Shopping Cart

Your shopping cart is empty
Visit the shop

Your Adv Here

By Genevieve O’Sullivan-Crowley The Duo opened the concert at Wisconsin…

En medio de estas controversias, el presidente Donald Trump se…

Roberto A. Nodal Sin duda el nuevo presidente electo de…

A lack of retirement security can make the golden years…

Election Day is Tuesday, November 8th. Polls are open from…

Chihuahua— El juez Alejandro Flores Legarda determinó como “prescritas”, las…

Estudios comprueban que ejercitarse durante la gestación mejora el estado de ánimo, el sueño y te prepara para el parto.

El embarazo es una de las etapas más bellas por las que puede pasar una mujer. Sin embargo, muchas veces este proceso lo acompañan molestias y dolores. Pero no te preocupes, los puedes controlar con actividad física.

Estudios comprueban que ejercitarse durante la gestación mejora el estado de ánimo, el sueño y, sobre todo, te prepara para y después del parto.

Te recomendamos que los realices con regularidad para que mantengas el ritmo. A medida que avanza el embarazo te darás cuenta cuáles puedes seguir haciendo.

Nadar

Es uno de los deportes más completos ya que se trabajan todos los músculos del cuerpo. Nadar te traerá beneficios cardiovasculares y respiratorios, y la hinchazón y el dolor reducirán.

Correr

No tengas miedo de hacer este ejercicio cardiovascular. Si solías correr antes de quedar en embarazo no tienes por qué suspender tu rutina; al contrario, esta actividad mejorará tu resistencia a la hora del parto.

Si por el contrario quieres empezar a correr, lo recomendable es comenzar con distancias cortas y muy despacio. A medida que veas cómo te sientes puedes ir aumentando el tiempo hasta llegar a los 30 minutos.

Bailar

Tu corazón y el de tu bebé lo agradecerán. Elige el género que más te guste y baila al menos por 15 minutos en casa, o inscríbete a clases de baile para embarazadas. Obviamente evita las piruetas y saltos.

Caminar

La caminata no representa ningún riesgo y es una excelente opción para aquellas que no quieren hacer mucho esfuerzo, o están en meses próximos a tener su bebé.

Además, caminar reduce notablemente cualquier impacto en las rodillas o tobillos. Recuerda usar zapatillas y no zapatos convencionales dado que puedes lastimar la planta del pie.

Yoga

¡Arriba la flexibilidad! La yoga no solo es un ejercicio para liberar la mente, también es excelente para fortalecer los músculos y mantenerse flexible. Puedes complementar esta actividad con ejercicios cardiovasculares como caminata, natación o running.

Estirar

Después de realizar ejercicios cardiovasculares lo recomendable es que hagas estiramiento para evitar lesiones y relajar los músculos.

A pesar de que cada vez más son las condiciones de salud que se asocian al uso de estos aditivos, la utilización de ellos no parece disminuir.

Navegando las redes es fácil quedar deslumbrados con bizcochos hechos con los colores del arcoíris, donas con glaseado brillante o bebidas de tonos turquesas, fucsia y anaranjado.

Sin duda esos alimentos se ven bellos, ¿pero realmente quien los consume piensa en lo que representa la ingesta de estos colorantes para su organismo?

Navegando las redes es fácil quedar deslumbrados con bizcochos hechos con los colores del arcoíris, donas con glaseado brillante o bebidas de tonos turquesas, fucsia y anaranjado.

Sin duda esos alimentos se ven bellos, ¿pero realmente quien los consume piensa en lo que representa la ingesta de estos colorantes para su organismo?

A través de los años, desde que los aditivos colorantes comenzaron a utilizarse en los alimentos, han sido centro de la controversia. Al principio los colores provenían de frutas y vegetales, por lo que no había problemas, pero a partir de los años 60, se comenzaron a utilizar más los aditivos por los colores brillantes que daban a los alimentos.

A pesar de que cada vez más son las condiciones de salud que se asocian al uso de estos aditivos, la utilización de ellos no parece disminuir.

“La industria sabe que los niños van a preferir los dulces con colorantes, porque les atrae la vista. Si se dejan los chocolates con color chocolate el nene no lo quiere, pero si lo pintan de rojo, azul o amarillo o de verde salen corriendo. Si pones un bizcocho en la vitrina del color de la harina tampoco se vende, cuando le meten el colorante atrae la vista, pero envenena el hígado y causa deficiencias inmunológicas. Puede dar gastritis, colitis, autismo, alergias severas y eso no se debe permitir. También puede provocar un cáncer de hígado”, afirmó Ada Ortiz, quien es pediatra, naturópata y acupunturista.

Entre los colorantes más señalados como dañinos están el Rojo 40, el Amarillo 5 y el Amarillo 6 del que se saca la mayoría de los demás colores.

Si bien el uso de estos aditivos se relacionan a alergias, cáncer, daños en los órganos y otros problemas, se señala entre los más afectados a los niños pues también se asocian a empeorar condiciones como el autismo, la hiperactividad y el déficit de atención.

“Solo basta ver cómo los niños se comportan en los cumpleaños. ¿Y qué hay en los cumpleaños? Bizcocho, dulces, cupcakes con colorantes. Los nenes se enferman y las mamás les dan medicamentos con colorantes. ¿Los están sanando con eso? No”, afirmó la doctora Ortiz.

La experta recomienda el uso de alimentos que tenga colorantes de origen natural. Para lograrlo es importante que se lean bien las etiquetas.

“Los colorantes artificiales tienen números, los colorantes naturales no, porque el rojo viene de la cereza, la manzana, provienen de alimentos”, aseguró Ortiz, quien ve la mejoría de sus pacientes de diferentes condiciones cuando les elimina de sus dietas el colorante.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), no ha prohibido el uso de los colorantes, pues hay sectores que sostienen que aún no hay evidencia suficiente que relacione los colorantes con las enfermedades mencionadas.

Sin embargo, son cada vez más los padres que se han unido en Estados Unidos y le están exigiendo a la entidad que los prohíba.

En Puerto Rico, la directora ejecutiva de la Comisión de Alimentación y Nutrición de Puerto Rico, Amy Samalot, anticipó que en la nueva guía de alimentación, Guía de Sana Alimentación y Actividad Física para Puerto Rico, hay una parte dedicada al tema. “Lo que estamos incluyendo en esta guía es evitar incluir en tu alimentación alimentos ultraprocesados. Por definición son aquellos alimentos y bebidas listos para comer o beber, elaborados con una combinación de azúcar, sal, grasas y aditivos, y en esos aditivos se incluyen los colorantes. Ese tipo de alimentos que son ultraprocesados, que les estamos quitando la fibra, los estamos llenando de preservativos, colorantes, la guía no los está recomendando. Así que mientras menos procesados, mejor”, afirmó Samalot.

Colores que han sido prohibidos en algunos países europeos por sus efectos negativos a la salud:

Azul 1 – Daño cromosomático

Azul 2 – Cáncer cerebral

Rojo 2 – Cáncer en la vejiga

Rojo 3 – Daño cromosomático, cáncer de tiroide y efecto neuroquímico y de comportamiento

Verde 3 – Cáncer en la vejiga

Rojo 40 – Daño cromosomático y línfomas

Amarillo 5 – Daño cromosomático, linfomas, alergias, asma, hiperactividad, comportamiento violento, insomnio, cáncer de tiroide

Amarillo 6 – Asma, hiperatividad, urticaria, daño cromosomático, cáncer de tiroides

Las quemaduras del sol pueden empañar las vacaciones.

Qué felicidad pasar los días al aire libre, bajo el sol, disfrutando de la vida. Fines de semana largos como éstos son ideales para salir de la rutina y visitar nuestros lugares favoritos o conocer alguno nuevo.

Pero esa larga exposición al sol puede empañar esos días de ocio con molestias causadas por la insolación. La sobre exposición a rayos ultravioletas es la causante de las quemaduras del sol en la piel.

Estos rayos tienen tres longitudes de onda conocidas como UVA, UVB y UVC, el que no llega a la superficie de la tierra, sin embargo, los otros dos, sí penetran la piel.

De hecho, con el tiempo, los rayos ultravioleta pueden alterar el ADN de los seres humanos y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer en la piel, incluyendo el melanoma, que es mortal.

Es común que las personas puedan pasar gran parte del día jugando o descansando en la playa, sin ninguna molestia. Pero luego, ya entrada la tarde o la noche, cuando quieres descansar, aparecen los síntomas, pues se manifiestan unas cinco horas después de la exposición.

A continuación te presentamos varios aspec-tos que tienes que tomar en cuenta sobre la insolación.

¿Qué es una

insolación?

Se trata de una quemadura solar. Es el enrojecimiento de la piel que ocurre después de exponerse al sol o a otro tipo de luz ultravioleta.

Se presenta cuando el grado de exposición al sol o a una fuente de luz ultravioleta excede la capacidad de la melanina para proteger la piel. La melanina es la coloración (pigmento) que protege la piel. Una quemadura solar en una persona con piel muy clara puede ocurrir en menos de 15 minutos de exposición al sol del mediodía, en tanto que una persona con piel oscura puede tolerar la misma exposición por horas.

Es posible que los primeros signos de una quemadura solar no aparezcan durante unas cuantas horas. El efecto total para la piel puede tardar en aparecer 24 horas o más. Los posibles síntomas incluyen:

Piel roja y sensible que está caliente al tacto.

Ampollas que aparecen de horas a días después.

Reacciones graves (algunas veces llamadas alergia solar), incluyendo fiebre, escalofríos, náuseas o erupción cutánea.

Peladura de la piel en áreas quemadas por el sol varios días después de la quemadura solar.

Los síntomas de la quemadura solar normalmente son temporales. Sin embargo, el daño a las células de la piel con frecuencia es permanente, lo cual puede tener efectos serios a largo plazo, que incluyen cáncer de piel. Cuando la piel empieza a ponerse dolorosa y roja, el daño está hecho. El dolor es peor entre las 6 y 48 horas posteriores a la exposición al sol.

Síntomas

Piel roja y caliente

Burbujas de agua en la piel

Inflamación de la piel

Mareos

Deshidratación

Naúseas

Fiebre

Dolor de cabeza

Escalofríos

Cómo prevenirlo

Evita tomar sol de 10:00 de la mañana a 4:00 de la tarde, periodo en el que el sol está más fuerte. Busca la sombra durante esas horas

Utiliza sombrero, gafas y camisas impermeables de manga larga, para protegerte Procura que tengan protección UVA y UVB.

Aplica varias veces al día un bloqueador solar que tenga protección contra los rayos ultravioleta y tenga factor de protección solar más alto que 30.

Toma mucha agua durante el día para que no te deshidrates.

Remedios caseros

Llena la bañera de agua fría y échale una taza de bicarbonato de sodio. Su naturaleza alcalina te ayudará contra el ardor y picazón que produce la insolación.

Permanece en la bañera unos 15 minutos y al salir deja que tu cuerpo se seque al natural. Repite esta técnica mientras te dure el dolor.

Cocina avena hasta que tenga una consistencia líquida. Al enfriarla, aplícala directamente a las partes de tu piel quemada. Déjala allí por media hora y después enjuágala con agua fría. Te ayudará a aliviar el dolor y bajar la inflamación de la piel. Puedes repetir éstos pasos de dos a tres veces al día.

La sábila o aloe vera es uno de los remedios más utilizados por sus propiedades antiinflamatorias. Puedes comprar gel de aloe vera ya listo o sacar la pulpa directamente de la planta. Cualquiera que sea el caso enfría el gel en la nevera y luego aplícalo directamente a la piel, ya que lo absorverá. Puedes repetir éste proceso varias veces al día.

Las propiedades antioxidanetes y antiinflamatorias del té negro lo hace otra buena alternativa. Hierve dos bolsas de té negro y deja que enfríe. Luego, aplica compresas del té en las partes afectadas. No es necesario enjuagarlo.

El vinagre de manzana es uno de los remedios más eficaces, pues acelera el proceso de sanación, por sus propiedades astringentes y antiinflamatorias. Llena la tina de agua fría y échale una taza de vinagre de manzana, Sumérgete en ella por media hora y te balanceará el PH. También puedes mezclar partes iguales de agua fría y vinagre de manzana y aplicarlas como compresas en las partes quemadas.

Remedios medicinales

En las farmacias hay varias cremas que venden para aliviar el ardor, el picor y la inflamación de las quemadas. Lo importante es que tenga mentol, aloe o alcanfor.

Sigue estos pasos para que este verano tu cuerpo quede espectacular.

Sigue estas recomendaciones para que puedas lucir un cuerpo espectacularmente bronceado este verano:

1. Infusiones de té negro. Puedes aplicar una infusión hecha con té negro. Hazlo por las noches para que la piel lo absorba.

2. Estar bien hidratada. Tanto por dentro como por fuera. La hidratación es clave para conservar ese hermoso color bronceado. Bebe mucha agua e hidrata bien tu piel con alguna crema humectante.

3. Consumir alimentos ricos en betacarotenos. Come zanahoria, tomate, melón y sandía. Este tipo  de alimentos potencian la producción de melatonina por parte del organismo.

4. Prepara la piel antes del bronceado. Exfolia la piel antes de tomar sol.  Así eliminarás las células muertas dando paso a piel nueva más fácil de broncear.

5. Utiliza protector solar. Además de protegerte  de los rayos ultravioletas, lograrás un bronceado  más parejo.

Su sabor resulta ideal para resaltar una diversidad de platos en la cocina.

Al hablar de la lista de frutas más ricas y versátiles, no cabe duda de que la piña es una de las ganadoras.

El sabor agridulce de este alimento, también conocido en otros destinos como ananá, no solo conquista el paladar de muchos, sino que resulta ideal para resaltar una diversidad de platos en la cocina.

Pero su aporte no se limita a su encanto en la dieta. También provee numerosos beneficios para ayudar a cuidarnos de una forma natural.

Para quienes están muy pendiente de bajar de peso, conviene saber que es una fruta poco calórica. Por otro lado, su alto contenido de vitamina C ayuda a neutralizar las toxinas en la sangre. Incluso, es un alimento que beneficia la piel al ejercer un efecto cicatrizante en la misma.

¿Quieres conocer más de sus virtudes? A continuación compartimos algunas de ellas.

Cómo te ayuda

Su aportación de Vitamina C (20 mg por cada 100 gramos de fruta) fortalece tu sistema inmune. Como antioxidante, protege al organismo contra el envejecimiento de las células, y ayuda a la absorción del hierro en el intestino.

Otras vitaminas presentes en esta fruta son el ácido fólico y B3 (niacina). Entre sus minerales se destacan el potasio, calcio, fósforo, magnesio, yodo, sodio, hierro y zinc.

Esta fruta representa una buena fuente de fibra dietética, lo que a su vez ayuda a mejorar el tránsito intestinal. Además, con esta propiedad contribuye a regular los niveles de colesterol.

La enzima bromelina, presente en la piña, facilita la digestión de las proteínas, lo que la hace ideal para quienes sufren de indigestión, gases y acidez.

Por ser un antiinflamatorio natural, reduce el riesgo de padecer gingivitis. Incluso, ayuda a combatir el dolor muscular y molestias típicas de la artritis.

En la belleza, ayuda a combatir la celulitis porque tiene un elevado contenido de agua (hasta un 87%), lo que contribuye a un buen equilibrio hídrico en el organismo.

Es una alidada de la circulación por sus propiedades anticoagulantes. Además, ayuda a combatir condiciones de salud como la hipertensión.

Su efecto antidiurético ayuda a combatir la retención de líquidos.

Smoothie de piña

1 tz. de piña congelada

1/2 taza de leche Hielo

Mezcla todos los ingredientes en una licuadora hasta tener consistencia de puré. Sirve inmediatamente.

Los celíacos no pueden digerir el gluten de forma adecuada.

Cuando comes pan, galletas, bizcocho, pastas y otros productos que tienen gluten, ¿te da dolor de estómago, sientes que se te infla la barriga y hasta te dan diarreas? Quizás padeces la enfermedad celíaca.

La doctora María Jiménez Almodóvar, gastroenteróloga pediátrica, de la Clínica de Subespecialistas Pediátricos del Hospital Auxilio Mutuo, en Hato Rey explica que este este es un trastorno del sistema inmunológico que afecta las vellosidades del intestino delgado cada vez que se consume una proteína llamada gluten.

“Esta proteína se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno e híbridos de estos granos. Puede encontrarse también en algunas medicinas”, sostiene.

La enfermedad celíaca es hereditaria, lo que significa que “corre en la familia”.

“Se da en personas que tienen predisposición genética a ser intolerantes al gluten. Puede presentarse a cualquier edad, desde los primeros años de vida hasta en la adultez”, asegura la doctora Jiménez.

Un diagnóstico más seguro basado en análisis de sangre ha puesto de manifiesto que el trastorno afecta a 1 de cada 300 personas en Europa e igualmente en Estados Unidos; y afecta por igual a ambos sexos.

“No existe cura para esta condición, pero si el gastroenterólogo ha diagnosticado la enfermedad celíaca, existen formas para remediar los síntomas y cualquier daño que hayan sufrido los intestinos”, agrega.

Mayo es el Mes de Concientización de la Enfermedad Celíaca, aprende más sobre ésta.

La causa de la enfermedad celíaca

Cuando el gluten entra en contacto con el revestimiento interno del intestino delgado, se produce una reacción por la cual el sistema inmune ataca erróneamente a dicho revestimiento. Este revestimiento tiene unas vellosidades, que son como pequeños dedos. Las vellosidades suelen absorber nutrientes, como las vitaminas, el hierro y el calcio de los alimentos que comemos.

“Cuando las vellosidades están dañadas, los nutrientes que hay en los alimentos pasan por el intestino sin ser absorbidos, lo que origina deficiencias de vitaminas y minerales, y causa anemia y debilitamiento de los huesos, osteoporosis”, subraya la gastroenteróloga pediátrica.

¿Cuáles son los síntomas?

Según la doctora Jiménez Almodóvar, esta enfermedad puede manifestar diversos síntomas cada vez que el paciente ingiere alimentos con gluten. “Algunas personas con la enfermedad no padecen de ningún síntoma, advierte. Esta condición puede ocasionar:

1. Dolor estómago e inflamación en la zona de la barriga.

2. Diarreas, flatulencias y hasta vómitos.

3. Pérdida de peso. Puede afectar el desarrollo de los niños.

4. Otras señales pueden ser cambios de humor. La irritabilidad, depresión y cambios en el estado de ánimo son propios de esta condición y derivados por las molestias que sufre el paciente que no es tratado.

5. La fatiga crónica es otro síntoma, pues debido a los problemas de nutrición derivados de esta condición el paciente no cuenta con la energía necesaria para su día a día.

6. Al cuerpo no poder absorber muchos de los nutrientes que se ingieren en la dieta, los celíacos suelen presentar carencias de vitamina B12, vitamina D, hierro y folato. Esto puede conducir a una anemia.

7. Otras de las señales: falta de apetito, erupciones en la piel, calambres, desnutrición, retraso en la aparición de la primera regla en las chicas y problemas de fertilidad.

Su diagnóstico

La Asociación Puertorriqueña de Gastroenterólogía reconoce que la enfermedad celíaca puede ser difícil de diagnosticar porque sus síntomas se parecen a los de muchas otras enfermedades digestivas. Por eso, las personas pueden tener la enfermedad por muchos años sin recibir tratamiento.

“Si tu médico cree que tienes la enfermedad, probablemente te haga una prueba de sangre para medir los anticuerpos contra el gluten. Deberás seguir tu dieta normal antes y durante del período de la prueba. Es decir, comer tus comidas habituales. Si no lo haces, los resultados podrían ser erróneos”, expone la doctora Jiménez.

“Si las pruebas indican un posible caso de enfermedad celíaca, serás referido a un gastroenterólogo quien te hará una biopsia intestinal para verificar el diagnóstico”, añade.

Un paciente puede recuperar la vellosidad en el intestino delgado y mejorar su estado de salud, pero para esto, plantea Jiménez, “tiene que eliminar por completo el gluten de la dieta”, lo que lleva a hacer cambios radicales en el tipo de alimentos que se ingieren.

Dice la doctora que pacientes que tienen esta enfermedad, tienen dos veces más riesgo de desarrollar linfoma no-Hodgkin (un cáncer del tejido linfático). “Este riesgo se iguala a la población general una vez se hace la dieta”, recalca.

¿Cómo sé que un alimento es libre de gluten?

Lo más importante del tratamiento consiste en eliminar de la alimentación cualquier producto que contenga gluten. Esto suele bastar para que mejore e incluso desaparezca la lesión del revestimiento epitelial del intestino. Sin embargo, la lesión reaparecerá si se reintroduce el gluten en la dieta.

Para los que padecen de la enfermedad celíaca identificar los alimentos libres de gluten es vital. Afortunadamente, en agosto de 2013, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) emitió una regulación que uniforma lo que significa “libre de gluten” en las etiquetas de los alimentos. Esto asegura que las indicaciones de libre de gluten en los productos alimenticios sean uniformes y confiables en toda la industria de los alimentos.

La FDA definió los términos “Gluten-free” (“libre de gluten”), “No gluten”, “Free of gluten” (“libre de gluten”) y “Without gluten” (“sin gluten”). Los alimentos con cualquiera de estos términos tienen que cumplir con los requerimientos de la regulación libre de gluten.

La FDA exhorta a los consumidores a confiar en estos cuatro términos cuando busquen alimentos que observen la definición de la FDA y se puedan usar como parte de una dieta libre de gluten.

Los alimentos con una indicación de que son libres de gluten deben contener menos de 20 partes por millón de gluten. Este nivel es el más bajo que se puede detectar con confianza en alimentos usando métodos validados científicamente.

La regulación de la FDA para productos libre de gluten se aplica a todos los alimentos y bebidas (incluidos alimentos empaquetados, suplementos dietéticos, frutas, vegetales, huevos con cáscara y pescado) excepto: carne, carne de ave y ciertos productos de huevo y la mayoría de las bebidas alcohólicas.

¿Te aterra ponerte al volante? Es posible que sufras de fobia a guiar.

“Si mi esposo no puede llevarnos, uso transportación pública para ir a trabajar, llevar y traer a mi hija del colegio y del médico… Cuando intenté aprender a guiar hice la parte teórica bien, pero cuando me tocó ponerme al guía me quedé dura. Recuerdo que el instructor me hablaba y yo sólo pensaba en cómo sería estar en medio del tránsito manejando; así que me solté el cinturón y me bajé del auto. Esto fue hace 15 años y nunca más probé”, así resumió su experiencia al volante Marina C., profesional de 37 años.

Como Marina, muchas personas sufren o sienten pánico a la hora de conducir un vehículo, por lo que optaron por dejar de conducir o nunca se animaron a hacerlo. Esta fobia a conducir, que se  conoce como amaxofobia (proviene del latín y significa miedo a los carruajes), se da en todo el mundo. De hecho, se calcula que el 8% de la población de los Estados Unidos la sufre.

“La fobia es uno de los trastornos de ansiedad más frecuentes que presenta el ser humano. Es un temor irracional, exagerado, ante determinados objetos que normalmente no producirían ese tipo de respuestas. Así, cualquier cosa puede transformarse en objeto de una fobia”, comentó el doctor en psicología Gustavo Bustamante, presidente de la Fundación Fobia Club de Argentina.

Explicó Bustamante que  entre estas patologías, “el síntoma principal de la fobia a guiar es que personas aptas para manejar un vehículo, que no tienen impedimentos físicos, que han hecho cursos o tienen licencia de conducir, sufren un terror absolutamente irracional que les provoca una enorme inseguridad. En consecuencia evitan manejar y si tienen que hacerlo la experiencia les resulta muy traumática”.

Bustamante explicó que no todos los miedos son fobias y que toda fobia específica “tiene un excelente pronóstico de ser superada y sólo requiere de un buen diagnóstico para realizar el mejor tratamiento”.

Experiencias negativas

Según la presidente de la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad, Alicia Andrea Portela, la amaxofobia empieza en cualquier momento de la vida: “El inicio puede tener que ver con alguna experiencia traumática (un accidente o un mal aprendizaje). Pero las características genéticas y de la personalidad hacen a las personas más vulnerables a padecer fobias en general. Son personas en las cuales las experiencias negativas afectan fuertemente la memoria emocional. Y frente a una situación como conducir evidencian síntomas físicos de ansiedad o sienten que no puedan hacerlo, sin que haya una experiencia traumática aparente”, indicó.

Según los profesionales, quienes padecen amaxofobia tiene pensamientos negativos antes o mientras guían, que es lo que les genera síntomas de ansiedad que activan los mecanismos de alerta del sistema nervioso produciendo sudoración, temblor, tensión muscular, sensación de falta de aire, mareos, taquicardia,  entre otros. Ante ese sufrimiento tan intenso, el que lo padece decide dejar de guiar.

Qué hacer

“Quienes se acercan con este problema son en su mayoría adultos de entre 30 y 40 años. Muchas veces los hombres manifiestan sus temores transformando su miedo en agresividad, y si van asustados al volante culpan a los demás de sus propios errores, se pelean con otros conductores”, afirmó Bustamante.

Para superarla, los especialistas sugieren terapia, tener el apoyo, paciencia y comprensión del entorno.

“Muchas personas no lo toman en serio, pero el problema es real. Así, si ve a un conductor que no se anima a pasar a otro vehículo, frena excesivamente o va a menor velocidad de la mínima permitida, por favor, no le ponga las luces, le tire el auto encima o lo increpe, ya que puede ser una persona que padece esta fobia y seguramente la actitud intimidatoria sólo aumentará el riesgo de un accidente”, aseguró Bustamante.

La llegada de un bebé viene cargado de un reajuste en la rutina diaria.
La llegada de un bebé al hogar suele ser motivo de alegría y celebración, pero dicho acontecimiento también viene cargado de un reajuste en la rutina diaria que puede provocar en los nuevos padres estrés, irritabilidad, ansiedad y angustia.
Esos síntomas que pueden ocurrir tras el alumbramiento de la mujer y que son indicios de depresión posparto también pueden ser identificados en los hombres.
Un análisis que recopiló los hallazgos de 43 estudios y que fue publicado en 2010 en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) estableció que el 10.3% de los padres sufre de depresión entre el primer trimestre de vida de sus hijos y el primer año. Cuando se compara ese porcentaje con el 4.8% de depresión en la población masculina general de entonces, puede considerarse una estadística elevada.
Aunque poco se habla de la depresión masculina posparto, el sicólogo Andrés Colberg afirmó que, en efecto, hay hombres que presentan los síntomas tras el nacimiento de un hijo y que, al igual que en las mujeres, son varios los factores que pueden causarla.
La profesora Molly Meighan, de la Escuela de Enfermería del Colegio Carson-Newman, en Jefferson, Missouri, publicó en 1999 su investigación “Viviendo con depresión posparto: la experiencia del padre”, en la que atribuyó este trastorno en las mujeres a causas como la fluctuación en los niveles hormonales, falta de sueño, cambios físicos inmediatos y el ajuste emocional que viene con la maternidad.
En el caso de los hombres, observó que la raíz mayormente proviene de un sentido de responsabilidad con la madre y el hijo que aumenta tras alumbramiento, inquietudes de carácter económico e, igualmente, la falta de descanso. Incluso, señala que autoridades médicas argumentan una disminución de los niveles hormonales en el padre luego del parto, tal como ocurre con la madre.
Meighan buscaba el sentir de los esposos de las pacientes de depresión posparto y para su sorpresa, gran parte de los padres encuestados coincidió en estar deprimidos también. Dijeron experimentar miedo, confusión, preocupación por sus cónyuges, impotencia para ayudarlas a superar la enfermedad, frustración y enojo al no poder “arreglar el problema”.
Al igual que ella, Colberg considera que las razones pueden ser distintas, pero a base de su experiencia opinó que muchas veces la depresión posparto sucede cuando de se produce de manera inconsciente una resistencia en la transición de una etapa -como el embarazo- a la próxima: el inicio de la crianza.
“Hay una pérdida, en este caso de una fase que termina porque comienza la otra y al igual que la madre, que lo sacó de la barriga, papá salió de la fase de la preparación porque ahora va a tener otra que requiere otros cuidados y preocupaciones”, explicó.
“Parte del proceso del embarazo es cocinar toda esta expectativa invirtiendo en las cortinitas, la ropa de cama, la ropa del bebé, los botines, la pintura, la musiquita, los peluches, los juguetitos, que es también una inversión del padre en el bebé cuando éste no ha llegado. Entonces (cuando el bebé nace), se convierte en un cambio de ejercicio. Una cosa es estar planificando y preparando, y otra muy distinta es la llegada del bebé”, abundó Colberg.
Dentro del cuadro de depresión del padre ha podido identificar otras situaciones como celos, debido a que las atenciones de la madre que antes eran para él se vuelcan hacia el nuevo miembro de la familia, tal como ocurre a veces con un hermanito mayor cuando los hay.
Asimismo, afirmó, hay padres que se deprimen porque anatómicamente no pueden participar del proceso de lactancia.
“Conozco casos de hombres que han llorado a lágrima tendida y le han reclamado a Dios porque ellos no tienen senos y se han sentido excluidos de esa etapa tan preciosa que es solo de madre e hijo. En otro escenario, tuve un padre que se declaró a sí mismo como padre lactante porque él fue quien asistió a todas los cursos de lactancia”, detalló.
De acuerdo con la doctora Mireily Rivera Rosado, especialista en ginecología y obstetricia, los síntomas de este trastorno no son distintos de los que se manifiestan en una depresión común: pérdida del sueño, desgano, cambios en el peso, pérdida de energía, sentimientos de culpa y la falta de interés en actividades que antes disfrutaba.
Indicó que en las primeras dos semanas tras el alumbramiento es común que las madres experimenten “tristeza posparto” debido a que se produce en una baja repentina y significativa en los niveles de estrógeno y progesterona.
“Eso va a estar asociado a que estén más sensibles, lloren con frecuencia, estén tristes, pero eso es algo que, usualmente, en las primeras dos semanas se resuelve”, declaró.
Cuando dichas emociones sobrepasan ese periodo es que se adjudica el término depresión.
“Ahí las pacientes muchas veces van a estar llorando constantemente, no van a poder dormir, no van a querer comer, a veces hasta dejan de cuidar al bebé porque no se sienten aptas. Se sienten bien ansiosas y muchas veces piensan que hasta no son buenas madres y hasta dejan de cuidarse ellas mismas”, explicó.
Recalcó que el trastorno en las madres puede ocurrir durante el primer mes, existen casos donde puede extenderse durante un año.
Además de los cambios hormonales, otros factores que aumentan la posibilidad de sufrir depresión posparto pueden ser el contar con un historial médico de depresiones previas o cuyos padres o familiares cercanos padezcan del trastorno, que se trate de un embarazo no planificado, que el embarazo sea producto de una violación o que se trate de una madre sumamente joven. Madres solteras o cuyas parejas no están presentes para acompañarlas, la fatiga o cansancio, y aspectos en el estilo de vida de la madre como consumo de alcohol, drogas o cigarrillo tienen también un riesgo mayor de sufrir la depresión posparto, sostuvo la experta.
Estadísticas realizadas en Estados Unidos apuntan a que de 5% a 25% de las mujeres que dan a luz o una de cada siete sufre de depresión posparto.
“En mi práctica, de 100 partos, más o menos, he tenido dos pacientes de depresión posparto. No es una muestra representativa porque es pequeñita, pero por lo menos es lo que yo he visto aquí”, comentó.
De otro lado, afirmó que en estos casos se recomienda que la paciente sea tratada por su obstetra, y en el caso de que sea necesario, sea referida a un profesional de la salud mental.
“Si es una paciente que necesita medicamento, se le pueden dar alternativas. Si es una paciente que no tiene ideas suicidas ni homicidas ni hacerle daño al bebé, se le puede dar la opción de sicoterapia, pero en la mayoría de los casos se necesita medicamento, un antidepresivo. En mi caso, yo las empiezo con un antidepresivo y siempre les recomiendo que vayan al siquiatra. Las sigo (en una base) semanal hasta que vea que se sienten bien y en el caso de que tengan ideas suicidas u homicidas, rapidito a sala de emergencias”, puntualizó.

La ortorexia nerviosa se manifiesta cuando la intención de ingerir alimentos saludables se lleva al extremo.

Sabemos que comer saludable es, sin duda, una práctica necesaria para contar con un organismo en óptimas condiciones.

De primera intención, suena como un consejo fácil de cumplir. Sin embargo, en una época en que se habla cada vez más sobre los alimentos genéticamente modificados, del uso de pesticidas en las plantas, y de hormonas en animales para acelerar su crecimiento, entre otros, pareciera que se trata de un objetivo difícil de concretar a cabalidad.

