Rusia lanza nuevos ataques contra objetivos en el Mar Negro

Por SUSIE BLANN

KIEV, Ucrania (AP) — Rusia lanzó ataques aéreos el martes sobre las regiones ucranianas de Odesa y Mykolaiv, en el Mar Negro, que alcanzaron edificios civiles e infraestructura portuaria a lo largo de la costa sur del país, dijo el ejército de Ucrania.

Las fuerzas del Kremlin emplearon misiles aéreos en la ofensiva, indicó el Mando Operativo del Sur en una publicación en Facebook.

En la región de Odesa, varios edificios civiles de localidades costeras fueron alcanzados y ardieron, mientras que en Mykolaiv, los ataques se dirigieron contra infraestructuras portuarias, explicó el reporte del ejército ucraniano.

Horas después de la renovada ofensiva en el sur, un funcionario nombrado por Moscú para la región de Jersón dijo que las regiones de Odesa y Mykolaiv serían “liberadas” pronto por las fuerzas rusas, como ocurrió con Jersón, más al este.

“La región de Jersón y la ciudad de Jersón han sido liberadas para siempre”, afirmó Kirill Stremousov según declaraciones publicadas por la agencia noticiosa estatal rusa RIA Novosti.

Estos avances se produjeron mientras Ucrania parecía prepararse para una contraofensiva en el sur del país.

Rusia ya había atacado el puerto de Odesa durante el fin de semana. El ejército británico afirmó el martes que no había indicios de que en la zona alcanzada hubiese un buque de guerra ucraniano y un arsenal de misiles antibuques, como afirmaba Moscú.

Según el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña, el Kremlin considera que el uso de misiles antibuque por parte de Ucrania como “una amenaza clave” que limita su flota en el Mar Negro.

“Esto ha socavado significativamente el plan general de invasión, ya que Rusia no puede intentar, de forma realista, un asalto anfibio para tomar Odesa”, indicó el ejército británico. “Rusia seguirá priorizando los esfuerzos para degradar y destruir las capacidades antibuques de Ucrania”.

“Es muy probable que los procesos de selección de objetivos de Rusia se vean socavados de forma rutinaria por una inteligencia anticuada, una mala planificación y el enfoque de sus operaciones”, agregó.

En las últimas 12 horas, los bombardeos rusos mataron a al menos tres civiles e hirieron a ocho más en Ucrania, dijo la oficina presidencial el martes.

En la región oriental de Donetsk, que desde hace semanas es el centro de los combates, los bombardeos continuaron a lo largo de la línea del frente, y sus cuidades más importantes, incluyendo Bakhmut, Avdiivka y Toretsk, eran objetivo de las fuerzas rusas, indicó un comunicado.

El gobernador regional, Pavlo Kyrylenko, acusó a las tropas ucranianas de emplear municiones de racimo y repitió su llamado a la población civil para que abandone la zona.

“Ya no hay ningún lugar que sea seguro, todo está siendo bombardeado”, dijo Kyrylenko en declaraciones televisadas. “Pero sigue habiendo rutas de evacuación para la población civil”.

El Instituto para el Estudio de la Guerra, con sede en Washington, D.C., reportó que las fuerzas rusas estaban utilizando mercenarios del Grupo Wagner para capturar la planta eléctrica de Vuhledar, a las afueras de la localidad de Novoluhanske.

Pero las fuerzas rusas han realizado “avances limitados” en esa zona, según el Estado Mayor ucraniano.

El principal objetivo de los rusos ha sido la captura de Bakhmut.

“Las fuerzas rusas han realizado avances marginales al sur de Bakhmut pero es poco probable que puedan utilizar esos avances para tomar el pleno control de Bakhmut”, agregó el Instituto para el Estudio de la Guerra.

Las fuerzas rusas seguían lanzando ataques sobre infraestructura civil en Járkiv, la segunda ciudad de Ucrania, y la región circundante.

“Los rusos atacan deliberadamente de infraestructura civil: hospitales, escuelas, cines”, indicó el gobernador de la región, Oleh Syniehubov, a la televisora ucraniana. “Disparan contra todo, incluso contra las filas para recibir ayuda humanitaria, por lo que pedimos a la gente que evite las concentraciones masivas”.

Por su parte, la ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock, señaló que Moscú quiere “el sometimiento total de Ucrania y su pueblo”.

“Debemos estar preparados para que esta guerra, que Rusia está llevando a cabo con absoluta brutalidad y de una forma que nadie más haría, dure meses”, afirmó Baerbock durante una visita a Praga.