Exagente del FBI se entrega en causa penal en Puerto Rico

Por DÁNICA COTO

SAN JUAN (AP) — El exagente del FBI, Mark Rossini, imputado en una causa de corrupción contra una exgobernadora de Puerto Rico, se entregó el martes a las autoridades federales en la isla y se declaró inocente de los cargos, dijeron funcionarios.

La fiscalía general le dijo a The Associated Press que el abogado de Rossini se puso en contacto con las autoridades días después de que la exgobernadora Wanda Vázquez fue arrestada.

Rossini está acusado de conspiración, soborno en un programa federal y fraude cablegráfico. Se declaró inocente en una comparecencia breve en la corte, duranta la cual el juez le autorizó vivir en Estados Unidos, pero no en España, donde está recibiendo tratamiento por cáncer. Sin embargo, el juez indicó que podía viajar a España para atenderse por su enfermedad.

Su abogado no pudo ser contactado para comentar al respecto.

El jueves pasado, horas después de que agentes del FBI arrestaran a Vázquez, funcionarios federales anunciaron que estaban buscando a Rossini, quien estaba en España.

Las autoridades dicen que Rossini dio servicios de consultoría a un banquero ítalo-venezolano que prometió apoyar financieramente la campaña de Vázquez en 2020 para gobernadora a cambio de que ella despidiera al titular de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico y nombrara en remplazo a una persona elegida por el banquero, identificado como Julio Herrera Velutini. Se piensa que Herrera Velutini está en Gran Bretaña y enfrenta cargos de conspiración, sobornos y fraude.

Después de que se instaló un nuevo comisionado, las autoridades dijeron que Herrera y Rossini pagaron más de 300.000 dólares a consultores políticos para apoyar la campaña de Vázquez.

Rossini fue agente del FBI de 1991 a 2008, cuando renunció como parte de un acuerdo con la fiscalía en el que se declaró culpable de acceder criminalmente a una base de datos del FBI con propósitos personales. La mayoría de las búsquedas estaban relacionadas con Anthony Pellicano, un notorio detective privado para estrellas de Hollywood que fue acusado en 2006 de grabar ilegalmente a varias celebridades y sobornar a un policía.