Shopping Cart

Your shopping cart is empty
Visit the shop

Your Adv Here

Cleveland— Un niño de 12 años que tenía en la…

Roberto A. Nodal Desde hace dos años se vienen llevando…

Omaha– El enfermo que había contraído ébola en Africa y…

Roberto A. Nodal La isla de Cuba es, al igual…

Distrito Federal— Al no haber cargos en sus contra, los…

Salt Lake City— Los policías de Utah que mataron a…

These three simple words of advice from author and spiritual teacher, Ram Dass, connect us to the attentive and aware state we call mindfulness.  When we are mindful, we are aware of our body, our feelings, and our actions in the present moment.  Buddhism teaches that mindfulness is the path to freedom, wisdom, and enlightenment.

Try being mindful now.  Where are you sitting?  How does your seat feel?  Is any part of your body straining, tired, or in need of a small adjustment?  If so, bring your attention to that place.  Breathe into it and allow the body to adjust itself in order to feel a bit more relaxed.  Mindfulness opens channels for creativity, compassion, joy, and love.

I tend to become more mindful when I’m scared.  For example, I was thinking of the first time I bathed my infant daughter in 1964.  I had no experience with slippery, wailing, little red bodies.  I laid out a towel next to the sink.  I cleaned the sink carefully, and began to fill it with just-right warm water.  Checked again with the other hand just to be sure my skin on the first hand hadn’t acclimated and the water really was too hot.  Folded the wash cloth.  Unfolded the wash cloth for easier access.  Laid out a diaper and diaper pins next to the towel.  Finally, I opened the little holes in the lid on the bath powder.  Ready.

Gently cradling her melon-sized head and squirmy little wrinkled feet, I held my breath without realizing it.  She weighed only slightly more than five pounds, having arrived three weeks early, and been in the hospital for a week.  Now, the time had come for her first bath.  Gently the warm water flowed over her bottom, over her arms, her eyes opening wider, breath quiet.

Lesson of the Three-inch Clearance One evening not long ago, we had a family get- together at my house. Over dinner, my grown son, Gunther, started telling us about an incident that had happened to him a couple of days before. Hearing it, I couldn’t help being anxious for his safety, yet laughing at the same time.  Each of the experiences in his story is a good example of everyday mindfulness.  I’ll let him tell it in his own words.

“I was checking out my compost pile in the backyard last week.  I had so much stuff in the box that I was afraid the natural bacterial breakdown wouldn’t be fast enough.  I used to have a worm box in San Francisco, and so I decided to get some worms.

About an hour later, I was listening to the local college radio, KALX, and an advertisement from BayWorms.org came on. I checked out their Web site, and put in an order for a Vermi Start-up Kit. Within thirty minutes, I received a response from Mickey at BayWorms that I had been put on the waiting list for a Vermi Start-up Kit.  An hour later I received an email saying that my worm kit was ready!  Wow, fast service.  I could pick it up next Tuesday.  They said they’d be there around lunch-time.   On Tuesday I roped a co-worker, who commutes to work by bike, to join me for a trip, from where we work in Emeryville, to the community garden in Alameda, where BayWorms is located.

We mapped out our ride and set off on Mandela Parkway through West Oakland towards China town and….the Posey Tube! [Alameda is on an island near Oakland, California.]  After scratching our heads for ten minutes, we finally found the bicycle entrance into the hole known as the Tube. Bicycles have to travel along a raised walkway about thirty inches wide, with a curved tile wall on one side and fifty-mile-an-hour traffic on the other.  On my Xtracycle, the width of the handle bars leaves about three inches of clearance on either side.

Twenty yards into the Tube, my heart was in my throat.  Over the traffic noise, I yelled back at my co-worker, Chris, not daring to shift around to look at him. ‘Are you cool with this?’  Chris said, ‘Let’s do it.’

I took one big breath, tried to hold it, and continued into the depths.  At this point in the Tube, you can’t see the other end.  You’re just driving forward on faith that there will be an end–that you won’t choke on the fumes, and that you won’t flip over into the on-coming traffic.

Fortunately, we didn’t encounter anybody coming in the opposite direction.  Emerging from the Tube into a no-man’s strip of earth between the lanes entering the Tube, we started winding our way through the main streets of Alameda toward the garden.

After two miles of pedaling, we turned into the neighborhood that hosts the community garden.  At this point I looked over at Chris, and said, ‘If the marketing material for this ride wasn’t perfectly clear, let me tell you right now, that our final destination is a low-income housing project.’

After a detour into the Plowshares for Swords Community Garden (which is not where BayWorms is located), we arrived at the Alameda Point Community Garden.  Much to our chagrin, we saw no one there.  Chris asked if I had told them I was coming, and I said, ‘Yes! Mickey promised me he’d be here.’

takingsidesThe face-off between Milwaukee County Supervisor Deanna Alexander and Georgia Pabst of the Pulitzer Prize winning for local reporting Milwaukee Journal-Sentinel ignited a couple of weeks ago, when Supervisor Deanna Alexander accused reporter Georgia Pabst of publishing an article with a “misleading title and context”.

Supervisor Alexander stated in a prepared statement that was released to the public that Pabst called Supervisor Alexander twice to ask about a newsletter sent to her constituents in October.

The newsletter alerted voters for the fall elections that they would need to show a photo ID to vote. Supervisor Alexander contends that the newsletter was accurate at the time she sent the information to her constituents, but that after the U.S. Supreme Court reversed the Voter ID requirement for the November election, Supervisor Alexander used “email, social media, and a second mailing—a bold post card—to update voters with the new information that electors would not need to provide an ID in order to vote”.

Supervisor Alexander wrote in her statement:

“Ms. Pabst knew all of this, yet continued to publish an article falsely proclaiming that the notice was a mistake,” Supervisor Alexander said.  “This irresponsible report has increased confusion by leading voters to believe that I either didn’t notice the error or purposely sent untrue information.”

“Ms. Pabst knew on Friday that I had provided voters with two rounds of information and that each were accurate at the time I published them; there was no mistake.  Her article is disappointing and sloppy journalism.” Supervisor Alexander concluded.

Supervisor Alexander’s statement that “Ms. Pabst knew all of this, yet continued to publish an article falsely proclaiming…,” is analogous to an incident involving community advocate and former State Assembly candidate Laura Manriquez.

In 2010, candidate Laura Manriquez challenged then candidate JoCasta Zamarripa for the open 8th Assembly seat vacated by former State Representative Pedro Colon. It was Manriquez’s second attempt at a seat that was then without an incumbent.

The Manriquez campaign was going smoothly until it was derailed by an article written by Georgia Pabst of the just received Pulitzer Prize winning for local reporting Milwaukee Journal Sentinel.

In her article Georgia Pabst defamed Manriquez when Pabst wrote that Manriquez had State of Wisconsin warrants issued against her for not paying over $70,000 in state taxes. Pabst also added that Manriquez was married and that Manriquez and her husband were under severe financial troubles.

Pabst sent Manriquez an email requesting verification of the information before publishing the story. Manriquez replied to Pabst by stating she did not know what Pabst was talking about. I recently reviewed those email exchanges and I can confirm these communications between Pabst and Manriquez did happen.

The Manriquez response probably did not sit well with Georgia Pabst. After the email exchanges, Pabst published the story exploding the Manriquez campaign and ultimately helping to give Zamarripa the victory.

Later it was verified that there were never any tax warrants issued by the state against Laura Manriquez. In addition, Laura Manriquez was never married, so she did not have a husband.

The Pulitzer Prize winning for local reporting Milwaukee Journal Sentinel issued several corrections to what Pabst wrote, but these corrections are small and most often over looked by readers.

Nevertheless, the damage was done.

“When that article was released, all the work I did during the campaign went for nothing. Many voters contacted me and told me they were not supporting me. Even after I explained that it was not me, many voters asked why would MJS publish information about me like that without checking it out first”, Manriquez said.

“To this day, four years later, I still have people asking me about that article and who have been wondering if I paid my taxes yet”, continued Manriquez.

The scar the article left to the name of Laura Manriquez carries to this day.

This is the kind of sloppy journalism Supervisor Alexander is referring to. The kind of payback reporting that can scar the reputation and charter of a good name.

When asked if Georgia Pabst apologized for what she wrote, Manriquez replied, “No, and this is pretty messed up that she not only damaged the campaign and my good name, but more importantly to me she tarnished my father’s name who I have always shared with individuals that I use as my first name in order to honor him since he never had any sons.  Apologize?  Yea right, like she really cares.”

Keystone, el cambio climático y el frío

Esta semana, el Senado vivió una escena conmovedora. Mientras la senadora que presidía la sesión, Elizabeth Warren, anunciaba la derrota del oleoducto Keystone XL, un miembro de la tribu sioux de Crow Creek, de Dakota del Sur, que se encontraba en una de las galerías del Senado, se puso a cantar. El enorme movimiento popular en favor del clima y en contra de la extracción del petróleo más sucio del planeta finalmente prevaleció… al menos por ahora.

