Bahamas: Muere turista estadounidense por ataque de tiburón

Por DÁNICA COTO

SAN JUAN — Un tiburón atacó y mató el lunes a una turista estadounidense que practicaba esnórquel en las Bahamas, informaron las autoridades.

La víctima es una mujer de 58 años originaria de Pensilvania y que era pasajera en un crucero. El incidente ocurrió en un sitio popular para esnorquelear cerca de Cayo Green Turtle, en el norte de las Bahamas, informó la portavoz policial, la superintendenta en jefe Chrislyn Skippings, a The Associated Press.

“Es algo desafortunado”, declaró.

La familia dijo que el responsable del ataque fue un tiburón toro, señaló Skippings.

Royal Caribbean International dijo en una declaración a la AP que la persona murió después de llegar a un hospital local para recibir tratamiento y que la compañía está ayudando a sus familiares. Indicaron que la huésped estaba participando en una excursión independiente en tierra en Nassau y había estado navegando en el Harmony of the Seas, que está en un viaje de siete noches después de salir de Florida el domingo.

La mayoría de los ataques de tiburón en el Caribe han ocurrido en las Bahamas, donde en 2019 se reportaron dos de ellos, incluyendo uno fatal. Dicho incidente involucró a una mujer del sur de California que se encontraba de vacaciones y fue atacada por tres tiburones cerca de la Isla Rosa, a menos de un kilómetro (media milla) de donde ocurrió el ataque del lunes.

En diciembre de 2020 una persona murió luego de ser atacada por un tiburón en el territorio francés de San Martín, el primer incidente de este tipo en esa región del Caribe.

En total se han reportado 32 ataques de tiburón en las Bahamas desde 1749, seguidos por otros 13 en Cuba durante ese mismo periodo, incluyendo uno en 2019, según el International Shark Attack File, organismo con sede en Florida.

Michael Heithaus, biólogo marino de la Universidad Internacional de Florida en Miami, dijo en entrevista telefónica que el alto número de ataques en Bahamas posiblemente esté relacionado al hecho de que hay muchas personas en el agua de esa zona, la cual cuenta con un gran ecosistema marino.

Señaló que en las Bahamas hay una gran variedad de especies de tiburón, la mayoría de las cuales no le prestan atención al ser humano, salvo por el tiburón toro y el tiburón tigre.

“Llegan a ser muy grandes y comen presas grandes”, dijo Heithaus, añadiendo que los tiburones tienen excelentes sistemas sensoriales y pueden sentirse atraídos por la comida, el sonido y el olor en el agua.

Sin embargo, subrayó, los ataques de tiburón siguen siendo poco frecuentes.

Año pasado hubo 137 ataques de tiburón a nivel mundial, 73 de los cuales no fueron provocados, según el Intrnational Shark Attack File.