Shopping Cart

Your shopping cart is empty
Visit the shop

Your Adv Here

Roberto A. Nodal Sin duda el nuevo presidente electo de…

A lack of retirement security can make the golden years…

Election Day is Tuesday, November 8th. Polls are open from…

Chihuahua— El juez Alejandro Flores Legarda determinó como “prescritas”, las…

When number 5 ranked LSU came to Lambeau Field to…

Hola que tal amigo lector, soy Mariella Godinez-Munoz de tu…

Al tomar un producto y leer su etiqueta muchos de sus ingredientes a veces resultan impronunciables.

Actualmente, en los supermercados son más los pasillos llenos de alimentos procesados, que vienen enlatados, empacados y congelados, que aquellos naturales, los que profesionales de la salud recomiendan consumir en su mayoría.

Pero según se ha ido desarrollando la industria alimenticia, lamentablemente ha aumentado el uso de químicos en los productos, por medio de los preservativos y aditivos, que además de hacerlos más duraderos también tienen la función de hacerlos más espesos, con más sabor y color.

“Una dieta basada en productos procesados va a ser alta en grasas, alta en sodios y alta en azúcares. Y eso significa que estaríamos en riesgo de condiciones comenzando con la obesidad, y nos lleva a otras como diabetes, condiciones cardiovasculares, hipertensión e incluso el cáncer”, indicó la nutricionista, dietista, Carolyn Landrau.

Y no hay que dejarse engañar por las etiquetas que dicen “saludable” o “natural”, pues hasta alimentos de bebé orgánicos tienen algunos de estos ingredientes dañinos.

De modo, que la experta recuerda que todo está en el balance.

“Todo en exceso puede ser dañino a nuestra salud. Una dieta enfocada en evitar lo más posible en alimentos procesados es mi recomendación. Porque al evitar estos productos, nos estamos inclinando más a las frutas, los vegetales frescos, los cereales de granos íntegros. Si nos inclinamos por esa selección estamos asegurando una mayor calidad nutricional”, destacó Landrau.

Presta atención

A continuación, presentamos algunos de los ingredientes que más comúnmente encontramos en las etiquetas.

BHT (Butylated Hydroxytoluene)

Es un aditivo muy común que se usa para evitar la oxidación, En el 2005 el Programa Nacional de Toxicología anticipó que era carcinógeno. Está presente en muchos tipos de alimentos y cosméticos. Se usa también en combustible de aviones y productos derivados del petróleo.

High Fructose Corn Syrup (HFCS)

Es hecho con maíz genéticamente modificado y procesado con enzimas genéticamente modificadas. Estudios recientes han revelado que contiene mercurio. También se ha descubierto que daña tejido, lo que propicia a desarrollo de diabetes, obesidad. hipertensión y enfermedades cardíacas. Se ha convertido en la mayor fuente de calorías en Estados Unidos.

Propylene glycol alginate (E405)

Se utiliza para espesar, emulsionar y es estabilizador de alimentos. También tiene usos industriales como anticongelante en los carros y descongelador de pistas en los aeropuertos.

Carrageenan

Es un aditivo utilizado en muchos alimentos como jamones, lácteos, panes y hasta pasta de dientes, para espesar y estabilizar. Procede de un extracto de algas y existe mucho debate de si es seguro o no, pues algunos estudios aseguran que es cancerígeno y produce inflamación.

Monosodium Glutamate (MSG)

Es un aminoácido utilizado para darle más sabor a sopas, aderezos, papitas y comidas congeladas. Tiene una sustancia que exacerba las células haciendo que se dañen o se mueran. Su uso continuo puede provocar depresión, daño ocular, dolores de cabeza, obesidad y desorientación.

Trans Fat

Se utilizan para preservar los alimentos y se hacen con un proceso de hidrogenación. Es una de las sustancias más dañinas que se pueden ingerir, pues aumenta el colesterol malo y reduce el bueno. Aumenta el riesgo de infartos cardíacos y diabetes. Es muy común en la comida de Fast Foods, margarinas, papitas y galletas.

Palm Oil

Es una grasa saturada rodeada de mucha controversia, pues es una grasa saturada que ha tomado más auge, desde la orden de eliminar los Trans Fats, pero de igual manera aumenta el colesterol malo y se le asocia a la hipertensión y otras enfermedades crónicas.

Sodium Nitrate (Sodium Nitrite)

Es utilizado mayormente en carne procesada como hot dogs, tocineta, jamón y corned beef. Se utiliza para darle un color más rojo a las carnes y más sabor, pero estudios han revelado que es altamente cancerígeno y afecta mayormente órganos como el hígado y el páncreas.

Enriched flour (harina fortificada)

Muchos de los alimentos horneados más tentadores, como los pretzels, son hechos con esta harina a la que se le quitan todos los nutrientes y se blanquea. Los dos procesos se hacen con ingredientes tóxicos, incluyendo metales que afectan el cuerpo.

Colorantes

Son utilizados en jugos, dulces, refrescos y aderezos de ensaladas. Afectan mucho el comportamiento de los niños y estudios han demostrado que algunos son cancerígenos. Estos son el Blue#1 y #2 (que también se relaciona a daño de cromosomas), Red Dye #3 (que se prohibió su uso hace ocho años, pero aún se encuentra) y Yellow#6 y Yellow Tartrazine. 

No cabe duda de que factores como el estrés, preocupaciones o una enfermedad pueden afectar el estado de ánimo de cualquier ser humano.

Sin embargo, cuando se trata de la mujer, existe la realidad de que su humor está marcado, además, por los vaivenes hormonales de gran parte de su vida, en especial los relacionados con su ciclo menstrual. Experimentar tristeza, desánimo y/o coraje es común durante una de las fases de esta etapa.

“Las personas que no saben mucho de esto piensan que las mujeres están locas, que son histéricas. No, no estamos locas ni estamos histéricas. Es que, simplemente, tenemos unos cambios hormonales que el hombre no tiene porque su testosterona se está produciendo constantemente”, explica la ginecóloga Mercedes Carrión, haciendo referencia al síndrome premenstrual o Premenstrual Syndrome (PMS).

La ginecóloga menciona que el ciclo menstrual comienza el primer día de la regla. Posteriormente, cerca del día 14, ocurre la ovulación. “Hay una subida bien rápida de hormonas para que ocurra la ovulación. Y en esa bajada, después de la ovulación, ahí es que vienen los síntomas del PMS”, que se presentan, usualmente, de siete a diez días antes de la menstruación. “Una vez baja la regla, automáticamente en el segundo o tercer día, se alivia todo, vuelves a la normalidad”.

Se cree que el PMS ocurre por “las variaciones entre el estrógeno y la progesterona”. Carrión aclara que “otra cosa importante es que la serotonina es un neurotransmisor que en la depresión está bien bajito. El paciente no produce suficiente, por eso es que está triste”. Se cree que durante el PMS “haya también un cambio en la producción de serotonina, que baje”.

No te confundas

Experimentar tristeza durante esta etapa no debe interpretarse como una depresión. “A veces tenemos síndrome premenstrual en pacientes que están deprimidas y le echan la culpa al PMS. No necesariamente. Tú puedes estar deprimida, y en esos momentos se agudizan todos los síntomas. Por eso en una paciente con un PMS bien severo, tú como doctor tienes que descartar una depresión”, cuyo diagnóstico estará a cargo “de un psiquiatra o un psicólogo”.

Carrión también hace referencia al síndrome premenstrual disfórico (PMDD, por sus siglas en inglés), que es más severo y “podría tener un componente de depresión, son dos cosas diferentes, pero están cerquita”.

En el PMDD, por ejemplo, los sentimientos de tristeza se agudizan y “el paciente simplemente no puede salir de la casa, le cambia toda su vida. Falta al trabajo. Cuando tú tienes ese tipo de paciente ahí tenemos que tomar acción porque le está afectando su diario vivir”.

Por otro lado, la doctora menciona que durante la menopausia también se experimentan cambios de humor, pero por una razón diferente.

“La menopausia es cuando nuestros ovarios dejan de producir estrógeno y progesterona, ya no estamos ovulando, y empezamos a tener estos cambios de humor porque dejamos de producir estas hormonas, y hay que darle un tiempo porque todo eso va cayendo en su sitio”. Además, los cambios de ánimo “no van a ser tan severos como es el PMS”.

Cómo lidiar

La ginecóloga menciona que orientarte para comprender lo que es el síndrome premenstrual hará una diferencia positiva en el objetivo de manejarlo. Si afecta tu calidad de vida, es momento de visitar a tu médico para evaluar si se trata de una depresión. Y dependiendo del caso, el doctor puede sugerir el uso de hormonas.

¡Vamos pa’l agua! Tu cuerpo te lo agradecerá.

1. Aumenta la capacidad motriz

Nadar nos ayuda a tener un cuerpo más alerta, un mejor equilibrio y a tener un tiempo de reacción más eficiente y rápido.

2. Retrasa el envejecimiento

Ayuda a mantenernos jóvenes, en especial si se considera que el 50% de las pérdidas funcionales asociadas a la vejez depende de la escasa utilización de los sistemas del cuerpo.

3. Mejora la memoria

Esto se debe a los ejercicios de respiración que se ponen en práctica al nadar, los cuales oxigenan de mejor manera el cerebro.

4. Elimina dolores de espalda

Muchos especialistas recomiendan la hidroterapia para curar ciertos padecimientos, sobre todo los dolores musculares. Una de las zonas más beneficiadas es la espalda.

5. Mejora la circulación

Es un ejercicio perfecto para quienes sufren de problemas circulatorios (como várices) porque al nadar, cada órgano de nuestro cuerpo recibe un ligero masaje, lo que activa la sangre.

Denver, Colorado – El dolor en cualquier parte del cuerpo es realmente “construido” en el cerebro a partir de la información que el organismo le envía, y cuando es crónico parece ser causado por “cambios cerebrales”, según un estudio divulgado hoy en la revista especializada Nature Communications.

A esa conclusión llegó un equipo del Instituto de Ciencias Cognitivas de la Universidad de Colorado en Boulder, que sostiene que el cerebro puede “sentir” el dolor de varias maneras, con mayor o menor intensidad, incluso si el estímulo corporal se mantiene constante.

El hallazgo ayudaría a entender el dolor crónico y la hipersensibilidad al dolor, con la esperanza de encontrar mejores soluciones clínicas para esos males, concluyeron los autores del estudio, los doctores Choong-Wan Woo y Tor Wager.

“El dolor es más que sólo una respuesta pasiva a los estímulos. El cerebro contribuye activamente al dolor, construyéndolo por medio de varios sistemas neuronales”, afirmó Woo.

Los investigadores desarrollaron un modelo basado en análisis cerebrales obtenidos por medio de imágenes de resonancia magnética (MRI) que permite predecir el dolor que una persona sentirá independientemente de los estímulos que reciba el cerebro.

Dicho de otra manera, el dolor que uno experimenta depende de la interpretación que el cerebro haga de las señales que el cuerpo le envíe. Y esa interpretación se realiza en zonas del cerebro (como el córtex prefrontal ventromedial, el núcleo accumbens y el hipocampo) tradicionalmente no asociadas con el dolor.

Se trata, sin embargo, de las áreas cerebrales que determinan el significado de experiencias y sensaciones, dolorosas o no.

Usando esas actividades cerebrales, o “marcadores”, los investigadores pueden anticipar los diferentes niveles de dolor que una persona experimentará sin importar la intensidad de los estímulos.

Los investigadores denominaron a los “marcadores” por ellos descubiertos como “Patrones de Dolor Independientes de la Intensidad del Estímulo” (SIIPS1, en inglés).

Wager, del Departamento de Psicología y Neurociencias de la mencionada universidad, puntualizó que el dolor crónico parece ser causado por “cambios cerebrales”, precisamente en las zonas ahora identificadas en la investigación.

Por eso, dijo Wager, el modelo SIIPS1 conduciría a “desarrollar nuevas opciones para prevenir y tratar” el dolor crónico. Pero para llegar a esa meta se deberán profundizar las investigaciones porque el tema, según Woo, recién comienza a estudiarse.

Prevén que el láser de cambio de color del iris se comercialice en uno o dos años.

El prestigioso oftalmólogo costarricense Claudio Örlich ha vaticinado que el láser que permite el cambio de color del iris, el ‘Stroma’, ahora en fase de pruebas para confirmar que no arroja riesgos para la visión, podría ser comercializado en el plazo de uno a dos años.

El experto realizó este pronóstico en el XIX Congreso Oftalmológico FacoElche (Alicante, este de España), donde presentó los resultados a nivel mundial del primer estudio científico relacionado con el cambio de color del iris y la córnea artificial, que hasta hace unos años era una técnica experimental.

Örlich señaló que la despigmentación del color del iris es un procedimiento “muy sencillo”, que se lleva a cabo en menos de 30 segundos y que no produce ningún tipo de molestia en el paciente, aunque se trata de un proceso “irreversible”.

Afirmó que la despigmentación del iris no se produce de forma inmediata tras la intervención sino que el proceso se basa en la estimulación de unas células, “que se comen el pigmento de forma paulatina”, concretamente durante un período de entre 4 y 6 semanas.

Según el especialista, todas las personas tienen el iris de color claro con pigmentos que producen la tonalidad marrón o verde, “por lo que al remover ese pigmento se logra el color claro”.

Sobre las razones del cambio del color del iris, destacó que puede deberse a la intención de lograr una tonalidad del iris uniforme en los ojos o incluso por motivos cosméticos.

Insistió en que se trata de un procedimiento seguro, que no ha supuesto problemas de glaucoma, hipertensión ocular o cualquier otro tipo de efecto secundario pueda poner en riesgo la visión del paciente.

Y explicó que el estudio se inició hace tres años y se ha llevado a cabo en diferentes centros de Estados Unidos, México y Costa Rica.

FacoElche reúne del 2 al 4 de febrero a más de 1,000 profesionales de la visión de España y del extranjero, en una cita en la que se dan a conocer últimas tendencias e innovaciones relacionadas a la cirugía facorefractiva.

Selecciona la fórmula que mejores beneficios le brinde a tu piel

¿Humectante o hidratante? A menudo, cuando vas a comprar una crema para la piel, estos dos términos aparecen en las etiquetas de los diversos productos en el mercado y das por hecho de que se trata de lo mismo y no es así.

El dermatólogo Luis Ortiz Espinosa explica que el propósito de una crema hidratante es aumentar el agua en la piel. Comúnmente estos productos contienen vitaminas A, C y E, y aceites derivados de la naturaleza como el de coco y el de aguacate.

Mientras que la crema humectante ayuda a incrementar otros compuestos que le dan más lubricación a la piel y que tienen la función de crear una barrera que no deja salir nada de la piel y a la vez hace que se mantenga más lubricada. Entre los compuestos lubricantes más económicos, el médico mencionó la vaselina.

También las cremas humectantes con glicerinas son efectivas porque se ha encontrado que aumentan la penetración de la humedad. Pero este ingrediente sirve solo como base porque a estas cremas se les pueden añadir otros componentes como los antioxidantes, ácidos exfoliantes, ácido salicílico o retinoide, dependiendo de la necesidad de la piel.

“La recomendación general es que busquemos que haya compuestos antioxidantes, que son los que van a revertir el daño del medio ambiente. Con la exposición al ambiente desarrollamos radicales libres -que también surgen por malos hábitos, como fumar o por la contaminación- y que dañan la piel y nuestros órganos y, además, nos envejecen”, sugiere el dermatólogo y director de la clínica Nova Derm en Bayamón y Carolina.

No importa la fórmula que se ajuste a tus necesidades, debes aplicarla en todo el cuerpo una o dos veces al día.

Al no existir un tratamiento efectivo, la viruela se convirtió en una de las enfermedades más temidas por la población.

Hace más de 10 mil años apareció por primera vez una terrible enfermedad conocida como viruela. La primera prueba de su existencia se detectó en varias momias egipcias, entre ellas la del conocido faraón Ramsés V. Sin embargo, no fue hasta el siglo XVI que la viruela llegó al Nuevo Mundo.

Las múltiples epidemias de esta enfermedad causaron la muerte de muchas culturas indígenas americanas y, además, contribuyeron a la aniquilación de los imperios azteca e inca. Ya para esa época, las distintas variaciones de la viruela se habían convertido en una amenaza a nivel mundial.

Una de estas epidemias afectó a la Isla en 1689, provocando la muerte de 25 sacerdotes, 700 ciudadanos, una gran cantidad de esclavos y un alto porcentaje de la guarnición en la plaza militar.

Al no existir un tratamiento efectivo, la viruela se convirtió en una de las enfermedades más temidas por la población. Las erupciones rojizas que aparecían a causa de la enfermedad comenzaban en la boca y terminaban esparciéndose por todo el cuerpo. Éstas tenían la tendencia de deformar el rostro de muchas de sus víctimas.

Afortunadamente, un boticario y cirujano inglés llamado Edward Jenner, notó que las personas que habían padecido la viruela vacuna, mostraban resistencia a la viruela humana por un espacio de 53 años. Así, el 14 de mayo de 1796, luego de varios años de estudio, Jenner extrajo pus de una llaga de la mano de una ordeñadora que había contraído la viruela vacuna.

El pus extraído fue inyectado a un niño de ocho años, quien desarrolló una leve enfermedad que desapareció sin mayor complicación.

Casi dos meses más tarde, el menor fue contaminado, a propósito, con la viruela humana y nunca mostró síntomas de ésta.

La nueva vacuna de la viruela fue introducida de inmediato a diversos países a principios del siglo XIX. A Puerto Rico, por ejemplo, fue traída en 1803, antes que a cualquier otro lugar de América por el médico catalán Francisco Oller Ferrer, abuelo del afamado pintor borincano Francisco Oller y Cesteros

Fuiste al médico, te estás tomando lo que recetó, pero encuentras que la fiebre te sube antes de la hora para la próxima dosis.

Tienes una monga terrible. Fuiste al médico, te estás tomando lo que recetó, pero encuentras que la fiebre te sube antes de la hora para la próxima dosis.

Aquí es cuando puedes recurrir a unos remedios simples en casa.

Pero ojo, si la fiebre no baja debes acudir nuevamente al doctor o a una sala de emergencia.

A continuación, algunas cosas que puedes hacer:

Un baño con agua tibia. Lo más apropiado que puedes hacer en estos casos es tomar un baño con agua no muy fría y no muy caliente, pues tu interés cuando la fiebre aumenta es mantener en equilibrio la temperatura de cuerpo.

Medias mojadas. Gran parte del calor del cuerpo se concentra en los pies, por ende, es buena idea comenzar a regular tu temperatura por ahí, y la manera más adecuada para hacerlo es usando medias  con agua fría.

Tomar mucha agua. La fiebre está asociada con la pérdida de líquidos en el cuerpo, por tanto, ingerir agua en estas circunstancias no solamente te mantiene hidratado, sino que además contribuye a contrarrestar las altas temperaturas.

Añadirle pique a la comida. La capsaicina contenida en los pimientos picantes como el chile te hará sudar y mejorar tu circulación sanguínea. De esta manera regulas la temperatura de tu cuerpo.

Ingiere bebidas frías o paletas. Cuando la fiebre aumenta, una forma muy inteligente de combatirla es con bebidas frías o con paletas de agua, después de todo, éstas le añaden hidratación al cuerpo y lo mantienen fresco.

Té de salvia. La salvia estimula la transpiración y por tanto contribuye a reducir la temperatura corporal en momentos en que sientes que hierves por dentro. La mejor manera de potencializar sus efectos es beberla en la presentación de un té caliente, ya que de esta manera sudas más.

La Cámara de Senadores aprobó el dictamen de la iniciativa para autorizar el uso de la mariguana con fines medicinales y científicos, además de su cultivo e importación con esos propósitos.

La reforma fue avalada por el pleno con 98 votos a favor, 7 en contra y una abstención.

La minuta fue enviada a la Cámara de Diputados para su análisis y eventual ratificación.

El proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal fue presentado por el presidente Enrique Peña Nieto el 21 de abril.

El dictamen, del cual se dio cuenta al pleno, agrega el artículo 235 Bis de la Ley General de Salud para establecer lo siguiente:

“La Secretaría de Salud deberá diseñar y ejecutar políticas públicas que regulen el uso medicinal de los derivados farmacológicos de la cannabis sativa, índica y americana o mariguana, entre los que se encuentra el tetrahidrocannabinol, sus isómeros y variantes estereoquímicas, así como normar la investigación y producción nacional de los mismos”.

El artículo 290 fue modificado para estipular que:

“La Secretaría de Salud otorgará autorización para importar estupefacientes, substancias psicotrópicas, productos o preparados que los contengan, incluyendo los derivados farmacológicos de la cannabis sativa, índica y americana o mariguana”.

Con la reforma al artículo 198 del Código Penal Federal, se establece que :“La siembra, cultivo o cosecha de plantas de mariguana no será punible cuando estas actividades se lleven a cabo con fines médicos y científicos en los términos y condiciones de la autorización que para tal efecto emita el Ejecutivo Federal”.

 1. SUPERCOMIDA. Provee una gran dosis de  antioxidantes, más poderosa que la de otros alimentos considerados tradicionalmente, como el chocolate negro, vino o arándanos.
 2. FIBRA. Cuatro onzas de este vegetal provee 10 gramos, la cantidad más alta entre los alimentos ricos en fibra. Considera que las guías alimentarias recomiendan que las mujeres consuman entre 21 y 25 gramos.
3. APOYO DIGESTIVO. El extracto de la hoja es recomendado como  remedio para la indigestión y dolores de estómago, debido al contenido de cinarina, ácido que aumenta la producción de bilis, que ayuda a acelerar el movimiento intestinal.
4. COLESTEROL. El extracto de la hoja también ha sido estudiado por sus efectos al reducir los niveles de colesterol “malo” y colesterol en general en la sangre.
5. COGNICIÓN. Las alcachofas proveen cerca del 12% de los niveles recomendados de vitamina K, que ofrece protección contra el daño y la degeneración neuronal, lo que a su vez ayuda contra enferme- dades cognitivas.

Miel y naranja. Combina dos cucharadas tanto de ralladura de naranja seca y avena con una de miel. Aplícala de modo circular en piel limpia. Déjala reposar y enjuaga bien. No te frotes al secarte.

Guineo. Maja dos guineos bien madurados con azúcar morena. Masajea el cutis por cinco minutos y enjuaga con agua fría. Para que además sea humectante, añade miel a la mezcla.

Papaya y yogur. Mezcla media taza de papaya bien madura y dos cucharadas de yogur, tres gotas de limón y una cucharada de miel. Frota la piel en movimientos circulares y deja reposar por cinco minutos. Retira con agua fría.

Avena molida y tomate. Mezcla avena molida con azúcar en un plato llano. Coloca dos rebanadas de tomate sobre la mezcla y úsalas para frotar de modo circular la cara. Luego, cubre la cara con otras rebanadas de tomate por unos minutos y enjuaga.

Limón. Corta un limón a la mitad y coloca la parte de la pulpa de ambas mitades sobre azúcar en polvo. Úsalas para exfoliar las manos y los pies por cinco minutos (nunca en la cara). Lava bien con agua tibia y jabón suave.

Muchos pacientes enfrentan complicaciones de salud por su descontrol en la ingesta de alimentos.

Un estudio científico reveló que la diabetes se descontrola durante los meses de fiestas navideñas, principalmente por el consumo descontrolado y la falta de cuidado de los pacientes con azúcar alta, lo que podría conllevar una hospitalización para el año nuevo.

El doctor Rolando G. Chavier, director médico del Centro de Medicina Primaria y Prevención de Diabetes, presentó hoy la investigación.

“Las altas concentraciones de glucosa en sangre reflejada por los niveles de Hb A1C (hemoglobina glicosilada) indican una dieta indisciplinada entre los pacientes diabéticos durante las fiestas”, expuso el también catedrático auxiliar de University of Health & Science de Antigua.

Con la prueba de hemoglobina glicosilada se mide el promedio de azúcar en sangre por un periodo de los últimos tres meses.

Estudiantes boricuas en la universidad de Antigua trabajaron en el estudio para el cual se reclutaron seis laboratorios clínicos en el área de Río Piedras, con una muestra de 651 pacientes.

La temporada de fiestas en Puerto Rico, según el estudio, presenta un alto riesgo especial para los pacientes diabéticos que los expone y lleva a complicaciones de salud.

El estudiante de Medicina Alberto Ortiz Corrada mencionó que la muestra pone de relieve la necesidad de métodos más eficaces, impulsados por los proveedores de atención médica, para mejorar el control de la diabetes durante las vacaciones.

En la conferencia de prensa en la que se hizo el anuncio, el presidente de Medicare y Mucho Más (MMM), Orlando González, dijo que la empresa llevará un mensaje de prevención a la población a la que sirve en Puerto Rico y demás ciudadanos de la Isla.

Agregó que como parte de la colaboración en este esfuerzo educativo, apoyarán a los afiliados “en tener control de su salud durante la época navideña mediante una diversidad de esfuerzos educativos en medios nacionales, regionales, redes sociales y charlas educativas”.

También se entregará material educativo con recomendaciones y ejemplos de cómo consumir platos navideños con las porciones adecuadas, según validado por dietistas.

By Bob Blancato

Medicare Open Enrollment is here — and it’s time for older adults to step up to the plate.

From now until December 7th, they can sign up for Medicare coverage, switch out of their current health plan for a new one,  or add prescription drug coverage through Medicare Part D. 

Adding Part D coverage is a home run. After signing up, seniors receive affordable access to some of the most advanced medications available. They’ll be healthier and more stable financially.

First implemented in 2006, Part D has exceeded all expectations. In its first year, almost 11 million seniors gained comprehensive prescription drug coverage. Today more than 40 million people are Part D beneficiaries and they like it. Nine in ten older adults enrolled reported they were satisfied with their coverage.

And according to the Congressional Budget Office, total Part D costs were 45 percent less than originally predicted. Premiums have remained remarkably steady from year to year.

Part D is also about prevention and promoting better health. One study showed an 8 percent decrease in hospital admissions among seniors with Part D coverage.

Older adults also can be confident that they’ll find a prescription drug plan that matches their individual needs. In 2017, Part D will boast 746 different plans across 34 regions of the country. 

Despite all of these benefits, some policymakers think the drugs covered under Part D cost too much. They point to examples of other organizations, such as the Department of Veterans Affairs, which have secured “lower prices.”

That comparison is misinformed. The VA National Formulary maintains low prices by excluding critical new medications from coverage. Only 19 percent of the drugs approved by the FDA since 2000 were covered as of 2005.  The vast majority of currently covered drugs are older and potentially less effective than the drugs used throughout the rest of the American healthcare system. Of the top 200 Part D drugs, the VA covers just over 80 percent. By comparison, the two highest-enrollment Part D plans cover nearly 96 percent.

Far from offering a better model, the VA is keeping costs down by restricting access to care. Allowing lawmakers to remodel Part D after the VA would be a disaster; a better idea would be to reform the VA plan to mirror Part D.

Unlike the lasting celebration of winning a World Series, the Medicare Open Enrollment Period won’t stay open much longer. So older Americans shouldn’t delay shopping for a drug plan that provides them with affordable, quality medications.

Bob Blancato is the executive director of the National Association of Nutrition and Aging Services Programs.

By Cheryl L. Dejewski

With diabetes at epidemic levels, you probably know (or are) one of the 29+ million Americans with the disease. Be aware. Diabetes does more than affect blood sugar levels. Without proper precautions, it can rob a person of their sight. Eye Care Specialists, a local ophthalmology practice recognized for exceptional service in the Latino community, especially in the care of diabetic patients, provides the following information to help protect vision.

How diabetes

affects the eyes 

With diabetes, fluctuating and high blood sugar levels can cause the blood vessels that nourish the retina in the back of the eye to become weak or abnormal. This leads to leakage and bleeding that can blur vision and permanently impair sight. All diabetics—type 1 or 2, insulin-dependent or not—are at risk, which can occur upon onset and increases with the number of years you are diabetic. Up to 45% of diabetics have some degree of diabetic retinopathy (damage to the retina). And, if you are Latino, you have up to a three times greater risk of losing vision to diabetes than a white person.

No symptoms doesn’t mean you’re safe

Most people don’t notice a problem until retinopathy is so far advanced that lost vision can’t be restored. That’s why annual dilated eye exams are crucial. Also, call your doctor immediately if you notice vision changes in one or both eyes, numerous floating spots (like spider webs), or a veil over your vision. Also, get checked if you become pregnant.

Detection = Examination

Because blood sugar level fluctuations can temporarily affect vision and significant retinopathy can exist even if a person’s vision appears to be good, diabetes-related eye damage can only be diagnosed through a comprehensive eye exam that includes pupil dilation (enlargement with drops) to best see inside and thoroughly check the back of the eye. 

Treatment can save sight

Some eye care specialists are specially trained in the use of medication (Avastin, Eylea and Lucentis) injections into the eye to stop abnormal blood vessel leakage and growth. Results from injection treatment can be quite successful, including stabilization of vision and, in some cases, actual improvement in sight.

Should you be screened?

Do you have diabetes? Was your last eye exam more than a year ago?  If you can answer “Yes” to those two questions, then it’s time to have your vision checked. Keep in mind that appointments are often covered by insurance, Medicare or Medicaid. If these options are not applicable, arrangements can usually be made to accept cash, check, credit card or financing plan payment. Don’t hesitate. It’s an opportunity to ensure that you see life to the fullest—now and in the future. And, remember, EVERYONE should have their eyes checked every two years after age 40 for other conditions, like glaucoma, that may be causing permanent vision loss without you even noticing it.

Prevention Tips

Diabetes-related sight loss is often preventable with blood sugar control, yearly exams and early intervention. But an eye care specialist’s expertise and treatments are of no use if you don’t go in for regular checks.

FREE Booklets &

Information

Eye Care Specialists’ doctors are dedicated to providing the highest quality diabetes, cataract and glaucoma care, including injection and laser treatment. Call 414-321-7035 for FREE copies of their booklets on these topics or to schedule an appointment for a thorough examination at their offices on 7th & Wisconsin Avenue, Mayfair Road across from the mall, or 102nd & National Ave. Appointments are often covered by insurance, Medicare or Medicaid. If these options are not applicable, arrangements can be made to accept cash, check, credit card or financing plan payment. Information is also available at www.eyecarespecialists.net.

By Dick Resch

Going to the gym is about to get a lot more expensive.

That’s because the share of companies offering wellness programs dropped 13 percent this year.  These programs — which often include subsidized gym memberships, free fitness trackers, and bonuses for losing weight — keep employees healthy, thereby cutting medical and insurance expenses. At least that’s the theory.

In practice, many companies aren’t seeing a return on their wellness investments. So they’re ditching the programs.

That’s a mistake. Employers can save themselves millions through wellness programs. They just need to find ways to boost workers’ low participation rates.

Properly designed wellness programs pad companies’ bottom lines. Every dollar spent on wellness programs reduces medical costs by over $3, according to a Health Affairs study.

Of course, the programs only work if employees participate. Right now, four in 10 workers opt out.  A majority of those employees say they don’t have enough time to take part. And 43 percent say the program locations are too inconvenient.

In response to such concerns, some companies are bringing healthy choices right to workers’ offices.

For instance, Blue Shield California stocks the cafeteria with nutritious food and provides sit-stand and treadmill desks. Eighty percent of employees now participate in the wellness program. Over a four-year period, employees’ physical activity rates increased 32 percent and high blood pressure rates dropped 66 percent.

Other businesses rely on teamwork and a dose of healthy peer pressure to increase participation. Take Bazaarvoice, a software service company in Austin, Texas. Employees earn points — redeemable for gift cards and other perks — for healthy behaviors, such as undergoing yearly checkups or exercising.

Crucially, employees gain more points when they complete group activities, such as attending a fitness class with their team.  Since implementing this team-based framework, participation has skyrocketed. Management anticipates reduced insurance and medical costs as a result.

It’s essential that companies don’t make employees compete for a prize. That’s a sure-fire way to increase apathy instead of enthusiasm.

That’s why my company, furniture manufacturer KI, measures and rewards employees individually. We set specific goals for each employee based on an initial health screening. If they meet their benchmarks, they earn back a portion of their health insurance premiums. The financial incentives and individually tailored goals are a large reason KI boasts a nearly 100 percent wellness program participation rate.

The program saves our company serious money. We spend $2.2 million on the wellness program and save $3.3 million a year on insurance premiums — a return on investment of 50 percent. Our annual health costs per employee are 24 percent lower than the national average.

If companies aren’t reaping benefits from their wellness programs, they should look to boost participation before axing the initiatives. Companies can’t simply hand out Fitbits — they need to find ways to ensure the fitness trackers wind up on employees’ wrists, instead of in their dressers.

Dick Resch is CEO of Wisconsin-based manufacturer KI.

By Joel Zinberg

A recent study in the journal JAMA Internal Medicine shows that drug companies are bribing doctors with food to prescribe their expensive, brand-name medicines.

At least that’s the way it’s been reported in the media. Dig deeper into the study, however, and it becomes clear that doctors aren’t selling out for sandwiches. There’s no proof that industry-sponsored meals drive prescribing behavior. In fact, the relationships between pharmaceutical sales representatives and physicians may actually benefit patients.

The study reported that physicians who received even one industry-sponsored meal were more likely to prescribe the brand-name medicine that was being promoted. Receipt of additional meals was associated with greater increases in relative brand-name prescribing rates. And receipt of costlier meals was associated with increased target drug prescribing for 3 of the 4 drugs studied.

These findings were based on flawed methodology. The study examined physician prescribing over the entire year of 2013 but only looked at meals provided in the last 5 months of 2013. As the authors conceded, “The findings reflect an association and not necessarily causality.” Indeed, it is hard to fathom how lunch in October could have persuaded a physician to prescribe a particular drug the previous February.

The overwhelming majority of the studied physicians did not receive any industry-sponsored meals promoting the studied drugs. Among those that did, nearly all had a single meal. The notion that the pharmaceutical industry is buying off physicians en masse is hyperbole.

So are reports of industry largesse. The average values of the sponsored meals for the 4 study drugs ranged from $12-$18 — hardly lunch at the Four Seasons. When the authors arbitrarily set the threshold for expensive meals at $20 they presumably found costlier meals were associated with increased prescribing.

But this claim was based on “predicted probabilities” for selected physicians who are most likely to prescribe rather than actual probabilities for all physicians. And close examination of the study graphs only showed significant differences in prescribing based on meal cost for 1 of the 4 drugs, not 3 out of 4 as claimed by the authors.

This new study is not the first to connect drug industry gifts and physician prescribing behavior – an editorial accompanying the study cited 2 recent publications. But the link was as tenuous in those studies as in this new one.

The first was a 2011 Massachusetts study which found a positive association between industry payments and higher rates of prescribing brand-name statins. But it was only significant for physicians who received at least $2,000 from industry and the effect was miniscule — for every $1,000 in payments received, the brand-name statin prescribing rate increased 0.1%.

In the second study, ProPublica looked at 2014 contemporaneous payment and prescribing data and found that physicians who received any kind of industry payment, even just meals, had higher rates of brand-name prescribing. But the study didn’t link payments for specific drugs to increased prescriptions for those drugs. Nor did the study link payments by particular companies to increased prescriptions of those companies’ drugs. As ProPublica’s authors acknowledged, “We have not established…a causal link.

…There is certainly a plausible reverse causation here — that drug companies give money to physicians who already are heavy brand-name prescribers.”

Physicians who eschew interactions with pharmaceutical representatives could be under-prescribing brand-name drugs and harming their patients. Industry-sponsored meals are merely an entry point for drug representatives to present product information to physicians. If that presentation is truthful there is no harm. The new study’s authors admitted, “If events where industry-sponsored meals are provided affect prescribing by informing physicians about new evidence and clinical guidelines, then the receipt of sponsored meals may benefit patient care.”

