Shopping Cart

Your shopping cart is empty
Visit the shop

Your Adv Here

Community Alert: Car Thieves Active Milwaukee South Side Milwaukee – Milwaukee…

Sobre el Acuerdo Nuclear con Irán Roberto A. Nodal Lo…

La Crisis Económica Griega y América Latina Roberto A. Nodal…

100+ New Foods Announced for 2015 Wisconsin State Fair WEST…

Bring Back Public Health Standards for Women’s Reproductive Health By…

2015 Fourth of July fireworks and parades guide Once again,…

0072215-salud-pix-2Una para todas y todas para una

Creo que toda madre  jamás desea que se le enferme un hijo. Es más, siempre preferimos ser nosotras a las que nos pase de todo antes que a ellos.

Después de nuestro viaje misionero empecé a sentirme mal, pero a la mañana siguiente mi hija, Victoria, estaba con fiebre y dolor. Eso provocó que me olvidara de mí y saliera corriendo con ella para el hospital.

Mientras los médicos me indicaban que tenían que hospitalizarla, me llaman para decirme que Lara también se estaba sintiendo mal.

Uffff, mis dos princesas estaban enfermas. A las dos me las dejaron hospitalizadas. Jamás pensé vivir algo así.

Recordé en ese momento que hace años a una gran amiga le pasó lo mismo con sus hijas, quienes estaban pequeñas. Siempre recuerdo su cara al verme entrar a la habitación de sus princesitas, pero sobre todo su rostro de preocupación y cansancio, pero de mucho amor por sus niñas.

En ese tiempo yo estaba comenzando a dar mis primeros pasos como mujer de fe. Recuerdo que antes de retirarme de la habitación, oré por las niñas.

Estando con mis princesas en la habitación, mis pensamientos se trasladaron a ese momento cuando comenzaba  a aprender a activar mi fe. Pero a la vez, vi cómo el Señor traía a mi memoria todos los momentos en que mi dolor, duda y temor se desvanecían cuando clamaba a Él directamente.

Vi cómo a través de distintas situaciones mi fe fue creciendo… madurando. Pero sobre todo, cómo una vez más sentía que Dios me decía: “Descansa en mí”.

¡Oh, Dios! Tenía una gran lucha. No quería atenderme por estar con ellas. Entendía que ellas me necesitaban, que solo yo podía cuidarlas.

Mis fuerzas se me iban agotando, mi cuerpo temblaba y mi cabeza estallaba… Pero yo solo respondía: estoy bien, estoy con mis niñas.

Cuántas cometemos ese mismo error. Nos creemos robots, inmunes a cualquier cosa, a cualquier enfermedad, cuando en realidad somos humanos y si no nos cuidamos primero, jamás podremos darle a nuestros tesoros los cuidados que se merecen.

Decidí descansar en el Señor, confiar que Él tomaría el control de todo y que la bendición que nos permitió vivir no nos la robaría ese momento.

Así que me dejé atender. Me estabilizaron y Dios fue tan bueno que me permitió recuperarme junto a mis princesas. Y hasta juntas nos vacilamos el momento, nos reíamos una de la otra por cómo nos veíamos. Fuimos una para todas y todas para unas.

Por eso, tú mujer que probablemente estas cuidando a un ser amado, ya sea en un hospital o en la casa, nunca olvides que Dios puede estar en control primeramente si tú se lo permites. Que Él va a enviar seres especiales para cubrirte. Solo Él puede renovar tus fuerzas y sanarte, siempre y cuando tú hagas tu parte. Mujer, en medio del dolor y de la enfermedad, recuerda siempre que el Señor es tu sanador. “Y por sus llagas fuimos nosotros curados,” Isaías 53:5

¡Dios te Bendiga!

071515-salud-pix-1Siguiendo el Ejemplo de la Generación del Milenio: Disfrutando del Verano al Aire Libre

Llegó el verano, y con él las ganas de salir y realizar actividades al aire libre. Estas actividades usualmente proporcionan grandes beneficios para la salud de las personas que las practican y contribuyen a un mejor estilo de vida. ¡Aprovechemos que julio es el Mes de Parques y Recreación para tomar el tiempo de salir y disfrutar del calor y la naturaleza!

Según el Outdoor Foundation, solo el 51 por ciento de los hispanos participaron en actividades al aire libre en el 2014, comparado con el 59 por ciento de los blancos no-hispanos. Sin embargo, entre aquellas personas que participaron en actividades al aire libre, los hispanos tienen el mayor índice de salidas al aire libre por persona, con un 47 por ciento de salidas por persona, mientras que los blancos no-hispanos solo tuvieron un 43 por ciento de salidas por persona.

Los índices de sedentarismo siempre han sido mayores en los hispanos comparado con los blancos no hispanos. El reporte America’s Health Rankings 2014, del United Health Foundation, indica que el 28 por ciento de los hispanos llevan una vida sedentaria, comparado con el 23 por ciento de los blancos no-hispanos. A pesar de estas noticias, la generación del milenio hispana está cambiando como este grupo ve el ejercicio y la salud.

De acuerdo al Hispanic Millenial Project, la generación del milenio hispana define el ser saludables como tener una DIETABALANCEADA y comer sano, sentirse bien y felices, y ejercitarse regularmente. De hecho, el 80 por ciento de la generación del milenio hispana se ejercita para prevenir problemas de salud en el futuro, comparado con tan solo el 78 por ciento de los hispanos mayores a 35 años y con el 69 por ciento de la generación del milenio no-hispana.

Teniendo esto en mente, los hispanos de la generación del milenio deberían aprovechar del verano para realizar actividades al aire libre en familia y con amigos, motivando a aquellos que usualmente no llevan vidas muy activas, y promoviendo la salud de forma divertida. El jugar deportes en equipo, como el fútbol, montar bicicletas en familia, y hasta tomar una caminata por el parque puede ayudar prevenir y controlar la obesidad y enfermedades como la DIABETES, las cuales son desproporcionalmente comunes en los hispanos.

“El mantenerse activos es una de las piezas necesarias para llevar un mejor estilo de vida,” dijo Russ Bennett, vicepresidente de Latino Health Solutions de UnitedHealthcare. “Sin embargo, este rompecabezas no estaría completo sin una alimentación balanceada la cual es la clave para mantenernos saludables. Por esta razón, es importante que incluso durante el verano optemos por alimentos saludables que nos proporcionen los nutrientes y la energía necesaria para disfrutar de las actividades al aire libre”.