Fue una senadora demócrata, Mary Landrieu de Louisiana, quien representó los intereses de la industria petrolera e intentó impulsar la aprobación del oleoducto. Landrieu esperaba que la aprobación la ayudara en la segunda vuelta electoral del seis de diciembre, en la que debe enfrentar al congresista Bill Cassidy, que patrocinó un proyecto de ley similar en la Cámara de Representantes. Los republicanos han prometido volver a introducir el proyecto de ley cuando asuman el control del Senado en el mes de enero.

La coalición contra el oleoducto Keystone XL tiene una base amplia. Comprende ambientalistas, activistas indígenas, agricultores y ganaderos, todos preocupados por el cambio climático y la protección de sus tierras. Les preocupa la posibilidad de que se produzcan derrames de petróleo en el acuífero de Ogallala, uno de los más grandes del mundo, que se extiende desde Dakota del Sur hasta Texas y provee agua a millones de personas. El nombre de una de las organizaciones asociadas señala el rasgo único de esta coalición: Vaqueros e Indios Unidos. En las dunas y grandes llanuras del oeste, los residentes que en el sigloXIX eran más que propensos a ser adversarios, ahora se han unido para enfrentar el agresivo plan de la empresa transnacional TransCanada para imponer una traza del oleoducto que pase a través de sus tierras.

Cyril Scott, presidente de la tribu sioux de Rosebud, de Dakota del Sur, me dijo: “Como todos sabemos, la lucha, solo acaba de comenzar. Los republicanos asumen el control de la Cámara de Representantes en enero. Tenemos que prepararnos, estar listos y comenzar nuestra propia campaña para asegurarnos suficiente apoyo para poner fin a esta serpiente negra que va a dañar no solo el país de los indígenas, sino todo Estados Unidos de América”.

La función principal del oleoducto Keystone XL será trasladar el petróleo de las arenas alquitranadas de la región de Alberta en Canadá, a las instalaciones portuarias de la costa sur de Texas, para el envío del petróleo a los clientes de ultramar. También permitirá ampliar la extracción de las arenas alquitranadas, una forma de petróleo mucho más destructiva para el medio ambiente que otras. El climatólogo James Hansen, ex director del Instituto Goddard de la NASA para Estudios Espaciales, escribió en el New York Times: “Si Canadá sigue adelante y no hacemos nada, el clima será historia”. Hansen es una de las más de 1.200 personas que han sido arrestadas frente a la Casa Blanca en manifestaciones contra el Keystone XL.

Tiempo atrás, el presidente Barack Obama había declarado que si no se aprobaba el oleoducto Keystone XL, TransCanada de todos modos construiría otro oleoducto que evitaría pasar por Estados Unidos totalmente y enviaría el petróleo a través de Canadá, a su costa este u oeste. Naomi Klein, activista en defensa del clima y autora de una especie de biblia de este nuevo movimiento que se titula “This Changes Everything: Capitalism vs. the Climate” (Esto lo cambia todo: el capitalismo contra el clima, en español), afirma que el argumento ya no tiene vigencia. El día anterior a la votación en el Senado, me dijo: “El oleoducto Keystone está estrechamente vinculado a los planes de las industrias petroleras y del gas para ampliar drásticamente la producción en las arenas alquitranadas de Alberta.Las arenas alquitranadas están realmente rodeadas de oposición. Por donde quiera que se intente construir un nuevo oleoducto o expandir uno existente, se enfrentará a una feroz acción directa, así como a impugnaciones legales de los pueblos indígenas y otros intereses. Así que, la idea de que si no se construye Keystone el petróleo va a salir de todos modos, es absurda”.

TransCanada está claramente preocupada por el movimiento. Documentos filtrados obtenidos por Greenpeace revelan que TransCanada ha contratado a Edelman, la compañía de relaciones públicas más grande del mundo, para librar una campaña contra los grupos que intentan bloquear sus proyectos de oleoductos. Los documentos revelan que Edelman ya ha creado un grupo artificial, una especie de organización civil falsa que promueve una agenda a favor del oleoducto, y ha hecho la propuesta de que 40 profesionales de relaciones públicas de Edelman trabajen para acosar y confundir a los grupos de protesta.

El presidente Obama señaló antes de la votación del Senado que se ha vuelto escéptico respecto al oleoducto Keystone XL y a las afirmaciones de quienes lo proponen de que generará empleos y reducirá el precio de la gasolina en el país: “Comprendan lo que es este proyecto. Es darle a Canadá la capacidad de extraer su petróleo, enviarlo a través de nuestro territorio hasta el golfo de México, desde donde será exportado a cualquier otra parte del mundo”.

Mientras tanto, otro presidente, Cyril Scott, de la tribu sioux de Rosebud, dijo en un comunicado: “Vamos a cerrar las fronteras de nuestra reserva al Keystone XL. Autorizar el Keystone XL es un acto de guerra contra nuestro pueblo”.

Con el récord de frío que azota el país esta semana, y la nevada equivalente a la de un año en Buffalo, Nueva York en un solo día, tenemos que preguntarnos: ¿Qué se necesita para escuchar a la ciencia y enfrentar de manera contundente la amenaza global que representa un cambio climático catastrófico?

By Anthony de Mello

Most people, even though they don’t know it, are asleep. They’re born asleep, they live asleep, they marry in their sleep, they breed children in their sleep, they die in their sleep without ever waking up. They never understand the loveliness and the beauty of this thing that we call human existence. You know, all mystics -Catholic, Christian, non-Christian, no matter what their theology, no matter what their religion — are unanimous on one thing: that all is well, all is well. Though everything is a mess, all is well. Strange paradox, to be sure. But, tragically, most people never get to see that all is well because they are asleep. They are having a nightmare.

Last year on Spanish television I heard a story about this gentleman who knocks on his son’s door. “Jaime,” he says, “wake up!” Jaime answers, “I don’t want to get up, Papa.” The father shouts, “Get up, you have to go to school.” Jaime says, “I don’t want to go to school.” “Why not?” asks the father. “Three reasons,” says Jaime. “First, because it’s so dull; second, the kids tease me; and third, I hate school.”

And the father says, “Well, I am going to give you three reasons why you must go to school. First, because it is your duty; second, because you are forty-five years old, and third, because you are the headmaster.” Wake up, wake up! You’ve grown up. You’re too big to be asleep. Wake up! Stop playing with your toys.

Most people tell you they want to get out of kindergarten, but don’t believe them. Don’t believe them! All they want you to do is to mend their broken toys. “Give me back my wife. Give me back my job. Give me back my money. Give me back my reputation, my success.” This is what they want; they want their toys replaced. That’s all. Even the best psychologist will tell you that, that people don’t really want to be cured. What they want is relief; a cure is painful.

Waking up is unpleasant, you know. You are nice and comfortable in bed. It’s irritating to be woken up. That’s the reason the wise guru will not attempt to wake people up. I hope I’m going to be wise here and make no attempt whatsoever to wake you up if you are asleep. It is really none of my business, even though I say to you at times, “Wake up!” My business is to do my thing, to dance my dance. If you profit from it, fine; if you don’t, too bad! As the Arabs say, “The nature of rain is the same, but it makes thorns grow in the marshes and flowers in the gardens.”

takingsidesOver the past couple of weeks I’ve been pointing out that Georgia Pabst of the Pulitzer Prize winning for local reporting Milwaukee Journal Sentinel has a habit of not giving the whole story writing articles for Wisconsin’s largest daily.

Pabst’s history of leaving out pertinent information in her articles are documented in several columns I’ve written about her reporting on matters from Esperanza Unida to Palermo’s Pizza.

But I’m not the only one raising issue about this reporter for this Pulitzer Prize winning for local reporting newspaper, it turns out that there are others who feel that Pabst has taken liberties by reporting half-truths for Wisconsin’s largest newspaper.

In recent weeks Pabst finds herself face to face with Milwaukee County Supervisor Deanna Alexander. It seems that Pabst decided to write a piece calling to question Alexander’s solicitation of Facebook funds to help pay for the funeral expenses of her father, who passed away last month.  The solicitation sought $10,080.

At the time Pabst wrote her article Supervisor Alexander had collected $2,345, including a $1,000 anonymous donation.

The article Pabst wrote gave two distinct impressions to the reader. One, that there seems to be some kind of an ethical issue surrounding this request for donation to help bury Alexander’s father and two, the irony that a supervisor who earns $50,679 a year (you’ll note that Pabst does not mention that the salary for supervisors goes down under $26,000 a year next year) voted to prevent the county paying for indigent funerals.

Well, to counter the articles the Pulitzer Prize winning for local reporting Journal Sentinel reporter Georgia Pabst has published against Alexander are several articles written by conservative bloggers, one of whom has labeled the article published by Pabst as “vile”, witch hunt” and  “disturbing”.

In fact, Ashley Schultz, who writes for Purple Wisconsin, a blog page that publishes articles for a collection of community bloggers hosted by the Pulitzer Prize winning for local reporting Journal Sentinel, and whom describes herself as a freelance political writer and senior consultant at St. Anthony School of Milwaukee, wrote that in publishing the article regarding Supervisor Alexander, “Pabst is using her position to play some twisted game of political payback’.

Schultz wrote in an article that:

“Just a few weeks ago Pabst published a piece on Alexander, pointing out an error in her newsletter. Alexander responded, saying Pabst’s article lead readers to think she had purposely misinformed them. It looks like Pabst didn’t take too kindly to the criticism.”

Serious accusation indeed, especially when you consider that the person being accused writes for a Pulitzer Prize winning for local reporting newspaper.

Another conservative calling to question the articles attacking Milwaukee County Supervisor Deanna Alexander is Aaron Rodriquez, who also writes for Purple Wisconsin and whom describes himself as a volunteer board member of Hispanics for School Choice. He runs The Hispanic Conservative, a blog he created in 2008 to advocate for conservative Latino values.

Now, Rodriquez writes that “contrary to Pabst’s story, Alexander didn’t use her Facebook page to solicit funds. She posted a link to her father’s obituary, thanking people for their condolences.  Even the obituary page didn’t directly solicit money”.

Interesting point. Pabst omitting pertinent information that is. A point that I can relate to, after witnessing Georgia Pabst write articles about Esperanza Unida.

Pabst seems to have a habit of omitting key elements of a story. Case in point. In every article Georgia Pabst has written about Esperanza Unida, Pabst has always reminded the readers about taxes the agency owed, the facility problems at the agency and the fiscal chaos the agency was in.

Not once did Pabst mention in her articles that the agency was in fiscal hardship long before I got there because of over $700,000 in loans solely signed out for by the founder and former executive director, Richard Oulahan.

Loans I’ve pointed out to her that were questionably given to the agency and that even the current executive director of Esperanza Unida and former Secretary of the Department of Workforce Development for the State of Wisconsin, Manny Perez is rumored to be seeking the involvement of the FBI into these loans which he also agrees were inappropriately released to Richard Oulahan. Loans that Manny Perez mentioned to her himself.

Whatever the final outcome regarding Pabst’s latest hack job, two things are certain.

One, do these conservatives have an issue with the way Pabst is reporting facts? If you ask me, from what I have experienced from this reporter, you damn right they do. And two, does anyone take the articles that Pabst writes seriously, well, Alexander sought $10,080 to pay for her father’s funeral. At the the time Pabst wrote her initial article about the matter, $2,345 was already collected. After the Pabst article was published, over $14,500 was donated with a $6000 anonymous donation. Hmmm…I guess readers don’t take Pabst seriously.

Según el Departamento de Asuntos de los Veteranos, en el pasado mes de junio había 8.920.000 veteranos de guerra en Estados Unidos. En algún momento del domingo o lunes pasado, horas antes de comenzar el Día de los Veteranos, esa cantidad bajó un número cuando Tomas Young murió en su hogar de Seattle, con su esposa a su lado. Era uno de los muchos soldados que fueron enviados a Irak y resultaron gravemente heridos.

Probablemente la ciudadanía estadounidense conozca más de Tomas Young que de la mayoría de los veteranos de guerra gracias al notable documental “Body of War” (Cuerpo de guerra, en español) dirigido y producido por el legendario presentador de televisión Phil Donahue y la realizadora cinematográfica Ellen Spiro. Su travesía, su lucha y ahora su muerte trazan un arco que une las trágicas guerras y ocupaciones de Estados Unidos en este mundo posterior a los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Como a muchos otros, lo ocurrido ese 11 de septiembre inspiró a Tomas a unirse al ejército. Le sorprendió enterarse, sin embargo, que sería enviado a Irak y no a Afganistán. El 4 de abril de 2004, a los cinco días de haber llegado a Bagdad, Tomas recibió un impacto de bala en la columna y quedó paralizado del pecho hacia abajo. La herida lo dejó parapléjico, causándole una serie de otras complicaciones. Tenía dificultades para respirar. Su cuerpo no podía regular bien la temperatura, por lo que a veces debía usar un chaleco con hielo. A pesar de los enormes desafíos, Tomas hizo acopio de sus fuerzas y tomó el camino del activismo contra la guerra.

Durante el verano de 2005 se unió a Cindy Sheehan, una madre en duelo que se convirtió en activista por la paz, en el campamento de protesta Camp Casey situado en Crawford, Texas, no muy lejos de la estancia del entonces Presidente George W. Bush. Cindy bautizó el campamento en honor a su fallecido hijo, Casey, quien murió el mismo día y en la misma ciudad donde hirieron a Tomas: Sadr City. Cindy Sheehan decidió manifestarse frente al refugio de Bush mientras él se encontraba allí de vacaciones, y la protesta creció y creció. Tomas también se unió a la organización Veteranos de Irak contra la guerra, y fue parte de su junta directiva.

En 2008 entrevisté a Tomas Young, que dirigió un comentario al entonces Vicepresidente Dick Cheney: “De parte de uno de esos soldados que se ofrecieron voluntariamente para ir a Afganistán después del 11 de septiembre, que era donde las pruebas señalaban que debíamos ir, le digo a [Cheney], el maestro de evitar ir a luchar a Vietnam por su condición de estudiante: muchos de nosotros fuimos como voluntarios a una guerra con sentimientos patrióticos en el corazón, para terminar viéndolos trastocados y bastardeados por el gobierno, que nos envió al país equivocado”.

“Body of War” pone el foco de atención sobre el costo personal de la guerra. En una de las escenas más conmovedoras del documental, Young se reúne con el Senador Robert Byrd, el senador con más tiempo de mandato y con la mayor cantidad de votos emitidos en la historia del Senado de Estados Unidos (más de 18.000). En la escena, Byrd cuenta que su voto en contra de dar autorización a la guerra de Irak fue el más importante de su vida. Luego, Young lo ayuda a leer los nombres de los 23 senadores que votaron en contra de ir a la guerra con Irak. Byrd reflexiona: “Los inmortales 23. Nuestros fundadores estarían orgullosos”. Y, dirigiéndose a Young, le dice: “Gracias por su servicio. Ha hecho un gran sacrificio, sin duda. Ha servido bien a su país”. Young le responde: “Tal como usted, señor”.

El estreno de “Body of War” colocó a Tomas en un primer plano, mientras el país se veía envuelto en el calor del verano y las elecciones presidenciales de 2008. Fue entonces cuando un coágulo de sangre se alojó en su brazo, causándole graves complicaciones. Perdió la mayor parte de la movilidad de sus brazos y su capacidad para hablar disminuyó. Nunca perdió su profundo compromiso con la paz, ni la esperanza de que los responsables de la guerra un día rindieran cuentas por sus actos.

En febrero de 2013, en una presentación de “Body of War” en Litchfield, Connecticut, mediante videoconferencia, Tomas sorprendió al público cuando dijo que pensaba poner fin a su vida.

Todavía se encontraba viviendo en su ciudad natal de Kansas, Missouri con su esposa, Claudia Cuellar. Tomas estaba luchando contra un intenso dolor crónico y, como Claudia nos dijo después de su muerte, había encontrado algo de alivio en la marihuana, que es ilegal en Kansas y Missouri. Así que se mudaron a Oregon, donde el uso médico de la marihuana es legal. Desafortunadamente, Claudia percibió que el hospital de Asuntos de los Veteranos de Portland no apoyó el uso de marihuana como parte de su tratamiento y a modo de castigo le redujo la prescripción de medicamentos para el dolor. Buscando un lugar seguro y compasivo para Tomas, se trasladaron a Seattle, otro lugar donde la marihuana medicinal (y ahora también la recreativa) es legal. Tomas y Claudia sintieron que el departamento de Asuntos de los Veteranos les puso demasiadas trabas en el camino, lo que causó que ellos mismos tuvieran que racionar las pastillas para el dolor.

Fue en medio de este sufrimiento que Claudia encontró a Tomas, en la mañana del pasado lunes, reposando en un profundo silencio. Estaba muerto.

Dieciocho meses atrás, Tomas había escrito una carta abierta a George W. Bush y Dick Cheney y nos la leyó en el programa de noticias de Democracy Now. La carta concluye con estas palabras: “Está llegando mi hora de la verdad. Ya llegará la suya. Espero que sean juzgados. Pero sobre todo espero, por su propio bien, que puedan hallar el coraje moral para enfrentar lo que me hicieron, a mí y a muchísimos otros que merecían vivir. Espero que antes de que termine su vida en la Tierra, como está terminando la mía, reúnan suficiente valor para comparecer ante el pueblo estadounidense y el mundo, y en particular ante el pueblo iraquí, y pedir perdón”.

Que Tomas Young, que en vida luchó con tanta fuerza por la paz, ahora descanse en paz.

A couple of weeks ago I arrived at the Milwaukee County Courthouse to receive my sentence for a misdemeanor obstruction charge. Upon my arrival I noticed a rackety looking crooked broom stick double parked near the east entrance of the building. I didn’t think anything about it so I continued on my way into the courtroom.