There are many reasons brand-name drugs are prescribed. Well-fed physicians are not among them.

Joel Zinberg, M.D., is a visiting scholar at the American Enterprise Institute.

Los padres de familia estarían intoxicando a sus propios hijos, sin saberlo, al darles dosis equivocadas de medicamento, de acuerdo a un estudio de la Asociación de Pediatras de Estados Unidos.

Los especialistas recomiendan usar una jeringa para poder realizar mediciones más exactas. Evitar el uso de la “tacita” para medir las dosis de medicamentos puede ayudar a aminorar la posibilidad de errores.

Shonna Yin, una de las investigadoras del estudio y profesora asociada de Pediatría de la Universidad de Nueva York, señaló que “si los padres no tienen una jeringa oral, el proveedor debería entregar una a los padres para llevar a casa… especialmente para la aplicación de dosis pequeñas. Utilizar una jeringa hace una gran diferencia en la precisión” de administración del medicamento.

Además, tanto la Academia Americana de Pediatría y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) recomiendan que los padres eviten usar las cucharas de cocina, porque éstas pueden variar en tamaño y forma. Ellos recomiendan el uso de herramientas con las marcas estándar de dosificación, en su lugar.

La investigación fue liderada por una quincena de médicos de diferentes nacionalidades, a nombre de la Asociación Americana de Pediatras (AAP). Para ello, los especialistas asignaron a un total de 210 padres distintas herramientas e instrucciones para ver qué combinación producía menos errores.

El muestreo se llevó a cabo en distintas clínicas pediátricas de Nueva York, Atlanta y Stanford, y concluyó que los errores de dosificación se producen en su mayoría por esta incómoda tacita de medir que suele acompañar a los medicamentos infantiles. El margen de error disminuyó significativamente cuando los padres utilizaban en su lugar una jeringa oral.

Los resultados demostraron que al menos un 84.4 por ciento de los padres equivocaron la cantidad de medicina administrada. De este porcentaje, más del 68 por ciento resultaron en sobredosis y de éstas, el 21 por ciento duplicó la dosis que se les había pedido aplicar. El estudio determinó que cuanto más pequeña la dosis mayor probabilidad de cometer errores.

El estudio titulado “Errores de medicamentos líquidos y herramientas de dosificación: un experimento controlado aleatorio”, explica que las etiquetas y envases mal diseñados son los principales contribuyentes de los errores de medicación, que provoca que los padres de familia, en algunos casos, lleguen a dar más del doble de medicina de la que indicó el médico.

Para identificar los atributos de las etiquetas y las herramientas de dosificación que podrían mejorarse, se analizó el grado en que las tasas de error de dosificación se ven afectadas por las características de la herramienta (es decir, tipo, marcado, complejidad) y la discordancia entre las unidades de medida en las etiquetas y las herramientas de dosificación, junto con las diferencias de conocimientos sobre la salud y el lenguaje.

De acuerdo con el sitio poison.org, que monitorea en tiempo real todo tipo de emergencias relacionadas con exposición a sustancias venenosas, el 79.4 por ciento de las exposiciones a sustancias tóxicas reportadas a los centros de toxicología de Estados Unidos en 2014 fueron no intencionales. Mientras tanto, 16.7% fueron intencionales, y el 2.4 por ciento fueron reacciones adversas.

En los niños menores de 6 años, el 99 por ciento de las exposiciones han sido no intencionales, en comparación con sólo el 37 por ciento de las exposiciones sufridas por adolescentes y el 61 por ciento de los casos en adultos.

A partir de este estudio, la recomendación es incorporar como herramienta de medición la jeringa oral, algo que se consigue fácilmente en cualquier farmacia y a bajo precio.

El Sabelotodo lo averiguó y te contesta.

Hola, ¿cómo están? Soy yo, El Sabelotodo… y estoy de vuelta.

Quienes me conocen saben  que yo lo sé todo; de ahí mi nombre. Y antes de que continúen el odioso refrán: “lo que no sabe, se lo inventa”, permítanme aclararles que no es así: lo que no sé, yo me fajo buscándolo hasta que lo encuentro. Así que si tienes alguna duda, pregúntame y aquí encontrarás la respuesta.

¿Qué es la anestesia?

Bueno, la anestesia no es una cosa como tal. Anestesia es la privación parcial o total de la sensibilidad que se produce en el cuerpo cuando está herido o afectado de alguna manera, ya sea por un accidente, una enfermedad, un padecimiento, un tratamiento o una cirugía.

El término proviene del griego antiguo: an aisthesis, que, en una traducción inexacta al español, vendría a ser “sin sensación”.

Hay muchos tipos de anestesia. La general provoca que el paciente se mantenga inconsciente durante un proceso de intervención médica, sin ser capaz de percibir lo que le sucede. Se trata de una intoxicación monitoreada por los médicos.

La anestesia regional se limita al área del cuerpo que sería sometida a una intervención quirúrgica y que necesita estar entumecida. El paciente con anestesia regional se mantiene despierto, ligeramente sedado o dormido, pero sin sentir dolor.

La anestesia local es aún más restringida y se usa, por ejemplo, cuando un dentista extrae una muela. Eso era.