Para completar un día al aire libre, pueden aprovechar y cocinar a la parrilla deliciosos platos saludables. Abajo le proveemos dos recetas saludables de UHCLatino.com, las cuales no solo son el cierre perfecto a un día de actividades, sino que también proveen todos los nutrientes necesarios para mantenernos con energía durante el verano. La página también ofrece recetas adicionales y otros consejos para llevar un estilo de vida más saludable.

Pescado Asado con Limón Verde y Salsa

Ingredientes

1 cucharada de aceite de oliva

2 cucharadas de jugo de limón verde

1 libra de pescado, de carne firme (fletán, bacalao, platija)

1 taza de salsa, preferiblemente fresca

1 limón verde

Aceite antiadherente en aerosol

Instrucciones

Prepare la parrilla al carbón, o precaliente la parrilla y prepare la asadera con aceite antiadherente en aerosol.

Mezcle el aceite y el jugo de limón verde, luego pinte el pescado con esta mezcla. Ase o cocine hasta que el pescado se vuelva opaco, alrededor de 6 MINUTOS (dependiendo del grosor del pescado). Cubra con la salsa y las rodajas de limón verde y sirva inmediatamente.

Pollo al Limón Verde con Jalapeños

Ingredientes

¼ taza de jugo de limón verde (dos limones verdes aprox.)

2 cucharadas de aceite de canola

4 cucharaditas de vinagre blanco

1 cucharadita de comino molido

¼ cucharadita de sal

1 jalapeño, en rodajas

1 libra de pechuga de pollo sin piel, sin hueso

Instrucciones

En un tazón pequeño mezcle el jugo de limón verde, el aceite, el vinagre, el comino y la sal. Incorpore el jalapeño. Coloque el pollo en un molde PARA hornear poco profundo y vierta la marinada, cubriendo bien todos los lados. Cubra y refrigere durante por lo menos una hora (déle vuelta una vez), o toda la noche.

Ase el pollo a fuego alto hasta que esté bien cocido, de 3 a 4 MINUTOS de cada lado.

070815-salud-pix-2Bring Back Public Health Standards for Women’s Reproductive Health

By Joycelyn Elders, M.D.

As Americans, we strive for safety — the safest medicines, cars and toys. But when it comes to women’s reproductive health, state legislatures have passed about 250 laws since 2011 that put women’s health at risk. And they do it under the guise of “women’s safety.” Women of color are disproportionately affected by these policies throughout the Southern states where I live and spend much of my time mentoring young physicians and health professionals.

Politicians are cutting access to family planning services and telling doctors how to practice medicine, especially concerning procedures that terminate pregnancies.

Clinic licensing standards, invasive ultrasound procedures and mandatory waiting periods are unnecessary because legal abortion is one of the safest surgical procedures. Nearly 90 percent are done in the first trimester, when abortion is safest.

Texas is one battleground in this war on women’s bodies. A few years ago, Texas had 41 abortion clinics but a recent court decision to uphold restrictions may mean only 9 will stay OPEN. The public health community knows what’s likely to happen: more unintended pregnancies, since many of these clinics also provide contraceptive services.

Guttmacher Institute research shows unintended pregnancy is highest among the poor, youth and women of color. Eliminating barriers to culturally and linguistically appropriate health information and services would help reduce these disparities, as would age-appropriate sexual health education in our schools. Yet funding for these PROGRAMS is being cut. Again, it’s politicians making these decisions, not health professionals.

The AFFORDABLE CARE ACT resolves disparities by requiring that preventive services, including contraception, be provided at no cost. Congress’ attacks on Obamacare, coupled with the Supreme Court’s pending decision concerning access to insurance plans, stand to jeopardize these gains.

Ironically, some legislators talk about the “sanctity of life” while railing against affordable contraception and prenatal care, which serve to enhance women’s quality of life.

Consider a young woman making minimum wage who finds herself pregnant and not yet ready to raise a child. Or an older woman with health conditions that could become life-threatening if she stays pregnant. Because at least 93 percent of Texas counties do not have an abortion provider, she may have to travel long distances, take time off work that likely has no paid sick leave and arrange transportation. With Texas’ waiting period, she will have to find a place to stay overnight. Once at the clinic, she will hear state-mandated pseudo-science about the “risks” of abortion.

Research shows that 42 percent of women obtaining abortions have incomes below the poverty level. And because of the federal Hyde Amendment, Medicaid funding for abortions is prohibited under most circumstances and in most states.

The irony is that the U.S. ranks 47th among 183 countries for maternal deaths from pregnancy-related conditions. And childbirth is 14 times more likely to result in death than an abortion. These RATES go up for women with DIABETES and other health conditions.

Before the 1973 Supreme Court decision in Roe vs. Wade, the public health community expressed concern about high rates of maternal deaths in the U.S. and the need for universal access to a full range of reproductive health services, including abortion.

The recent restrictions, rollbacks and de-funding of reproductive health services will inevitably drive up maternal morbidity and mortality rates, again placing women’s health at risk.

As a nation, I hope we take a hard look at how our public policies stand to jeopardize the health of women and prevent this from happening.

We must have healthy mothers and healthy BABIES if we expect to have a healthy nation.

070115-salud-pix-1Beneficios del agua de limón

Una de las aguas frescas más populares en los hogares mexicanos es la de limón; se prepara fácil, y además, es una bebida saludable por sus numerosos beneficios. Uno de estos es que es bajo en calorías: 100 gramos contienen aproximadamente 29.

Por ello,enlistamos las razones por las que te conviene tomar agua de limón y hacerlo parte de tus bebidas predilectas.

1. Te proteges de los radicales libres

De acuerdo con un estudio de en África, la pulpa del limón tiene una gran capacidad antioxidante que proporciona protección contra los radicales libres que atacan el cuerpo, evitando los daños en las células y, por lo tanto, el envejecimiento prematuro.

2. Regulas el colesterol

Investigadores holandeses afirman que las cáscaras de limón reducen los niveles de colesterol en la sangre y el hígado. Esto gracias a un  conocido como hesperidina. La recomendación es aprovechar las cáscaras de la fruta para preparar el agua.

3. Mejoras tu digestión

El agua de limón ayuda a asimilar mejor los alimentos y a metabolizar fácilmente las grasas, debido a sus flavonoides (antioxidantes) que estimulan la función del ácido clorhídrico en el estómago, encargado del proceso de descomposición de los alimentos, indica un estudio de , Canadá.

4. Reduces la inflamación

Si bebes agua de limón con regularidad (4 o 5 veces a la semana) reduces el nivel de acidez en tu cuerpo, así como el ácido úrico en las articulaciones, lo cual es una de las principales causas de la inflamación de tejidos y células.

5. Fortaleces tu sistema inmune

La vitamina C es un poderoso componente para fortalecer el sistema inmune, lo cual te protege de numerosas enfermedades como a gripe, así como de infecciones como la gingivitis.

Además de lo anterior, los limones son ricos en potasio, mineral que fortalece la salud del corazón, así como el funcionamiento del cerebro y los nervios. Estas son cinco razones del por qué te convendría aumentar el consumo de esta refrescante bebida que te mantendrá hidratada y reducirá la sed.

062415-salud-pix-1Don’t Grow Immune to the Value of Vaccines 

By Frankie L. Trull

The fight against rubella, the deadly German measles, has finally paid off.

Global health authorities say the terrible disease has been eliminated in the Americas. It’s a rare dose of good news in the fight against the debilitating disease, which can cause birth defects or even fetal death if contracted by a pregnant woman.

The eradication was possible by one of modern medicine’s most indispensable tools — routine vaccination.

Immunization’s value has never been more apparent. Yet Americans have grown skeptical of vaccines — and the science behind them. That has to change. Few medical innovations have saved more lives than vaccines, which may play an even larger role in the years to come.

It wasn’t long ago that rubella posed a fearsome threat to unborn children. A U.S. outbreak in 1964-65 led to 11,000 miscarriages, abortions, and deaths in the womb. Another 20,000 children suffered birth defects.

The first vaccines for rubella arrived in 1969. Of course, the victory over rubella is only the latest success story for vaccines. As recently as the 1950s, polio posed a serious threat to American children. A 1952 outbreak of the disease infected almost 60,000 children and killed more than 3,000. The disease paralyzed thousands more.

Vaccines’ past and future beneficiaries may not realize that an important component of vaccine development is animal research. Animal research is responsible for some of the most beneficial vaccines in modern history — including those for rubella, measles, and polio. And it’s our best hope for eradicating other destructive illnesses in the years to come.

Primate studies, for instance, provide unique insight into the immune system. Testing experimental medications and vaccines on animals is also a dependable — and FDA required — way to determine whether a new vaccine is safe for humans.

The rubella virus used in current measles-mumps-rubella vaccines was initially developed using animal cell cultures and chicken embryos. Later, tests on a variety of species, including primates, mice and rabbits, proved the vaccine safe.

Animals have benefited from this research as well, as vaccines have been developed for animal diseases like rabies, cowpox, West Nile virus, and anthrax.

Today’s vaccine research also depends on primate experiments. Scientists are researching advanced vaccines for preventing HIV/AIDS, protecting humans against bioterrorism, and treating devastating diseases such as cancer and Alzheimer’s.

In recent years, however, vaccines have been victims of their own success. With diseases like measles, polio, and now rubella mostly wiped out, some folks have forgotten how deadly those diseases used to be. Without a clear memory of the potential consequences of foregoing immunity, many people think of vaccination as less pressing.

Today, around 40 percent of parents choose to delay or refuse vaccinations for their children, with little understanding of the public health risks involved in such a decision. Many justify their choice with appeals to so-called “herd immunity” — the idea that if enough people are vaccinated, a disease won’t spread as easily. They free-ride on the fact that most other people have received their shots.

But herd immunity only applies if a sufficient number of herd members get vaccinated. Eliminated diseases can quickly re-emerge when vaccination rates decline.

Less than 50 years ago, expectant parents lived in fear that rubella could harm — or kill — their unborn children. Animal research gave us the tools, in the form of vaccines, to eradicate rubella, measles, and other deadly diseases. We must remember to use them.

Frankie L. Trull is president of the Foundation for Biomedical Research.

061715-salud-pix-1

061715-salud-pix-1Un Modelo a Seguir: Cómo los Padres Pueden Mejorar su Salud y la de sus Hijos

Los padres de familia son en muchos casos el modelo a seguir PARA sus hijos. De ahí la importancia de que  les enseñen a sus hijos no solo principios y el valor de la educación, sino también cómo llevar un estilo de vida saludable que los beneficiará en un futuro. Y, ¿qué mejor manera de enseñarle a los hijos la importancia de un estilo de vida saludable que sirviéndoles de ejemplo?

En general, los hombres tienen una esperanza de vida más corta que las mujeres. Según el Men’s Health Network, los hombres hispanos tienen una esperanza de vida de 78.5 años, mientras que las mujeres hispanas tienen una esperanza de vida de 83.8 años.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), entre las PRINCIPALES causas de muerte en los hombres hispanos se encuentran el cáncer, la DIABETES, y las enfermedades del corazón. Considerando que, según el CDC, el 17.2 por ciento de los hombres hispanos son fumadores comparado con el 7.7 por ciento de las mujeres hispanas, no es sorprendente que el 18 por ciento de las muertes por cáncer en los hombres sean por cáncer de pulmón.

El dejar de fumar es una buena forma de empezar a mejorar nuestro estilo de vida. Adicionalmente, hay muchas actividades que los padres pueden realizar que no solo benefician la relación con sus hijos, sino que también ayudan a controlar y prevenir enfermedades como la diabetes y enfermedades del corazón.

“Una vez tenemos el visto bueno de nuestro médico, practicar deportes como el fútbol, softball y baloncesto nos ayuda a mantenernos activos mientras compartimos tiempo de calidad con nuestros hijos. También podemos realizar actividades como el excursionismo que nos permite enseñarle a nuestros hijos la importancia de las actividades al aire libre”, dijo Russ Bennett, vicepresidente de Latino Health Solutions de UnitedHealthcare. “El combinar estas actividades con una dieta BALANCEADA es una buena forma de mejorar nuestro estilo de vida, mientras le enseñamos a nuestros hijos cómo mantenerse saludables”.

EXISTENrecursos como UHCLatino.com que ofrecen consejos de salud, nutrición y ejercicio que pueden servir como guía para mejorar nuestro estilo de vida.

061015-salud-pix-1Just Do It or Just Duet? The Benefits of Love Partnerships in Weight Maintenance

By Thomas N. Bradbury, PhD, and Benjamin R. Karney, PhD, Special to Everyday Health

If you have been in a relationship for any length of time, chances are you have said something like this to your partner: “Boy, I am not feeling great about how I look. I need to lose some weight, maybe make some changes to my diet, but I am not sure how to get started.”

And maybe you have heard something like this in response:

“Yes, honey, I’ve noticed your clothes fitting tighter too. Glad you’re working on this!”

“Sure, I am totally OK with you getting healthier, but I’m looking fine. Do what you have to do, but leave me out of it.”

“How hard could it be? If you want to lose weight, you have to eat right and move more. Just do it!”

“Hmm, where have I heard that before? Oh right! You said the same thing last year– and the year before that!”

Talking with your partner about eating, exercise, and weight-loss can be an emotional minefield. In our lab, we have videotaped hundreds of couples having some version of exactly these conversations. In fact, when we allow couples to talk about anything at all that they want to change, 50% to 70% of them choose to discuss their desire become healthy and fit. And in those tapes we have seen partners who genuinely want to support each start to panic when they find themselves uncertain about how to proceed.

What traps couples is a fundamental misconception about what it takes to maintain a healthy weight. Diet books, gyms, and even our doctors all tell us thatweight management boils down to individual choice and personal willpower. After all, our partners feed themselves and move their own bodies, so it makes sense to assume that the responsibility for healthier habits lies squarely on their shoulders and theirs alone.

As studies from several labs now demonstrate, this assumption is plainly false. If our partners are to make changes that last, they need our support. And if we have any inclination to stick with healthier habits of our own, we too need something more persuasive than the tag line from a sneaker commercial.

The fact that people in relationshipsroutinely turn to their partners for help in this situation suggests that plenty of us already know, intuitively, that our relationship can be the key to a healthier lifestyle. But that does not mean our partners know how to respond when we ask for help in changing our diet and exercise habits, or that our partners know a sensitive way to steer us toward the vegetables and away from the desserts the next time we go out for dinner.

Fortunately, new studies yield concrete suggestions for couples who want to team up effectively around diet and exercise.

Extensive research shows that our environment profoundly affects how much and what we eat, by making some foods more or less accessible than others. In a relationship, each partner shapes the environment for each other. So, without saying a word, there is a lot our partners can do to make the healthier choices easier, and the less healthy choices more difficult. When you look into the fridge for a snack, it makes a difference whether your partner has left you cold pizza or fruit and non-fat yogurt.

When we express concern about our appearance or weight, our partners might be tempted to offer reassurance (“No, baby, you look terrific!”). Observational research on couples reveals that too much reassurance can lead to complacency, and does nothing to support our desires to change. What we actually need is two distinct kinds of support: yes, we want to be loved as we are, but we alsowant support for our efforts to be healthier. The combination of reassurance and encouragement gives us the strength and motivation we need to make better choices. The next time you feel your partner is not delivering both parts of the message, take a moment and ask for exactly the kind of support that would help you the most.

It’s hard to stick with healthy choiceswhen the unhealthy ones are so tempting. But experiments show that immediate temptations lose their pull when we are thinking of our long-term goals. A slice of cheesecake looks delicious and all-but-irresistible… until we offset that image with the thought of an active retirement or time spent with rambunctious grandchildren. No one is better positioned than our partners to help us keep our eyes on the long-term prize. Our shared commitment to a healthy long-term future can be, well, the icing on the cake.

We all know by now eating right and moving more are keys to maintaining a healthy weight. But we also know from soaring obesity and diabetes rates that following this formula is difficult. Our closest relationships have the power to overcome the barriers to being healthier, provided we know how to team up effectively with our partners. When we abandon the misguided view that willpower alone is enough toensure healthy behaviors, we can recognize the opportunities within our relationships to make healthier choices a part of our everyday lives.

Dormir poco hace que comas más (y peor)

Un estudio elaborado por investigadores la Universidad de Nebraska-Lincoln (Estados Unidos), y publicado en ‘Journal of Health Psychology’, ha demostrado que dormir poco durante la noche provoca un aumento de la ingesta excesiva de comida, tanto en adultos como en niños.

Y es que, aunque se conoce que una mala noche de sueño puede afectar a la realización de las actividades cotidianas al día siguiente, todavía no se ha estudiado pormenorizadamente si, también, influye en el consumo abusivo de alimentos e, incluso, en la elección de estos.

«La ingesta de alimentos está implicada con muchos problemas de salud crónicos como, por ejemplo, la obesidad, diabetes o las enfermedades del corazón. Además, sabemos que la dieta es a menudo un objetivo del tratamiento para prevenir la aparición de estas patologías», han señalado los investigadores Lundahl y Timothy D Alyssa Nelson.

Dormir poco hace que comas más (y peor)Sin embargo, prosiguen, no se han estudiado los mecanismos que vinculan los patrones de sueño interrumpido con el aumento del consumo de alimentos, lo cual puede ser«importante« a la hora de abordar las estrategias de prevención y los tratamientos de enfermedades crónicas.

En este sentido, los expertos han comprobado que después de una mala noche, la hormona que controla el apetito se ve afectada y provoca un mayor estrés emocional lo que, a su vez, hace que aumenten las ganas de comer para compensar la falta de energía.

«El estudio tiene implicaciones importantes para los tratamientos, los cuales a menudo sólo se enfocan en las intervenciones dietéticas. Es necesario que las personas sean conscientes de los resultados de este estudio para que, así, tengan cuidado con la calidad y cantidad de alimentos que ingiere cuando duerme mal», ha zanjado el editor del ‘Journal of Health Psychology’.

 

052715-salud-pix-1

Los latinos en Estados Unidos tienen diferentes riesgos a la salud que los caucásicos, además de que les es más difícil conseguir cuidados médicos, según un nuevo reporte federal.

Igual que para los caucásicos, las causas principales de muerte entre latinos son cáncer y problemas cardiacos, según el primer estudio nacional de los problemas de salud de los latinos, hecho por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (U.S. Centers for Disease Control and Prevention, o CDC).

Pero el estudio descubrió que los latinos tienen mucha más probabilidad de morir por diabetes, homicidio, o problemas crónicos de hígado y cirrosis. También tienen mayor probabilidad de padecer obesidad.

La buena noticia es que los latinos tienen un índice de mortandad 24 por ciento más bajo que los blancos, además de índices de mortandad más bajos para nueve de las 15 causas más frecuentes de muerte, que incluyen cáncer, cardiopatía, lesiones, infarto, enfermedades respiratorias, Alzheimer, y suicidio.

Este fenómeno se conoce como “la paradoja latina”, ya que esta población tiene mayor índice de pobreza y menor acceso a servicios médicos, según dijo el martes el director del CDC, el doctor Tom Frieden, en una conferencia de prensa sobre el reporte. Añadió que la paradoja probablemente está relacionada a que hay un menor índice de fumadores entre latinos: en general, un 14 por ciento de los latinos fuma, contra 24 por ciento de los caucásicos.

“A los latinos les va mejor en algunas áreas de la salud, y en otras peor. Pero todas se pueden mejorar”, dijo Frieden.

Los latinos tienen un acceso mucho más reducido a los servicios médicos que los caucásicos. Según el CDC, tienen el triple de probabilidades de no contar con seguro médico, y tienen menor probabilidad de haberse practicado exámenes de cáncer de pecho, colon, y cervical.

El análisis del CDC se publicó en la edición del 5 de mayo en la publicación de la organización, Morbidity and Mortality Weekly Report.

Casi una de cada seis personas que viven en los Estados Unidos es de origen hispánico (unos 57 millones de personas) y las proyecciones indican que esta cifra aumentará a uno de cada cuatro (más de 85 millones) para 2035.

Los investigadores del CDC combinaron cifras de varias encuestas nacionales de salud para plasmar un cuadro más amplio sobre los problemas de salud que tienen los latinos en Estados Unidos.

 

En comparación con la población caucásica, los latinos tienen:

Una probabilidad 23 por ciento mayor de padecer obesidad

Una probabilidad 51 por ciento mayor de morir por diabetes

Una probabilidad 48 por ciento mayor de morir por problemas crónicos de hígado y cirrosis

Una probabilidad 69 por ciento mayor de ser víctimas de un homicidio

Los científicos descubrieron que los latinos nacidos en Estados Unidos suelen tener peores condiciones de salud que los latinos que nacieron en otros lugares y ahora viven en este país. Los latinos que nacieron en Estados Unidos padecen 30 por ciento más obesidad que los latinos inmigrantes, tienen la presión 40 por ciento más elevada, fuman 72 por ciento más, y sufren 89 por ciento más enfermedades cardiacas y 93 por ciento más cáncer.

“Tiene mucho que ver con los tipos de comida que la mercadotecnia les incita a consumir: bebidas azucaradas, comidas grasosas, y porciones más grandes en distintos lugares de comida rápida”, dijo el doctor Kenneth Domínguez, autor principal del reporte y epidemiólogo del CDC.

Frieden añadió que “algo queda claro: no es la genética. Los genes no cambian cuando alguien se muda de país. Descubrimos que mientras más tiempo pasa la gente en este país hay más factores ambientales que

 

promueven la obesidad o aumentan el índice de fumadores, y ambos afectan la salud”.

Los latinos también tienen mayor dificultad para recibir buenos servicios médicos. Más del 41 por ciento de los latinos no están asegurados, comparados con 15 por ciento en la población caucásica, y la probabilidad de hacerse exámenes para detectar o prevenir algunos tipos de cáncer es mucho más baja.

Puede ser que existan factores sociales y económicos que impidan el acceso al servicio médico. Según el reporte, alrededor de uno de cada tres latinos tiene un manejo limitado del inglés, uno de cada cuatro vive debajo del límite de pobreza, y uno de cada tres no terminó la secundaria.

Además, los riesgos de salud pueden variar entre distintos grupos de latinos.

Por ejemplo, hay 66 por ciento más fumadores entre puertorriqueños que entre mexicanos, y los puertorriqueños tienden a padecer dos veces más cáncer y cardiopatía que los mexicanos, según la CDC.

Domínguez dijo que los latinos que deseen mejorar su salud deberían inscribirse al seguro que ofrece el Affordable Care Act.

También deberían seguir una dieta balanceada y evitar fumar, además de seguir las recomendaciones de sus médicos y hacerse los estudios recomendados, dijo.

 

Científicos de la Universidad de Granada, el Hospital Universitario La Paz (Madrid) y la Universidad de Texas (Estados Unidos) han dado un paso importante en la lucha contra la Esteatohepatitis no alcohólica (NASH), una enfermedad estrechamente relacionada con la obesidad y la diabetes (diabesidad).

En un estudio realizado con ratas Zucker y publicado recientemente en la prestigiosa revista Journal of Pineal Research, los investigadores han demostrado que la administración de melatonina (una hormona natural que segrega el cuerpo humano, pero que también se puede sintetizar artificialmente) durante seis semanas ayuda a reducir la acumulación de grasa en el hígado no alcohólico. Tras el éxito del estudio en ratas, el siguiente paso será realizar los ensayos clínicos para probar su efectividad en humanos.

Los científicos han comprobado así que la administración de melatonina (10 mg / Kg / día) reduce la acumulación de grasa (esteatosis) en el hígado de ratas obesas. La esteatosis hepática constituye la primera etapa de la enfermedad de hígado graso no alcohólico, donde la disfunción mitocondrial (el horno celular) juega un papel crítico en el desarrollo y la patogénesis de la esteatosis, estrechamente relacionada con la obesidad y la diabetes. Dado que la prevalencia de estas dos patologías no deja de aumentar, el hígado graso no alcohólico se ha convertido en un problema de salud que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Este nuevo hallazgo también se asoció con una mejora de la inflamación hepática que se manifiesta por una disminución de las transaminasas en suero (ALT) y la mejora de la histopatología del hígado y en la función mitocondrial en ratas obesas tratadas con melatonina. Estos resultados están en línea con los previamente obtenidos por estos investigadores en los últimos cuatro años, lo que demuestra que la administración farmacológica de melatonina combate la obesidad y la diabetes en ratas Zucker.

El estudio fue realizado por un equipo multidisciplinar de investigadores, liderados por el departamento de Farmacología y el Instituto de Neurociencias de la Universidad de Granada, y dirigido por el profesor Ahmad Agil. También han colaborado en él G. Fernández Vázquez, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario La Paz de Madrid, y el profesor R. Reiter, del departamento de Biología Estructural de la Universidad de Texas en San Antonio (Estados Unidos).

