

En la zona, agentes municipales y oficiales de la DEA prestaban vigilancia.

Mientras, varios ciudadanos, dueños de algunos de los vehículos impactados, esperaban por la culminación de la investigación preliminar para poder removerlos.

Entre ellos Sharlints Ruiz, de 27 años, quien llegó al lugar luego de que su esposo, empleado del cine, le notificara sobre lo ocurrido con una llamada a eso de las 3:00 p.m. La mujer indicó que agentes de la DEA le informaron que las autoridades pagarían por los daños que sufrió su vehículo, una guagua minivan Nissan Quest y le advirtieron que la investigación en el lugar duraría varias horas.

También, cerca del lugar, estaba Socorro Rodríguez, de 74 años, quien dijo a este medio que vió la persecución de la guagua Cherokee roja y que escuchó las detonaciones.

“Fueron como cuatro tiros. Yo estaba bien cerca, ví eso y me vine rápido para acá”, contó desde el interior de su carro.

Otros ciudadanos que salían del cine, muchos con sus niños, se toparon con la escena del bloqueo de parte del estacionamiento y los vehículos chocados.

Los oficiales permitieron que las personas que tenían sus vehículos estacionados en el área de investigación los sacaran. Solo los impactados por balas permanecerían más tiempo, en lo que se culminaba el trabajo de fotografía y recopilación de evidencia de las autoridades.

Cinco horas después del tiroteo, la Policía no había revelado el nombre del herido ni un reporte de los hechos. Al anochecer, el FBI tampoco había emitido ningún señalamiento público sobre lo ocurrido.

En el mes de julio del año 2012 dos personas murieron y varias resultaron heridas durante otro operativo federal en el estacionamiento de ese centro comercial. En ese mismo lugar, guardias municipales tirotearon el vehículo de una anciana, que confundieron con un maleante. La mujer, milagrosamente, escapó ilesa de la lluvia de balas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *