Dame de beber, tengo sed

Deseo tomar de tu agua que me da vida y que rejuvenece todo mi ser. Ayúdame a navegar y caminar sobre ella.Mi cántaro ya necesita agua fresca. E saboreado de tu agua que es dulce a mi boca y medicina a todo mí ser. Tu agua es cristalina que jamás podre hallar fuera de ella, de lo que solo tú me puedes dar. Necesito de tus corrientes de agua viva que llenen mi manantial.

Que tú presencia brote sobre mí como agua que al tomar me sacie y a la vez desee tomar más de ella. Entiendo cuan agradable eres que me provocas tener una sed que me sacia y hace crecer en mi interior una devoción de temerte mas y un anhelo por agradarte siempre. Tú siempre has estado presente por mí y cuando e aclamado a ti.

Tú siempre me respondes. Mi fe crece en la búsqueda cada mañana cuando salgo a buscar de tu agua. Solo quiero de tu agua, he bebido de otras aguas, pero me han dejado aun con mucha sed. Pero tu agua es refrescante, y sacian todo mi ser. Tu agua me vivifica y me restaura en todo mi interior, al máximo que rejuvenecen todo mi exterior. Solo tu agua me da vida y vida en abundancia. E conocido de donde viene tú agua y has puesto de tu amor en mí ser. Oh por cuanto he conocido tu nombre; ¡Que deleite hay en mí!

Tengo sed, dame de beber, solo en tu fuente encuentro agua que jamás se acaba. Cada momento que necesito beber de tu agua no importando la hora, el día, o circunstancia en la que me encuentre, tu fuente está llena y dispuesta para mí.

Juan 4:15 La mujer le dice: Señor, dame esta agua, para que no tenga sed, ni venga acá á sacarla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *