Arquidiócesis no cooperará con investigación de abuso sexual

MADISON, Wis. – La Arquidiócesis de Milwaukee se niega a entregar documentos a los investigadores estatales que están investigando el abuso sexual del clero en las cinco diócesis católicas de Wisconsin, advirtiendo al fiscal general Josh Kaul que los registros están sellados y que Kaul carece de los autoridad para iniciar tal investigación.

Kaul, un demócrata, anunció la investigación en abril, siguiendo el ejemplo de funcionarios que han iniciado investigaciones similares en otros 22 estados. Kaul dijo que quería pintar la imagen más completa posible del abuso sexual que ocurrió dentro de las iglesias católicas de Wisconsin.

La arquidiócesis publicó el jueves una carta que su abogado, Frank LoCoco, envió a Kaul el miércoles. LoCoco escribió que la arquidiócesis no cumplirá con las solicitudes de documentos del Departamento de Justicia del estado sobre abusos porque los registros fueron sellados como parte del caso de bancarrota federal de 2012 de la arquidiócesis.

LoCoco señaló que durante casi 20 años, la arquidiócesis ha estado publicando en línea los nombres de todos los clérigos que enfrentaron acusaciones de abuso fundamentadas y que la gran mayoría de las acusaciones se remontan a incidentes en las décadas de 1960 y 1970. Los sobrevivientes han tenido años para presentar reclamos contra la arquidiócesis y la arquidiócesis ha implementado capacitación contra el abuso para cientos de empleados y la seguridad pública no está en riesgo, escribió.

LoCoco también argumentó que Kaul carece de autoridad para iniciar tal investigación. La ley de Wisconsin permite que el fiscal general investigue delitos que son “de naturaleza, importancia o influencia en todo el estado”, y la investigación del clero de Kaul abarca las cinco diócesis del estado. LoCoco sostuvo en su carta, sin embargo, que cualquier crimen que la investigación pudiera descubrir sería de naturaleza local y del ámbito de los fiscales de distrito en los condados donde ocurrieron.

También acusó a Kaul de apuntar a la iglesia católica y de tener prejuicios contra el catolicismo, que dijo violaría la cláusula de libertad de religión de la Primera Enmienda.

“Habiendo trabajado con sobrevivientes de abuso durante los últimos 30 años, es la experiencia (de la arquidiócesis) que realizar una investigación como la que se propone aquí no conducirá a la ‘curación'”, escribió LoCoco. “Más bien, conducirá a una mayor victimización de aquellos que ya han sufrido significativamente. … Simplemente no hay ningún beneficio para su oficina intentar llevar a cabo este tipo de investigación injustificada en ausencia de cualquier autoridad legal y en ausencia de metas definidas y alcanzables “.

LoCoco ofreció una especie de compromiso, diciendo que si Kaul se entera de nuevas acusaciones contra cualquier sacerdote vivo dentro de la arquidiócesis y proporciona esa información a la arquidiócesis, le otorgaría a él y a los fiscales locales acceso a cualquier información disponible sobre ellos.

Kaul dijo en un comunicado que la investigación está destinada a brindar responsabilidad, una oportunidad de curación y ayudar a prevenir futuros abusos por parte del clero. Le pidió a cualquier persona con información sobre el abuso del clero que se pusiera en contacto con el DOJ.

“Estamos decepcionados de que la Arquidiócesis de Milwaukee haya declinado la oportunidad de cooperar en ese esfuerzo, pero nuestra revisión continuará avanzando”, dijo.

La portavoz de Kaul, Gillan Drummond, no respondió de inmediato a un mensaje de seguimiento preguntando si el Departamento de Justicia intentaría citar los documentos y comentar la afirmación de LoCoco de que Kaul carece de autoridad para iniciar la investigación.

Peter Isley, miembro fundador de la Red de Sobrevivientes de Aquellos Abusados ​​por Sacerdotes y director del programa de la Misión de Nate, dijo en un comunicado que si no hay encubrimiento, la arquidiócesis debería estar ansiosa por entregar documentos.

“La carta de esta semana ordena efectivamente a los funcionarios de la iglesia, el personal de las escuelas católicas, los sacerdotes y las monjas que no cooperen con las fuerzas del orden”, dijo Isley. “La carta funciona como una amenaza apenas velada para cualquier católico que haya experimentado, presenciado o sospechado abuso o encubrimiento de que está en violación de la directiva (del arzobispo Jerome) Listecki y, si es empleado por la iglesia, podría enfrentar represalias.”