En la intención por lograrlo, hay quienes se orientan en la medida posible para lograr un balance en su dieta consumiendo alimentos de la mejor calidad. Pero, ¿qué pasa cuando el afán por esta meta llega al extremo?

La psicóloga clínica Myralys Calaf explica que la ortorexia nerviosa se refiere a cuando la persona se obsesiona “con relación a lo que la persona interpreta como comer saludablemente o ‘correctamente’. El foco es mantener la dieta ‘perfecta’, no en mantener un peso ideal. La persona se obsesiona con comer alimentos que le hacen sentir saludable”, así como “con la calidad o pureza de lo que ingieren”.

Para estas personas, desviarse de sus reglas les causa gran ansiedad y otras consecuencias emocionales. Entre estas figuran “el autocastigarse cuando tienen ‘deslices’ en sus patrones alimentarios. La autoestima de la persona comienza a centrarse alrededor de su alimentación, incluyendo el sentirse hasta superior a otros por la ‘calidad’ de la comida ingerida”, explica la doctora.

Irónicamente, con el tiempo, ocurre que “la alimentación se vuelve tan restrictiva que la salud de la persona, que originalmente buscaba ser más saludable, comienza a ponerse en peligro: la salud física por la restricción, y la psicológica por la obsesión con el asunto”. Es entonces cuando “se cruza una línea entre llevar una dieta saludable y llegar al extremo en que la relación de la persona con dicha dieta comienza a impactar el resto de su vida. Se vuelve el centro del universo de la persona y ya pierde el sentido original de buscar salud”, alerta Calaf.

Una de las señales es “la preocupación obsesiva con que la alimentación puede afectar condiciones de salud como asma, problemas gastroenterológicos, alergias y estado de ánimo, entre otros”, señala la experta en conducta humana. “También, evitar comidas progresivamente por alergias a alimentos sin esto haber sido prescrito por un médico. Además, aumentar drásticamente la ingesta de suplementos, probióticos, o remedios naturales; reducir drásticamente las opciones de alimentos ‘aceptables’; y preocupación irracional con las técnicas de preparación de los alimentos”.

Pero las consecuencias no quedan ahí. La preocupación por todo esto lleva a “evitar alimentos preparados por otros, distanciarse de amistades y familiares que no comparten sus visiones alimentarias, y miedo a que comer fuera de la casa le imposibilite cumplir con sus reglas dietéticas”. A esto se añaden pensamientos críticos acerca de quienes no siguen dichas reglas, “invertir mucho tiempo en pensar acerca de comida y en su preparación y planificación, y sentido de culpabilidad al romper las dietas”.

Fijación arriesgada

Las personas con ortorexia pueden evitar un sinnúmero de comidas, incluyendo aquellas que contienen colores y /o sabores artificiales, preservativos, pesticidas, modificaciones genéticas, grasa, azúcar, sal, productos animales, productos lácteos, o cualquier otro ingrediente que consideren no saludable, según especifica la psicóloga. Y aunque está bien estar atento a lo que ingerimos, en el caso de estos pacientes “la restricción en alimentación puede resultar en deficiencias nutricionales específicas, dependiendo del tipo de restricción que la persona esté siguiendo”.

Por otro lado, el tiempo que pueden las personas dedicar a asuntos relacionados a su alimentación (planificando su menú, preparando alimentos, comprando alimentos, buscando información sobre alimentos, comiendo.) “puede llegar a ser realmente patológico. Esto incluye tiempo pensando en comida, preparando sus planes nutricionales, buscando información relevante a comida, etc”.

La doctora advierte que una consecuencia de este y de los trastornos alimentarios “formalmente diagnosticables tiende a ser que las personas pierden la habilidad de comer ‘normalmente’ o intuitivamente, al igual que la habilidad de saber distinguir cuando tienen hambre o están llenos”. Por fortuna, se trata de algo que puede recobrarse luego de que la persona se recupera de su obsesión con su alimentación.

Mucho cuidado

El seguir una dieta saludable no necesariamente significa que padezcas de ortorexia. “El problema está cuando el seguir una dieta en particular comienza a convertirse en una obsesión que empieza a tomar control de tu vida. Cuando las personas empiezan a reemplazar actividades que solían disfrutar, incluyendo el relacionarse con otras personas a cambio de pasar tiempo en actividades que revuelven alrededor de su patrón alimentario. También, cuando desviarnos de esa dieta nos hace sentir culpables, con asco u odio hacia nosotros, podemos pensar que existe un problema”, enumera la doctora.

Calaf reitera que “una dieta saludable no debe convertirse en un propósito de vida a nivel tan extremo que excluya otras actividades o personas”.

¿Lo padeces?

Según la Asociación Nacional de Trastornos Alimentarios (NEDA por sus siglas en inglés), el contestar con un “sí” a varias de estas preguntas pudiera alertar sobre un potencial problema de ortorexia:

¿Quisieras ocasionalmente poder, simplemente comer, y no estar preocupado por la calidad de la comida que ingieres?

¿Desearías pasar menos tiempo en asuntos relacionados con comida, y más tiempo viviendo y amando?

¿Estás constantemente buscando formas en que ciertos alimentos no son saludables para ti?

¿El amor, la alegría, el juego y la creatividad pasan a segundo plano después de la “dieta perfecta”?

¿Te sientes culpable o con asco contigo mismo cuando te desvías de tu dieta?

¿Te sientes en control cuando logras mantenerte siguiendo tu dieta “correcta”?

¿Te visualizas en un pedestal nutricional y te has preguntado cómo es que otros pueden comer los alimentos poco nutritivos que ingieren?

En balance

La licenciada Zelma Cortés, quien se desempeña como nutricionista/dietista, aclara que “la idea de comer 100% saludable hoy día no es real por la forma en que se producen muchos alimentos. Algunos son genéticamente modificados, otros están cargados de pesticidas, aunque sean frutas y vegetales, muchos productos en el mercado cuentan con preservativos, o dicen que son naturales pero tienen azúcar añadida”.

Sin embargo, la clave es centrarse en una alimentación “lo más limpia posible”, sin que esto implique evitar hacer una excepción en la dieta de vez en cuando. Cortés aconseja lo siguiente con miras a una alimentación sana dentro de lo realista:

Opta por alimentos frescos locales. Asiste a ferias de agricultura y busca los productos orgánicos.

Si vas a consumir alimentos del extranjero, asegúrate que no sean genéticamente modificados (non-GMO). Procura que sean orgánicos.

Al elegir alimentos empacados, evita al máximo los que tienen preservativos.

Las frutas y los vegetales frescos son la primera opción. En segundo lugar, los congelados.

Si te agradan los berries (arándanos, frambuesas), “debes optar por las congeladas a menos que sean orgánicas, ya que están cargadas de pesticidas”, advierte.

Consume granos, verduras, cereales cocidos y todo tipo de nuez.

Selecciona pollo que sea libre de hormonas y antibióticos.

La carne de res debe ser 100% “grass fed” (ganado alimentado con hierba).

Las grasas de buena calidad son importantes, como la mantequilla y el aceite de aguacate, coco, oliva y almendras.

Lo que consumes puede ayudarte a fortalecer y mejorar el aspecto de tu pelo.

A pesar de que los principales factores que contribuyen a la caída del cabello son de carácter genético y hormonal, una alimentación balanceada puede favorecer su aspecto.

De acuerdo con un artículo publicado por la clínica de trasplante de pelo Instituto Vila-Rovira, en España, pequeños cambios en la dieta pueden fortalecer la hebra y darle brillo. Incluso, comer sano es recomendable para complementar cualquier tratamiento a los efectos de mejorar la salud del cabello.

De hecho, en una entrevista publicada en el 2014 en el portal ABC.es, la nutricionista italiana Daniela Morandi afirma que la caída del pelo puede evitarse con ejecutar algunos controles en la dieta.

Morandi explica que muchas veces, la debilidad y caída del pelo, compuesto estructuralmente por la proteína conocida como queratina, es causado por un aporte nutricional incorrecto. De esta forma, recalca que llevar una dieta vegetariana, hipercalórica o practicar el ayuno sin la evaluación de un experto puede provocar la pérdida de pelo.

En cuanto a los alimentos necesarios para la buena salud del cabello, el reportaje divulgado en el portal del Instituto Vila-Rovira detalla que tanto el consumo bajo de ciertos alimentos, vitaminas, minerales y proteínas, como su ingesta en exceso pueden contribuir a la caída del cabello.

Entre las vitaminas requeridas para la buena salud del pelo se encuentran la A (huevos, hígado, aceites, tomates y verduras), las B6 y B12 (pescado, carnes, soja, huevos, legumbres, frutos secos, cereales y levadura de cerveza), la C (limón, kiwi, naranja y brócoli), biotina y ácido fólico (cereales, huevos, hígado y espinacas).

También se recomienda el consumo de minerales como el zinc (carne roja, pescados, huevos), hierro, (vegetales verdes, cereales integrales, carnes rojas), magnesio (pescados blancos, frutos secos), selenio (pasta, setas, ajo) y cobre (nueces, cacao y legumbres).

Las proteínas presentes en las carnes, mariscos, leche, huevos, lentejas, nueces, igualmente contribuyen a una cabellera sana, así como las grasas vegetales que contengan omega 3 y el agua, que es necesario para mantenerlo fuerte e hidratado.

Barcelona.- Un mes después de comandar una de las remontadas más improbables, Neymar se ganó el escarnio de la afición del Barcelona con un par de amonestaciones absurdas.

Hoy tendrá la oportunidad de redimirse cuando su equipo se mida a la Juventus en el juego de ida de cuartos de final por la Liga de Campeones.

Neymar salió expulsado el sábado a falta de 25 minutos y su equipo abajo por un gol ante el Málaga. Sin él, el conjunto blaugrana cayó 2-0 y dejó escapar una oportunidad de acercarse al líder de la Liga, el Real Madrid, que había empatado 1-1 contra el Atlético de Madrid.

Las amonestaciones de Neymar rayaron en lo absurdo. Una tragicomedia.

El brasileño recibió su primera tarjeta amarilla por agacharse para amarrarse los zapatos sin darle espacio al jugador del Málaga para cobrar un tiro libre. Posteriormente, sabiendo que estaba a un paso en falso de dejar a su equipo con 10 hombres, Neymar derribó a un jugador rival sin una oportunidad real de recuperar el balón.

Si eso no hubiera sido suficiente daño para su equipo, Neymar empeoró las cosas al aplaudirle sarcásticamente al árbitro asistente mientras salía del campo.

La expulsión de Neymar significa que estará suspendido para el próximo juego de Liga ante la Real Sociedad, pero su desplante de mala actitud podría valerle una suspensión adicional, colocándolo en riesgo de perderse el encuentro ante el Madrid el 23 de abril, en el que podría definirse el campeonato local.

El árbitro Gil Manzano incluyó los aplausos de Neymar en su reporte a la comisión de competencia de la Federación española, que se reunirá mañana para decidir su suspensión.

La portada del diario deportivo Sport de Barcelona, resumió la incredulidad de los seguidores del Barcelona al encabezar “IMPERDONABLE” sobre una foto de Manzano mostrándole a Neymar una merecida tarjeta roja.

El técnico blaugrana Luis Enrique, trató de desviar las críticas sobre Neymar al resaltar las decisiones de Manzano.

“Hubo entradas muy feas por detrás de ellos que se quedaron sin tarjetas y otras cometidas por nosotros fueron señaladas con amarillas”, dijo el estratega. “El reglamento está para interpretarlo, pero para todos igual”.

Excusas a parte, el delantero brasileño ha gozado de un mes espectacular.

Sus dos anotaciones en el agónico triunfo en los minutos finales del Barcelona 6-1 sobre el París Saint-Germain el 8 de marzo le valieron todos los elogios. Con ese resultado, el Barcelona se impuso 6-5 en el marcador global y se repuso de una derrota de 4-0 en el juego de ida.

La actuación de Neymar, a la que bien define como “la mejor de mi carrera”, parecía ser un parteaguas para el brasileño de 25 años. Repentinamente, ya no sólo era la espectacular comparsa de Lionel Messi; había llevado al Barcelona al triunfo con pura voluntad, como sólo un líder podría hacerlo.

Ahora, con la reputación manchada, Neymar viaja a Turín para el juego de ida ante una Juventus a la que ayudó a derrotar hace dos años en la final de la Liga de Campeones, para darle al Barcelona su sexto título continental.

Borussia Dortmund vs. Mónaco

Podría carecer de los grandes nombres y de la estirpe en el torneo, pero si gustan de un futbol ofensivo no hay que perderse el encuentro entre el Borussia Dortmund y el Mónaco.

El Mónaco ha marcado 133 tantos en todas sus competencias esta temporada, incluyendo varios de la joven sensación Kylian Mbappe.

El atacante de 18 años, recién convocado a la selección, ha logrado 12 dianas en sus últimos 11 partidos y acumula 19 en la temporada. Anotó en ambos juegos del enfrentamiento de octavos de final ante el Manchester City.

El Dortmund también sabe lo que es atacar, como lo demuestran los 32 goles en total de Pierre-Emerick Aubameyang.

A medida que pasa el tiempo, experimentar dolor en las articulaciones se convierte en un proceso común. Esto no sorprende en vista del desgaste que se produce con la edad.

Y si bien algunos pudieran atribuir esa penosa experiencia a la artritis, lo cierto es que existen otras condiciones que pudieran llevarte a experimentar dolor.

A medida que pasa el tiempo, experimentar dolor en las articulaciones se convierte en un proceso común. Esto no sorprende en vista del desgaste que se produce con la edad.

Y si bien algunos pudieran atribuir esa penosa experiencia a la artritis, lo cierto es que existen otras condiciones que pudieran llevarte a experimentar dolor.

“Hay algunas causas que son de origen viral, como ocurre con el zika, el dengue, el chikungunya y el flu o la monga”, menciona la reumatóloga Anaida Nadal Torres, quien de paso enumera que al hablar de articulaciones nos referimos a “las extremidades que articulan con otros huesos, como las manos, las muñecas, los codos, los tobillos, los hombros, las caderas, las rodillas, los pies y los tobillos”.

Dentro del amplio grupo de la artritis, se incluyen la reumatoidea, la gota, la que ocurre por la enfermedad de lupus eritematoso sistémico, la psoriásica y la osteoartritis, que es la forma más común de artritis.

También, hay enfermedades de trasmisión sexual “que pueden provocar dolor en las articulaciones, como la gonorrea y la clamidia, que pudieran provocar infección en las articulaciones. También, la enfermedad de Lyme (provocada por garrapatas portadoras de la bacteria Borrelia burgdorferi) y la hepatitis B”.

La doctora aclara que dolor en las articulaciones no es sinónimo de inflamación, como ocurre con la fibromialgia.

Las articulaciones que más se ven afectadas a lo largo del tiempo son las manos y las muñecas “por movimiento repetitivo”. También, las rodillas, ya sea por aumento de peso, por el uso de tacones, o ciertas prácticas deportivas.

“Cabe destacar que por cada 11 libras que la persona aumenta sobre su peso ideal, existe un 36% de riesgo de desarrollar artritis de la rodilla u osteoartritis”, advierte la doctora.

Además, aborda lo incorrecto de recurrir a la automedicación en el intento por atender el dolor. “Esa práctica puede dañar sus riñones, se puede afectar el hígado, muchos antinflamatorios pueden provocar gastritis. Muchas de las personas con osteoartritis son mayores y les puede subir la presión arterial con los antinflamatorios. Lo correcto es que cuando el dolor en la articulación va acompañado de hinchazón, y cuando ese dolor persiste más de 6 a 8 semanas, que estamos hablando de un dolor crónico, visite al médico”.

A nivel preventivo, Nadal Torres destaca que “lo más importante es mantener el peso ideal. También, hacer ejercicios de fortalecimiento y de estiramiento, como nadar, caminar y correr bicicleta, porque hay que fortalecer los músculos que están en las articulaciones. Y tener una dieta balanceada”.

This week, public health officials across the country are celebrating National Public Health Week and the power of prevention, advocating for healthy and fair policies, sharing strategies for successful partnerships and championing the role of a strong public health system. In this light, it is a very appropriate time to highlight the fact Wisconsin does not have a dedicated and stable funding source to protect the public from communicable and infectious diseases.

With ever-increasing threats of new and exotic diseases, as well as the re-emergence of known threats, it is important for us to prevent versus react to these threats in the 21st century. Together, the Wisconsin Public Health Association (WPHA) and the Wisconsin Association of Local Health Departments and Boards (WALHDAB) represent over 1,200 public health professionals in communities across Wisconsin, striving to prevent, promote, and protect the citizens of the state from the threat posed by communicable disease.

It should be a top priority to control and prevent these threats. The reality in our world today is that serious diseases are just a plane ride away. And it’s not just rare or new diseases like Zika, Ebola, and Elizabethkingia. Highly communicable illnesses, such as measles, tuberculosis, Hepatitis C and pertussis (whooping cough) have returned with a vengeance. Each time, public health must be ready to respond. These communicable diseases must be investigated, and the response coordinated and swift.

Today, that response is at risk. According to the Trust for America’s Health, Wisconsin ranks 41st in the nation in funding for public health – investing only $15.10 per capita compared to the national median of $39.32 per capita. That’s unfortunate and it’s dangerous too.

Even more alarming, Wisconsin has no dedicated, stable funding source for communicable disease control and prevention even though the state tasks local health departments with over 20 unfunded mandates for disease surveillance, investigation, prevention and control.

Despite limited resources, local public health departments carry out work in our communities every day, including providing surveillance and follow up for more than 70 communicable diseases. Often, this work is invisible, but the results are not.

Capacity at the local level truly matters and it is important for the Wisconsin State Legislature to invest in prevention.

Adding only $5 million in new funding over the upcoming two-year budget cycle – a fraction of the total $76 billion biennial budget that amounts to less than $1 per capita – will allow local health departments statewide to improve disease surveillance, provide staff training, and develop public awareness plans.  It will also move Wisconsin closer to the national norm for state investments in public health.

From the largest city to the smallest, all across the state, we are making sure lawmakers hear us. It is time to invest in prevention. Our local health departments need more resources to fight communicable diseases. Our residents deserve it and Wisconsin’s health depends on it.

Growing up as an immigrant in Hell’s Kitchen, on the West Side of New York City, the odds of Jaime Casap making it out of his hometown alive, much less being successful in life, were long.

Born in Argentina to a single mother, he wasn’t exactly living the American Dream between the days spent on welfare and those in which he was either witnessing violence on the streets or attending the funeral of a friend. Casap, like millions of children trapped in communities of poverty and crime, needed a vehicle to get to a better life. He found the keys to that ride in education.

Casap’s story is one of many stories of hope in the book “Humanizing the Education Machine,” co-authored by Bill Latham, CEO of MeTEOR Education (https://meteoreducation.com). Among other key themes, the book explores beating odds often created by a child’s ZIP code  in the American education system. Not only did Casap escape Hell’s Kitchen, he has gone on to become Google’s Global Education Evangelist, where he has been a consummate advocate for leveling the playing field in communities through an education that leverages digital technologies.

It is no small task to set someone on a different path that comes from this kind of background.  It takes a spirit of connection between students, faculty and teachers, and a shift in attitude to help other students overcome their ZIP codes. However, as changes  begin in the schools, the entire community benefits from the transformation.

Gone are the days that schools are simply a place to go and receive content that prepares a student for life.

“If school officials want to be relevant in a world that has rapidly moved from Gutenberg to Google, they will have to ask themselves what their value proposition will be in a content abundant world,” Latham notes. “They are going to have to transform their practices If they are going to continue to receive future permission from parents to educate their children.”

Some of the keys to laddering up schools into thriving community schools are presented through the research and journey of the K-12 Mindshift team that produced the “Humanize” book.  A few of the major themes the book explores are:

• Setting cultures and strategies that align with the particular needs of learning communities.More than 15 million children in the United States are living below the poverty line, often told they don’t have a chance.  Latham points to the tremendous mindshare these students devote to basic needs, safety and security.  Strategies that focus on their social and emotional literacy as well as resilience help such children persevere and emerge from such conditions with a brighter future.

• Working to re-engage social capital with teachers, parents and the community at large.The resources needed for transformative learning experiences for students are often found sitting on the sidelines in communities because of falling trust in the effectiveness of the school’s current strategies. Schools must become intentional about engaging their community and giving them clear insight into how they are going to ensure students are succeeding.

• Understanding the direct connection between engaging learning experiences and the student having a hopeful view of the future. Because of the environment that they live in, many kids show up to school each day without a chance of learning a thing.  Because they are homeless, their parents sell drugs or they are constantly faced with violence, their brains are on survival mode – fight or flight. They are always on alert, thus the brain has shut down all non-essential functions like learning.

“Teachers learn that kids bring their pain to class,” Latham says. “They also realize that nothing in their training prepares them for the pain. By understanding and embracing the relational role of the teachers, we will create a safe environment for their students, and begin to lay the foundation for a more resilient, hopeful learner as they emerge into their future.”

About Bill Latham

Bill Latham is the CEO of MeTEOR Education (https://meteoreducation.com), and co-author of the book “Humanizing the Education Machine.” He works alongside community members and their students in creating transformational learning experiences and supportive high-impact environments.

Al tomar un producto y leer su etiqueta muchos de sus ingredientes a veces resultan impronunciables.

Actualmente, en los supermercados son más los pasillos llenos de alimentos procesados, que vienen enlatados, empacados y congelados, que aquellos naturales, los que profesionales de la salud recomiendan consumir en su mayoría.

Pero según se ha ido desarrollando la industria alimenticia, lamentablemente ha aumentado el uso de químicos en los productos, por medio de los preservativos y aditivos, que además de hacerlos más duraderos también tienen la función de hacerlos más espesos, con más sabor y color.

“Una dieta basada en productos procesados va a ser alta en grasas, alta en sodios y alta en azúcares. Y eso significa que estaríamos en riesgo de condiciones comenzando con la obesidad, y nos lleva a otras como diabetes, condiciones cardiovasculares, hipertensión e incluso el cáncer”, indicó la nutricionista, dietista, Carolyn Landrau.

Y no hay que dejarse engañar por las etiquetas que dicen “saludable” o “natural”, pues hasta alimentos de bebé orgánicos tienen algunos de estos ingredientes dañinos.

De modo, que la experta recuerda que todo está en el balance.

“Todo en exceso puede ser dañino a nuestra salud. Una dieta enfocada en evitar lo más posible en alimentos procesados es mi recomendación. Porque al evitar estos productos, nos estamos inclinando más a las frutas, los vegetales frescos, los cereales de granos íntegros. Si nos inclinamos por esa selección estamos asegurando una mayor calidad nutricional”, destacó Landrau.

Presta atención

A continuación, presentamos algunos de los ingredientes que más comúnmente encontramos en las etiquetas.

BHT (Butylated Hydroxytoluene)

Es un aditivo muy común que se usa para evitar la oxidación, En el 2005 el Programa Nacional de Toxicología anticipó que era carcinógeno. Está presente en muchos tipos de alimentos y cosméticos. Se usa también en combustible de aviones y productos derivados del petróleo.

High Fructose Corn Syrup (HFCS)

Es hecho con maíz genéticamente modificado y procesado con enzimas genéticamente modificadas. Estudios recientes han revelado que contiene mercurio. También se ha descubierto que daña tejido, lo que propicia a desarrollo de diabetes, obesidad. hipertensión y enfermedades cardíacas. Se ha convertido en la mayor fuente de calorías en Estados Unidos.

Propylene glycol alginate (E405)

Se utiliza para espesar, emulsionar y es estabilizador de alimentos. También tiene usos industriales como anticongelante en los carros y descongelador de pistas en los aeropuertos.

Carrageenan

Es un aditivo utilizado en muchos alimentos como jamones, lácteos, panes y hasta pasta de dientes, para espesar y estabilizar. Procede de un extracto de algas y existe mucho debate de si es seguro o no, pues algunos estudios aseguran que es cancerígeno y produce inflamación.

Monosodium Glutamate (MSG)

Es un aminoácido utilizado para darle más sabor a sopas, aderezos, papitas y comidas congeladas. Tiene una sustancia que exacerba las células haciendo que se dañen o se mueran. Su uso continuo puede provocar depresión, daño ocular, dolores de cabeza, obesidad y desorientación.

Trans Fat

Se utilizan para preservar los alimentos y se hacen con un proceso de hidrogenación. Es una de las sustancias más dañinas que se pueden ingerir, pues aumenta el colesterol malo y reduce el bueno. Aumenta el riesgo de infartos cardíacos y diabetes. Es muy común en la comida de Fast Foods, margarinas, papitas y galletas.