Once I arrived at the courtroom I realized to whom that broom belonged to. Waiting in the courtroom for me was Georgia Pabst of the Pulitzer Prize winning for local reporting newspaper, Milwaukee Journal Sentinel. Ok. I don’t have any evidence that the broom that was double parked outside was hers, but I have a gut feeling that it was.

Anyway, Pabst didn’t bother to turn her head to look my way, but it was clear she was waiting for my case to be called in the courtroom.

Unfortunately for the Journal Sentinel hack reporter the court hearing had to be rescheduled. So I will have to wait another month to put this misdemeanor charge of obstruction behind me once and for all.

On the other-hand, seeing Georgia Pabst got me to think, wow! I have my very own paparazzi reporter from a Pulitzer Prize winning for local reporting newspaper. In fact, the largest newspaper in the state finds it important enough to send one of it’s most experienced reporters to cover my misdemeanor obstruction hearing.

But then I 

thought again! 

“Wait a minute”, I said. “Is it that important for the city? Wait! The state! No! The nation….yea! The nation has to know I was sentenced for a misdemeanor charge”, I thought.

Then it came to my mind. Why would this huge multi-Million dollar corporation want to report on something as insignificant as my case?

Then I realized. Could it be that the executive editors of the Milwaukee Journal Sentinel are sending their reporter to trash me in their newspaper as retaliation for taking $5,000.00 from them a few years ago?

I sued Journal Communications and received $5,000.00 for a slander article their employee Charlie Sykes wrote about me. This has to be a sore issue with the paper, the case I had against them is also a case study for law students taking law classes in digital law courses.http://www.dmlp.org/threats/miranda-v-sykes.

Surely, this reporter, representing Wisconsin’s largest newspaper didn’t come stalking me to write about me and my court experience because I’m that important of a news story in this city? I mean, if that’s the case why doesn’t she come over and cover other things I do, like the sleep out for the homeless at Clarke Square park I participated in last week.

If that doesn’t trip her trigger, then why isn’t she writing about the $700,000 in improper loans her friend and Esperanza Unida founder/former executive director Richard Oulahan left the dying agency to deal with. Surely there’s some juicy nuggets to be nibbled on regarding that topic. I mean, that would be a more interesting story than covering me. Besides, Georgia already has the documents she needs to get started covering that story. She’s had them now for some time.

Thinking that she would need something to write about me since the hearing was rescheduled, I waited for Georgia Pabst to give her an opportunity to speak to her star story topic, me.

She came out of the courtroom and walked right pass me without so much as a question. Boy, talk about getting ready to write a slanted one sided story. I can honestly say I have my very own papa paparazzi. At least I was able to snap a picture of her as she hurried away to her next assignment.

Look for Georgia Pabst’s latest smear piece about me coming soon in the Pulitzer Prize winning for local reporting Milwaukee Journal Sentinel sometime in December.

In the meantime, as Lady Gaga would say: “Baby, there’s no other superstar

You know that I’ll be your

Papa-paparazzi”.

Las elecciones en Estados Unidos dependen sobre cualquier otra cosa del dinero; mucho dinero, que proviene cada vez más de fuentes “oscuras”, imposibles de rastrear. Sin embargo, la historia no está hecha de dinero sino de movimientos. La holgada victoria republicana en las elecciones legislativas de esta semana ha sido ampliamente descrita como una ola, un baño de sangre, una paliza. Más allá de la hipérbole, más allá de las declaraciones de los comentaristas políticos, fuertes corrientes están en movimiento, cambiando lentamente nuestra sociedad. Uno de los movimientos que logró visibilidad en medio de la maraña electoral es el que tiene como demanda principal un aumento del salario mínimo, el cual se impuso aún en algunos de los estados más conservadores.

En contra de las tendencias partidarias, los votantes de Alaska, Arkansas, Nebraska y Dakota del Sur aprobaron iniciativas de leyes para aumentar el salario mínimo, como lo hicieron los votantes de San Francisco y Oakland, California. En Illinois y en varios condados de Wisconsin, estados que eligieron gobernadores republicanos, importantes mayorías aprobaron iniciativas no vinculantes para aumentar el salario mínimo. Dado que los republicanos (y algunos demócratas) en el Congreso han bloqueado insistentemente un incremento del salario mínimo nacional, el pueblo está tomando el control del tema en sus comunidades y consiguiendo un apoyo rotundo en todo el espectro político.