 

Ciudad de México.- El agua, así como el té y el café sin azúcar, pueden hacer una gran diferencia en la salud y bajar el riesgo de padecer diabetes tipo 2 si sustituyen aunque sea una bebida endulzada al día.

Científicos de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, utilizaron los datos de más de 25 mil hombres y mujeres de entre 40 y 79 años, sobre su tendencia a la diabetes y la dieta que llevaban, especialmente del consumo de refrescos, té, café, jugo de fruta y leches saborizadas.

Los expertos ajustaron los factores de índice de masa corporal, la ingesta total de calorías y otras variables de aspectos socioeconómicos, conductuales y de la dieta, con lo que encontraron que tomar aunque sea un refresco o una leche saborizada a diario, incrementa el riesgo de diabetes de 14 al 27 por ciento.

El estudio publicado en la revista Diabetologia, concluyó también que cada cinco por ciento adicional de las calorías totales de las que constan las bebidas endulzadas, eleva este riesgo en un 18 por ciento.

Y aunque encontraron que beber jugo de fruta o té y café endulzado no cambió el riesgo de diabetes, cambiar por lo menos una de estas bebidas sí ayuda a reducirlo.

“Escuchamos mucho sobre los efectos negativos a la salud de estas bebidas, generalmente damos las malas noticias, pero aquí tenemos algunas soluciones para las que se pueden usar buenas bebidas de reemplazamiento: agua y té y café sin endulzar”, dijo la doctora del Instituto de Ciencia Metabólica de la Universidad y principal autora del estudio Nita Forouhi, en declaraciones recuperadas por el The New York Times.

Actualmente, científicos, organizaciones civiles y algunas autoridades de salud alrededor del mundo están alertando por el alto consumo de azúcar y sus efectos sobre la salud, al derivar en obesidad y posteriormente en las enfermedades no transmisibles que se están convirtiendo en las primeras causas de muerte a nivel global.

La diabetes por ejemplo figura ya como la tercera causa de muerte en el mundo y la segunda en México, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En días pasados, la OMS, puso el dedo en la llaga de las empresas de alimentos y bebidas, al endurecer sus recomendaciones para el consumo de azúcar a “menos del 10 por ciento del consumo total de calorías diarias”, es decir menos de 50 gramos o menos 12 cucharaditas, con el fin de reducir los riesgos a la salud.

La dependencia de salud de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) además extendió una recomendación “condicional”, en la que sugiere reducir dicho consumo hasta el cinco por ciento o 25 gramos (seis cucharaditas), para obtener beneficios adicionales.

La industria azucarera ha sido señalizada por seguir tácticas parecidas a la de las tabacaleras, al demeritar los hallazgos científicos que podrían afectarlo y tratar de financiar estos esfuerzos para mantener los resultados bajo control. Anteriormente al llamado de la OMS la Industria Refresquera Mexicana se había servido de un comunicado para negar “categóricamente” la relación entre el consumo de bebidas azucaradas y el incremento de casos de diabetes en el país, “estas afirmaciones son malintencionadas y carentes de sustento científico […] Instituciones especializadas y expertos en el tema coinciden en que la diabetes es resultado de un desorden metabólico debido a la resistencia y/o insuficiencia a la insulina en el organismo. La diabetes tiene múltiples factores de riesgo, que van desde la predisposición genética, el sobrepeso y la talla abdominal, los hábitos sedentarios y dietas desequilibradas, entre otros. La ingesta de azúcares y otros carbohidratos no son los causantes directos de este padecimiento”, escribieron.

Dos años después, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) citó los resultados del Dr. Dariush Mozaffarian, rector de la Escuela Friedman de Políticas y Ciencias de Nutrición de la Universidad de Tufts, en Estados Unidos, en los que dijo, las bebidas azucaradas son responsables de más de 24 mil muertes cada año en México, y en menores de 45 años se relaciona con los fallecimientos atribuidos a la diabetes, enfermedad cardiovascular y obesidad, del 22 por ciento de los hombres y el 33 por ciento de las mujeres.

Actualmente, México es el país con el mayor consumo de refresco anual con 163 litros per cápita, de acuerdo con un estudio de la organización civil internacional Oxfam y la mexicana El Poder del Consumidor, y según un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) actualmente existen 8 millones 600 mil diabéticos por sobrepeso u obesidad, esto significa que más del 7 por ciento de la población mexicana tiene diabetes, lo que la coloca como la tercera causa más común de muerte.

050615-salud

Una vacuna que contiene una proteína necesaria para la replicación del VIH puede potenciar el sistema inmunitario de los infectados con ese virus, según una investigación publicada por la revista «Retrovirology».

La potenciación del sistema inmunitario del paciente puede tener como resultado un aumento de la eficacia de los fármacos antirretrovirales, señala el estudio. Cuando una persona es diagnosticada con el VIH se le somete a una terapia antirretroviral de gran actividad o TARGA que puede lograr que el virus deje de reproducirse casi completamente.

Sin embargo, se sabe que el virus puede seguir reproduciéndose en bajos niveles y acumularse de forma latente en los llamados «reservorios», que se localizan por todo el cuerpo, pudiendo causar complicaciones y hasta la muerte por enfermedades no relacionadas con el sida.

Proteína ‘tat’

En las fases tempranas de la infección por VIH se produce una proteína vírica denominada ‘tat’, que tiene un papel fundamental en la replicación del virus y la progresión de la enfermedad al debilitar el sistema inmunitario del enfermo. Ahora, gracia al diseño de una vacuna que incorpora una pequeña cantidad de proteína ‘tat’, los investigadores han sido capaces de producir una respuesta inmune para evitar la progresión de la enfermedad.

Por primera vez hemos probado que la terapia antirretroviral puede ser intensificada con una vacuna», indicó la responsable del equipo de investigadores, Barbara Ensoli, del Instituto Superior de Sanidad en Roma. Ensoli consideró que los resultados obtenidos «abren nuevos escenarios» para la investigación.

El ensayo clínico, realizado por investigadores del citado instituto, incluyó a 168 pacientes infectados con el VIH los cuales recibieron dos vacunas con diferentes concentraciones de proteína Tat durante periodos de tres o cinco meses, a la vez que continuaban con el tratamiento con TARGA.

Todos los participantes fueron objeto de seguimiento durante tres años y se observó que la vacuna inducía la producción de anticuerpos contra la proteína ‘tat’, así como un aumento significativo de las células CD4+T, que son signo de un fortalecimiento del sistema inmunitario.

Los investigadores consideran que estos resultados son muy prometedores para el tratamiento de VIH en el futuro, aunque aún deben esperar a nuevos estudios sobre su eficacia y a un nuevo ensayo para confirmar sus conclusiones.

042915-sakud-pix-ad

By Cheryl L. Dejewski

Diabetes-related eye disease is a leading cause of blindness. And, if you are Latino, you have up to a three times greater risk of losing vision to diabetes than a white person. “Fortunately, the Spanish Journal is helping its readers protect their vision by teaming with our office to offer free diabetes eye screenings for qualified candidates,” says Mark Freedman, MD, of Eye Care Specialists, an ophthalmology practice that has been awarded for its work in serving the needs of Milwaukee’s Latino community.

“Diabetes-related high blood sugar can cause the blood vessels that nourish the retina in the back of the eye to become weak or abnormal. This leads to leaking and bleeding that can blur vision and permanently impair sight,” explains Brett Rhode, MD, Head of Ophthalmology at Aurora Sinai Medical Center.

“All diabetics—Type 1, Type 2, insulin-dependent or not—are at risk for retinal damage. And, the risk increases with time—starting at about 15% for patients with diabetes for five years or less and skyrocketing to 80%  after 15 or more years,” says Daniel Ferguson, MD, a leading area eye surgeon.

“Diabetes-related vision changes often occur so gradually that people don’t notice or take action until the retinal damage (retinopathy) is so far advanced that lost vision can’t be restored. And, even if a person’s vision appears to be good, significant retinopathy may be present and progressing. That’s why annual dilated eye exams are crucial for people with diabetes,” explains Daniel Paskowitz, MD, PhD, an ophthalmologist with credentials from Harvard and Johns Hopkins.

“When treatment is necessary, we have had great success with medication injections that inhibit the growth of abnormal blood vessels to stop the progression of retinopathy and sometimes even improve vision,” reports eye care specialist Michael Raciti, MD.

Do you have diabetes? Was your last eye exam more than a year ago?

If you can answer “Yes” to those two questions and are NOT already a patient of Eye Care Specialists, call one of their offices below to schedule a FREE diabetic eye disease screening by August 31, 2015.

West Allis 10150 W. 

National Ave. 

414-321-7520

Milwaukee 735 W. 

Wisconsin Ave. 

414-298-0099

Wauwatosa 2323 N. 

Mayfair Rd. 414-258-4550

If a problem is detected during your screening, you can schedule a paid follow up appointment for treatment with Eye Care Specialists or see your own eye doctor. (Follow-up appointments are often covered by insurance, Medicare or Medicaid. If these options are not applicable, arrangements can be made to accept cash, check, credit card or financing plan payment.) Don’t miss this opportunity to protect your vision or that of someone you know.

“Whether you qualify for a free screening or not, EVERYONE should have their eyes checked at least every two years after age 40 for other conditions, like glaucoma and cataracts, that may be causing vision loss without you even noticing it. Call today. We have free educational handouts in both English and Spanish,” says optometrist David Scheidt, OD.

MCW researcher to investigate diabetic heart susceptibility to cardiac sensitivity
​The Medical College of Wisconsin (MCW) has received a five-year, $9 million grant from the National Institutes of Health’s National Institute of General Medical Sciences to investigate the mechanisms responsible for the susceptibility of diabetic hearts to cardiac injury.
Zeljko Bosnjak, Ph.D., professor of anesthesiology andphysiology and vice chairman for research in the department of anesthesiology at MCW, is the primary investigator of the grant.
Diabetes mellitus type 2, or type 2 diabetes (T2D), is a metabolic disorder characterized by insulin resistance. Bodies with T2D are unable to utilize the necessary insulin to allowglucose into the body’s cells. This glucose build up in the blood instead of the cells causes the body to not function properly.T2D occurs in eight percent of the U.S. population, affecting 26million individuals. The prevalence of this disease is expected to increase by over 200 percent in the coming decades.
Research has indicated that those with T2D are more susceptible to the ischemia-reperfusion injury, which is damage to the heart caused when blood supply returns to the tissue after a period of oxygen deficiency. This injury often manifests indiabetic patients undergoing anesthesia during surgery and poses serious health issues. However, it is unknown why diabetic patients lack cardioprotection (the heart’s ability to prevent this injury) during surgery.
​In this project, Dr. Bosnjak along with MCW colleaguesMingyu Liang, Ph.D., professor of physiology; Ranjan Dash,Ph.D., associate professor of physiology; Amadou Camara ,Ph.D., professor of anesthesiology; and Stephen Duncan,D.Phil., the Marcus Professor of Human and Molecular Genetics, director of the MCW Program in Regenerative Medicine and Stem Biology and vice chairman of cell biology, neurobiology and anatomy; will test the ability of diabetic animals and patient-derived cardiac cells to be protected against ischemia-reperfusion injury. The researchers will assess the role of cellular and environmental factors responsible for greater cardiac sensitivity in patients with diabetes. Ultimately, the research will go toward the development of novel cardioprotective therapies for the diabetic heart.

¿El león come gamba es bueno para el gym?

Una patata mal cocida y completamente cruda, unas tiras de pimientos rojos asados, un par de gambas mal troceadas y un gazpacho de tomate y fresa. Por separado, son unos ingredientes no levantan ningún tipo de expectación. Pero juntos conforman el plato más extravagante y peculiar de los últimos tiempos, el #leoncomegamba. Y con este hashtag, la red se ha mofado de esta especie de ensalada presentada por el joven chef Alberto, concursante del reality MasterChef. Cuando menos, aparenta ser un menú que no invita al optimismo en lo que a la explosión de sabores se refiere.

Sea como sea, no vamos a ser nosotros los que juzguemos la particular creación de este estudiante de Medicina, pero te hablamos algunos de los beneficios de este alimento, que no son pocos. Quizás sus propiedades te sean de utilidad por si en alguna ocasión quieres alistarte a un concurso de cocina, aunque te recomendamos que las aproveches más bien para platos caseros, no vaya a ser que también revoluciones las redes con otro ‘Ecce Homo’ del mundo culinario.

