No hay jugadores negros en esta Serie Mundial

Por BEN WALKER

Mirando a su alrededor en el Memorial Stadium antes del comienzo del primer juego de la Serie Mundial de 1983, el jardinero de los Filis de Filadelfia Gary Matthews vio mucho talento negro.

Joe Morgan. Eddie Murray. Garry Maddox. Ken Singleton. Al Bumbry. “Disco” Dan Ford. Y muchos más en esa noche en Baltimore.

“Había muchos de nosotros”, recuerda Matthews.

Esta semana, cuando los fanáticos ven las alineaciones de los Astros de Houston y los Filis para arrancar el Clásico de Octubre, la imagen va a ser muy diferente.

Para que se tome en cuenta, el venezolano José Altuve, de los Astros; y el dominicano Jean Segura, de los Filis, son dos de los numerosos peloteros latinoamericanos que ponen la diversidad en las nóminas.

Pero por primera vez desde 1950, poco después que Jackie Robinson rompió la barrera de color en las mayores, no va a haber ningún afroestadounidense en esta Serie Mundial.

Cero.

“Eso es revelador”, dijo Bob Kendrick, presidente del Museo de las Ligas Negras de Béisbol en Kansas City, Missouri. “Es alarmante que con dos ciudades que tienen grandes poblaciones afroestadounidenses no haya ningún pelotero negro”.

“Nos deja saber que obviamente queda mucho trabajo por hacer para crear oportunidades para que los niños negros sigan sus sueños al mayor nivel”, dijo.

Robinson debutó en 1947 con los Dodgers de Brooklyn y jugó en la Serie Mundial ese año. Desde entonces, el duelo entre los Yanquis de Nueva York y los Filis ha sido la única Serie Mundial sin jugadores negros.

Houston y Filadelfia anunciarán sus nóminas de 26 jugadores varias horas antes del primer juego el viernes por la noche en Minute Maid Park, donde Dusty Baker, un jardinero negro con los Dodgers de Los Ángeles que ganaron el clásico otoñal en 1981, dirige a los Astros.

A partir de 1954, cuando Willie Mays y los Gigantes de Nueva York jugaron contra Larry Doby y los Indios de Cleveland, cada equipo que llegó a la Serie Mundial tenía al menos un jugador afroestadounidense, hasta que los Astros de 2005 no lo tuvieron.

Durante ese medio siglo, estrellas negras como Hank Aaron, Barry Bonds, Lou Brock, Bob Gibson, Rickey Henderson y Frank Robinson brillaron en octubre. En 1979, Willie Stargell y Dave Parker estaban entre 10 jugadores negros de los Piratas de Pittsburgh que ganaron el cetro.

Durante casi todo ese tiempo, el béisbol era claramente el deporte dominante en Estados Unidos, el pasatiempo nacional. Con los años, a medida en que la popularidad del fútbol americano y el baloncesto aumentó, el béisbol se volvió más costoso, con un énfasis en los equipos de viajes y exhibiciones de elite.

“Los muchachos comenzaron a irse a otros deportes”, dijo Matthews.

“Es una historia que ha estado desarrollándose desde finales de los ochenta, el declive de los peloteros negros”, dice Richard Lapchick, director el Instituto para la Diversidad y la Ética en el Deporte en la Universidad Central de Florida.

Lapchick, autor principal de los reportes anuales del instituto sobre la diversidad en las contrataciones en los deportes, dijo que los peloteros negros formaron apenas 7,2% de las nóminas en las Grandes Ligas al abrir la temporada. Eso es una baja comparado con 7,6% el año pasado y es el menor nivel desde que comenzaron a compilarse los datos en 1991, cuando 18% de los jugadores en las mayores eran negros.