Palm Oil

Es una grasa saturada rodeada de mucha controversia, pues es una grasa saturada que ha tomado más auge, desde la orden de eliminar los Trans Fats, pero de igual manera aumenta el colesterol malo y se le asocia a la hipertensión y otras enfermedades crónicas.

Sodium Nitrate (Sodium Nitrite)

Es utilizado mayormente en carne procesada como hot dogs, tocineta, jamón y corned beef. Se utiliza para darle un color más rojo a las carnes y más sabor, pero estudios han revelado que es altamente cancerígeno y afecta mayormente órganos como el hígado y el páncreas.

Enriched flour (harina fortificada)

Muchos de los alimentos horneados más tentadores, como los pretzels, son hechos con esta harina a la que se le quitan todos los nutrientes y se blanquea. Los dos procesos se hacen con ingredientes tóxicos, incluyendo metales que afectan el cuerpo.

Colorantes

Son utilizados en jugos, dulces, refrescos y aderezos de ensaladas. Afectan mucho el comportamiento de los niños y estudios han demostrado que algunos son cancerígenos. Estos son el Blue#1 y #2 (que también se relaciona a daño de cromosomas), Red Dye #3 (que se prohibió su uso hace ocho años, pero aún se encuentra) y Yellow#6 y Yellow Tartrazine. 

No cabe duda de que factores como el estrés, preocupaciones o una enfermedad pueden afectar el estado de ánimo de cualquier ser humano.

Sin embargo, cuando se trata de la mujer, existe la realidad de que su humor está marcado, además, por los vaivenes hormonales de gran parte de su vida, en especial los relacionados con su ciclo menstrual. Experimentar tristeza, desánimo y/o coraje es común durante una de las fases de esta etapa.

“Las personas que no saben mucho de esto piensan que las mujeres están locas, que son histéricas. No, no estamos locas ni estamos histéricas. Es que, simplemente, tenemos unos cambios hormonales que el hombre no tiene porque su testosterona se está produciendo constantemente”, explica la ginecóloga Mercedes Carrión, haciendo referencia al síndrome premenstrual o Premenstrual Syndrome (PMS).

La ginecóloga menciona que el ciclo menstrual comienza el primer día de la regla. Posteriormente, cerca del día 14, ocurre la ovulación. “Hay una subida bien rápida de hormonas para que ocurra la ovulación. Y en esa bajada, después de la ovulación, ahí es que vienen los síntomas del PMS”, que se presentan, usualmente, de siete a diez días antes de la menstruación. “Una vez baja la regla, automáticamente en el segundo o tercer día, se alivia todo, vuelves a la normalidad”.

Se cree que el PMS ocurre por “las variaciones entre el estrógeno y la progesterona”. Carrión aclara que “otra cosa importante es que la serotonina es un neurotransmisor que en la depresión está bien bajito. El paciente no produce suficiente, por eso es que está triste”. Se cree que durante el PMS “haya también un cambio en la producción de serotonina, que baje”.

No te confundas

Experimentar tristeza durante esta etapa no debe interpretarse como una depresión. “A veces tenemos síndrome premenstrual en pacientes que están deprimidas y le echan la culpa al PMS. No necesariamente. Tú puedes estar deprimida, y en esos momentos se agudizan todos los síntomas. Por eso en una paciente con un PMS bien severo, tú como doctor tienes que descartar una depresión”, cuyo diagnóstico estará a cargo “de un psiquiatra o un psicólogo”.

Carrión también hace referencia al síndrome premenstrual disfórico (PMDD, por sus siglas en inglés), que es más severo y “podría tener un componente de depresión, son dos cosas diferentes, pero están cerquita”.

En el PMDD, por ejemplo, los sentimientos de tristeza se agudizan y “el paciente simplemente no puede salir de la casa, le cambia toda su vida. Falta al trabajo. Cuando tú tienes ese tipo de paciente ahí tenemos que tomar acción porque le está afectando su diario vivir”.

Por otro lado, la doctora menciona que durante la menopausia también se experimentan cambios de humor, pero por una razón diferente.

“La menopausia es cuando nuestros ovarios dejan de producir estrógeno y progesterona, ya no estamos ovulando, y empezamos a tener estos cambios de humor porque dejamos de producir estas hormonas, y hay que darle un tiempo porque todo eso va cayendo en su sitio”. Además, los cambios de ánimo “no van a ser tan severos como es el PMS”.

Cómo lidiar

La ginecóloga menciona que orientarte para comprender lo que es el síndrome premenstrual hará una diferencia positiva en el objetivo de manejarlo. Si afecta tu calidad de vida, es momento de visitar a tu médico para evaluar si se trata de una depresión. Y dependiendo del caso, el doctor puede sugerir el uso de hormonas.

¡Vamos pa’l agua! Tu cuerpo te lo agradecerá.

1. Aumenta la capacidad motriz

Nadar nos ayuda a tener un cuerpo más alerta, un mejor equilibrio y a tener un tiempo de reacción más eficiente y rápido.

2. Retrasa el envejecimiento

Ayuda a mantenernos jóvenes, en especial si se considera que el 50% de las pérdidas funcionales asociadas a la vejez depende de la escasa utilización de los sistemas del cuerpo.

3. Mejora la memoria

Esto se debe a los ejercicios de respiración que se ponen en práctica al nadar, los cuales oxigenan de mejor manera el cerebro.

4. Elimina dolores de espalda

Muchos especialistas recomiendan la hidroterapia para curar ciertos padecimientos, sobre todo los dolores musculares. Una de las zonas más beneficiadas es la espalda.

5. Mejora la circulación

Es un ejercicio perfecto para quienes sufren de problemas circulatorios (como várices) porque al nadar, cada órgano de nuestro cuerpo recibe un ligero masaje, lo que activa la sangre.

Denver, Colorado – El dolor en cualquier parte del cuerpo es realmente “construido” en el cerebro a partir de la información que el organismo le envía, y cuando es crónico parece ser causado por “cambios cerebrales”, según un estudio divulgado hoy en la revista especializada Nature Communications.

A esa conclusión llegó un equipo del Instituto de Ciencias Cognitivas de la Universidad de Colorado en Boulder, que sostiene que el cerebro puede “sentir” el dolor de varias maneras, con mayor o menor intensidad, incluso si el estímulo corporal se mantiene constante.

El hallazgo ayudaría a entender el dolor crónico y la hipersensibilidad al dolor, con la esperanza de encontrar mejores soluciones clínicas para esos males, concluyeron los autores del estudio, los doctores Choong-Wan Woo y Tor Wager.

“El dolor es más que sólo una respuesta pasiva a los estímulos. El cerebro contribuye activamente al dolor, construyéndolo por medio de varios sistemas neuronales”, afirmó Woo.

Los investigadores desarrollaron un modelo basado en análisis cerebrales obtenidos por medio de imágenes de resonancia magnética (MRI) que permite predecir el dolor que una persona sentirá independientemente de los estímulos que reciba el cerebro.

Dicho de otra manera, el dolor que uno experimenta depende de la interpretación que el cerebro haga de las señales que el cuerpo le envíe. Y esa interpretación se realiza en zonas del cerebro (como el córtex prefrontal ventromedial, el núcleo accumbens y el hipocampo) tradicionalmente no asociadas con el dolor.

Se trata, sin embargo, de las áreas cerebrales que determinan el significado de experiencias y sensaciones, dolorosas o no.

Usando esas actividades cerebrales, o “marcadores”, los investigadores pueden anticipar los diferentes niveles de dolor que una persona experimentará sin importar la intensidad de los estímulos.

Los investigadores denominaron a los “marcadores” por ellos descubiertos como “Patrones de Dolor Independientes de la Intensidad del Estímulo” (SIIPS1, en inglés).

Wager, del Departamento de Psicología y Neurociencias de la mencionada universidad, puntualizó que el dolor crónico parece ser causado por “cambios cerebrales”, precisamente en las zonas ahora identificadas en la investigación.

Por eso, dijo Wager, el modelo SIIPS1 conduciría a “desarrollar nuevas opciones para prevenir y tratar” el dolor crónico. Pero para llegar a esa meta se deberán profundizar las investigaciones porque el tema, según Woo, recién comienza a estudiarse.