Las propiedades de las gambas

Las gambas tienen unas propiedades nutricionales muy interesantes, ya que no sólo son bajas en calorías, sino que también son una fuente de proteínas, vitaminas y minerales de calidad. Además, son ricas en hierro, yodo y magnesio. Y todo ello se traduce en que es un alimento que puede ayudarte a prevenir enfermedades del corazón, puesto que apenas tiene grasas saturadas.

Dicho esto, también debes saber que las gambas pueden serte muy útiles a la hora de entrenar, ya que puede convertirse en un manjar que te permitirá seguir ganando músculo si es que no te gustan la leche ni los huevos. Y no sólo te pueden resultar prácticas a nivel físico, sino también a nivel mental, ya que al contener vitamina D alimentarán tu cerebro y lo mantendrán activo, evitando así que pierdas capacidad mental. Eso sí, ten en cuenta que también contienen colesterol, por lo que tampoco es recomendable que te atiborres.

Y como resulta evidente, más allá de todo esto, las gambas son un manjar excepcional. Así pues, saca al león que llevas dentro y ponte manos a la obra en la cocina, ya que te ofrecen muchas posibilidades. Nosotros te recomendamos que le eches un vistazo a la receta de gambas a la parrilla con cilantro. De esta forma, podrás comer algo bueno, sano y barato. Te animamos a que te atrevas a innovar en la presentación, pero ten en cuenta que el #leoncomegamba ya está más que patentado.

 

 Milwaukee – A new online urgent care clinic from Froedtert & the Medical College of Wisconsin health network offers quick access to health care services no matter where you are. Using a computer, mobile device or telephone, people can see and speak to a board-certified family medicine provider with the Froedtert & MCW Virtual Clinic anywhere, anytime, day or night.

“This is about delivering the right care in the right place at the right time,” said Michael Anderes, vice president, service lines and digital health for the Froedtert & MCW health network. “If you’re sick, the last thing you want to do is make an appointment, drive to a clinic or sit in a waiting room. With this service, a busy mom can talk to a health care professional about her flu symptoms from anywhere at any time.”

Anderes added, “The Virtual Clinic also responds to growing consumer demand for digital alternatives to traditional services, and is more cost-effective than a bricks-and-mortar clinic.”

A Virtual Clinic visit costs $49. Treatable conditions include most minor illnesses, ranging from allergies, cuts and bladder infections to shingles, rash, eye issues, sinus infections, sprains and many more. A visit may involve diagnosis, treatment recommendations and prescriptions. If the provider determines that the condition would be better treated at a nearby medical facility, the individual will be directed appropriately. The Virtual Clinic service is available to anyone in Wisconsin, although regulatory restrictions currently exclude individuals covered under a federal insurance program, such as Medicare, Medicare Advantage, Medicaid, BadgerCare or Tricare.

An added benefit of the Virtual Clinic is that if a person needs more advanced care, the full resources of the region’s only academic-community health network are available.  Those resources could range from connecting someone to a primary care provider for ongoing care to connecting a person to a specialist, Anderes said.

To launch the service, Froedtert & MCW health network partnered with Seattle-based Carena Health Care, which specializes in virtual urgent care. As the program grows, the medical provider staff will transition to Froedtert & MCW health network providers.

ProTECT III is the name of a research study that looks at using progesterone (a hormone) to treat brain injury caused by an accident or other acute trauma. Researchers compared the effectiveness of progesterone to a placebo.

About the study

This study took place between July 2009 and November 2013. Researchers and physicians studied patients from 49 trauma centers across the United States. While researchers had planned to include 1,140 patients, they stopped after 882 because they felt that the results would not change by enrolling more patients.

One of the trauma centers in this study was Froedtert Hospital in Milwaukee, Wisconsin. A total of 73 patients were enrolled. The average age of patients in this group was 38. Here is more to know about Froedtert’s patients in the study:

• 53 patients (73%) were male

• 20 patients (27%) were female

• 59 patients (81%) were Caucasian

• 9 patients (12%) were African American

• 9 patients (12%) were Hispanic

• 3 patients (4%) were Asian

• 2 patients (3%) were American Indian/Alaska Native

Study results

ProTECT III found that using progesterone to treat patients with acute traumatic brain injury provides no significant benefit compared to treatment with a placebo. We found that Glasgow Coma Scores (an assessment of the severity of brain injury), survival rates and favorable outcomes were nearly the same.

Patients taking either progesterone or the placebo had about the same amount and type of side effects. The only significant difference was that those taking progesterone had a higher risk of getting phlebitis (inflammation of a vein) than those taking the placebo. Results of this study were published in the December 2014 issue of the New England Journal of Medicine.

To learn more about this study, visit the ProTECT website at www.protectiii.com, or contact Dr. Tom Aufderheide at (414) 805-6493 or email at RRC@mcw.edu

Envejecer para ser feliz: la clave es la confianza, dice estudio

Un buen número de estudios han dado un revés importante a la típica perspectiva del envejecimiento: Cuando las personas envejecen, tienden a ser más felices y estar más satisfechos con sus vidas.

Una nueva investigación de la Universidad de Buffalo y la de Northwestern sugiere una posible razón detrás de esta mejora en la vida: las personas adquieren mayor confianza a medida que envejecen, que a su vez conlleva una serie de beneficios para su bienestar.

“Cuando pensamos en la vejez, a menudo pensamos en declive y la pérdida,” Claudia Haase, profesora de política social en Northwestern y una de las autoras del estudio, dijo en un comunicado. “Sin embargo, un creciente cuerpo de investigación muestra que algunas cosas realmente mejoran a medida que envejecemos.”

En el primer estudio, los investigadores estudiaron la relación entre la edad y la confianza en una muestra de cerca de 200 mil personas de 83 países en diferentes puntos en los últimos 30 años. Un segundo estudio siguió a más de mil 200 estadounidenses de diferentes edades (Millennials, generación X y los Baby Boomers) con el tiempo.

Ambos análisis revelaron que las personas se vuelven más confiados a medida que van creciendo. Los investigadores plantearon la hipótesis de que a medida que envejecemos, nos volvemos más propensos a ver lo bueno en los demás y perdonar sus recelos, que se refleja en el hecho de que las personas mayores son más propensas a retribuirle a los demás.

“Las personas que confían más son también más felices … Por otra parte, nuestro estudio muestra que las personas que confían más no sólo son más felices hoy, sino que también experimentan un aumento de la felicidad a través del tiempo.”

Los hallazgos fueron publicados en línea en la revista Social Psychological and Personality Science.