Mexicano Carrillo, inusitada presencia en Juegos de Invierno

Por SALLY HO

BEIJING — Le dijeron que debería jugar al fútbol, que el patinaje sobre hielo era para las niñas. Que los deportes invernales no tenían sentido alguno en Guadalajara y su clima cálido.

Pero ninguno de los obstáculos planteados disuadió a Donovan Carrillo, el patinador mexicano, quien se destaca como parte de la escasa presencia latinoamericana en los Juegos Olímpicos de Invierno.

Algo más inusitado es el éxito — aunque sea relativo — por parte de un deportista de esa región.

Carrillo logró su mejor actuación el martes, en uno de los deportes más emblemáticos de los Juegos invernales. En el Capital Indoor Stadium, ejecutó excelentemente un cuádruple giro en el aire así como un complicado triple axel.

Ello le permitió avanzar a la competición con programa libre, prevista para el jueves. Es la primera vez que avanza a la final un patinador originario de México, país que no participaba siquiera en este deporte en Juegos Olímpicos desde hace tres décadas.

Al instante, Carrillo se ha convertido en el mexicano más exitoso de la historia dentro del patinaje artístico.

“Para mí, tener la oportunidad de ser uno de los pocos deportistas latinoamericanos acá en los Juegos Olímpicos es algo que realmente me motiva a dar lo mejor y a inspirar a más niños en Latinoamérica y en mi país, para que traten de practicar los deportes invernales”, dijo Carrillo. “Yo acostumbraba hablar de este sueño con la gente. Siempre se reían o me decían que era imposible para un mexicano calificar”.

En Beijing, Carrillo es uno de los 33 deportistas de nueve países latinoamericanos: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Puerto Rico. Hay otros 10 atletas de cuatro naciones caribeñas: Islas Vírgenes, Haití, Jamaica y Trinidad y Tobago.

Ningún latinoamericano ha conseguido jamás una presea en los Juegos Olímpicos de Invierno.

Brasil es el país latinoamericano con más representantes en estos Juegos Olímpicos de Invierno, con 10. Pero ese número palidece con la delegación de 302 brasileños que compitió el año pasado en los Juegos Olímpicos de Verano en Tokio.

Entre los cuatro deportistas de México, Carrillo es el único que desarrolló su carrera deportiva en ese país. De hecho, insiste en hacerlo.

Otros dos tienen raíces mexicanas pero entrenan en Estados Unidos y Canadá. La lista se completa con Sarah Schleper, quien se unió a la delegación de México tras casarse con un ciudadano de ese país y retirarse del equipo estadounidense de esquí alpino.

El programa corto realizado por Carrillo en el patinaje artístico superó las expectativas y estuvo cargado de símbolos del orgullo nacional. Eligió la música de su compatriota Carlos Santana, el músico favorito de su padre.

Las cubiertas de las cuchillas de Carrillo llevan los colores de su bandera, verde, blanco y rojo. Usó un traje negro y dorado, confeccionado especialmente por el diseñador mexicano Édgar Lozzano, quien lo ofreció en forma gratuita al patinador.

Carrillo nació hace 22 años en Guadalajara, pero se mudó a León con su entrenador cuando tenía 13, porque la pista de hielo en esa primera ciudad cerró sus puertas. Soñaba con la gloria olímpica y tenía como ídolo al español Javier Fernández, quien obtuvo el bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyeongchang.

Nunca antes un español había conseguido una presea en el patinaje artístico.

Brenda Elsey, profesora de historia deportiva en la Universidad Hofstra, dijo que Carrillo, independientemente del resultado en la final, aportó ya algo bueno para México y para el resto de América Latina en términos de involucramiento con los deportes invernales.

México no tiene una sola liga profesional o sistema colegial competitivo para algún deporte invernal. Los Juegos Olímpicos de Invierno de ninguna manera constituyen una prioridad geopolítica para su gobierno.

“El hecho es que ellos tienen que ir al circuito europeo para poder clasificarse. El proceso para llegar a los Juegos Olímpicos es más desafiante de lo que entiende la gente, particularmente porque no hay necesariamente en América Latina una gran cultura que esté pidiendo esto”, dijo Elsey.

Incluso en Chile y Argentina, que cuentan con centros turísticos de esquí, los deportes de nieve son tan prohibitivos en el costo que están reservados en términos efectivos para los turistas occidentales y los lugareños con raíces europeas que se encuentran ya familiarizados con estas disciplinas, dijo Elsey.

La escasa presencia latinoamericana en los Juegos invernales seguramente es un asunto del que ha tomado nota el Comité Olímpico Internacional.

Elsey recordó que los deportes invernales están arraigados en las tradiciones nórdicas. Es por ello que tampoco hay mucha participación de naciones africanas, del Medio Oriente o del sureste asiático.

En México, se requerirá al menos otra hazaña de Carrillo en la televisión para robarle algo de atención a la cobertura del fútbol. Al menos, los diarios nacionales incluyeron el martes numerosas fotografías del patinador, con una sonrisa de oreja a oreja.

Los mexicanos se volcaron en expresiones de apoyo para la joven figura. Manifestaron su orgullo y apoyo en las redes sociales, aunque Carrillo no es exactamente un nombre famoso en el deporte, todavía.

Anette Tapia, una diseñadora de 26 años, dijo que no había seguido los Juegos Olímpicos, aunque sí había visto algo sobre Carrillo.

“Tiene mucha motivación”, dijo Tapia.

El patinaje sobre hielo es raro en México. No hay una sola pista con dimensiones olímpicas en todo el país.

Las pocas pistas existentes son atracciones en contados centros comerciales.

De hecho, fue en una de esas pequeñas superficies, en Plaza Mayor, un centro comercial del estado central de Guanajuato, donde Carrillo entrenó en la antesala de los Olímpicos. A fin de absorber los gastos que implica la práctica de este deporte oneroso, el joven imparte ahí lecciones de patinaje.

Carrillo lamenta la forma en que muchos han obstaculizado sus entrenamientos: Cuando le han pedido que modere el volumen de la música, cuando ha tenido que practicar sus maniobras con cuidado de no golpear a los niños y las familias que patinan simultáneamente sólo por diversión y, especialmente, cuando ha tenido que compartir la mitad de la pista con jugadores de hockey.

“El sueño de todo entrenador en México es tener la infraestructura adecuada, mantener a los patinadores entrenando en el país… que no tengan que irse para mejorar”, dijo Gregorio Núñez, quien ha dirigido a Carrillo durante los últimos 14 años. “En nuestro país, es muy difícil tener la infraestructura para practicar deportes invernales”.

Carrillo dijo que existe también una barrera cultural. Algunos ven mal todavía que un hombre practique el patinaje.

“A veces la gente piensa que los deportes artísticos son sólo para mujeres, así que es algo contra lo que tuve que luchar cuando era niño, porque mucha gente en la escuela me decía: ‘Eres una niña’, y a veces piensan incluso que practicar un deporte artístico va a afectar tu orientación sexual como persona. Yo nunca pensé eso”, dijo Carrillo. “Pienso que ésa es una de las razones por las que no tenemos más hombres que patinen en mi país”.

Carrillo está orgulloso de saber que hará historia el jueves, cuando se deslice en el hielo representando a México en la final masculina. Sin embargo, está consciente de que difícilmente será competitivo ante los patinadores de las grandes potencias, incluido el estadounidense Nathan Cohen, favorito para llevarse el oro.

Pero ello de ningún modo desalienta al joven mexicano, quien tiene ya la mira puesta en Milán-Cortina 2026 y considera que Beijing es una buena experiencia para sus aspiraciones futuras.

Simplemente sabe que tan sólo estar presente en el hielo olímpico es un logro para su país.

“La pasé muy bien en el hielo”, dijo un Carrillo exultante. “No quería que esto terminara. Quería seguir patinando y viviendo el sueño olímpico”.