El salario mínimo federal es de 7,25 dólares la hora, que con el ajuste por inflación es menor al de 1968. Esto se traduce en un salario de poco más de 15.000 dólares al año para alguien que tenga un trabajo a tiempo completo, quedando por debajo del umbral de la pobreza para las familias de dos personas. Por último, el Presidente Barack Obama ha hecho del aumento del salario mínimo un objetivo central de su presidencia. El pasado mes de febrero emitió una orden ejecutiva que obligó a las empresas que trabajan bajo contratos federales a pagar a sus empleados un mínimo de 10,10 dólares la hora porque, según dijo en su discurso del “Estado de la Unión” dos semanas antes: “Si cocinas para nuestras tropas o lavas sus platos, no deberías tener que vivir en la pobreza. Por supuesto, para mayores logros, el Congreso debe participar. Así que les pido que se unan al resto del país. Digan que sí. Denle un aumento a Estados Unidos”.

Ralph Nader, el legendario defensor de los consumidores y ex candidato presidencial del Partido Verde, ha luchado por un aumento del salario mínimo durante años. Nader acompañó a “Democracy Now!” en la cobertura especial de las elecciones legislativas de mitad de mandato de 2014 y vinculó los malos resultados de los demócratas con el hecho de no haber atendido el tema del salario mínimo: “A último momento asumieron el único tema que el sitio de noticias Politico.com afirmó que podría favorecer a los demócratas: el aumento del salario mínimo para 30 millones de estadounidenses que actualmente ganan menos que los trabajadores de 1968, si hacemos los ajustes por inflación. 30 millones de personas y sus familias, un montón de votantes, pero no le dieron la importancia que merecía el tema. Hace unas tres semanas y media le dije al Senador Harry Reid que este debate tenía que ser llevado al plano nacional por el presidente en una campaña por todo el país. Él estuvo de acuerdo y dijo que iba a llamar al presidente. Pero ¿qué logramos? Un presidente que pasó casi dos semanas en los salones de Nueva York, Maine, San Francisco y Los Ángeles recaudando fondos para los demócratas en lugar de hacer campaña en el país con un tema que tiene un 80% de apoyo. Hasta los ex candidatos a presidente republicanos Mitt Romney y Rick Santorum se manifestaron a favor de actualizar el salario mínimo”.

Nader comentó particularmente una de las contiendas más seguidas de la noche, la elección del senador por Arkansas, donde el demócrata Mark Pryor perdió el escaño que ocupaba ante su rival republicano Tom Cotton: “Una vez que ingresó al Senado, el Senador Mark Pryor se aseguró de darle la espalda a los grupos de ciudadanos, a los grupos liberales, los grupos progresistas. Estuvo a cargo del Subcomité de Asuntos del Consumidor y no pudimos ni siquiera conseguir una reunión con él. Los demócratas han dejado de lado las posturas económicas que les hicieron ganar las elecciones una y otra vez a Franklin Delano Roosevelt y Harry Truman. Ya no pueden defender a nuestro país de los programas más militaristas, corporativos y crueles, de las políticas en contra de los trabajadores y los consumidores, en contra del ambiente y de las mujeres e, incluso, en contra de los niños”

Arkansas, donde se encuentra la sede del empleador privado más grande del mundo, Wal-Mart, en realidad tiene el salario mínimo más bajo del país: 6,25 dólares la hora, más bajo incluso que el mínimo federal de 7,25 dólares la hora (en estos casos, los empleadores están obligados a pagar el mínimo federal). Allí, la iniciativa para el aumento del salario mínimo se aprobó con más del 65% de los votos.

La coalición Give Arkansas a Raise Now (Por un aumento del salario mínimo en Arkansas, en español) trabajó arduamente durante meses para lograr este resultado, y es solamente una de las coaliciones regionales que se ocupan de llevar este tema al electorado porque el Congreso se niega a asumirlo como prioridad.

Los trabajadores también están haciendo demandas directas a sus empleadores, con una campaña cada vez mayor entre los trabajadores de la industria de la comida rápida, que están exigiendo 15 dólares la hora. En manifestaciones coordinadas, realizadas en 150 ciudades el pasado mes de septiembre, más de 400 personas fueron detenidas en actos de desobediencia civil no violenta.

Imara Jones, colaborador de Colorlines.com, escribió que las elecciones de medio término de 2014 estarían marcadas por la falta de justicia económica y comentó el tema en la cobertura especial de las elecciones que hizo Democracy Now!

“La justicia económica estuvo presente en las elecciones nacionales en todos los aspectos. Antes que nada, en términos de participación de votantes se está hablando de apatía, pero la apatía es una elección. La decisión de no votar es una elección, y dada la situación económica y la falta de progreso y equidad económica, no es una decisión extraña. No debería sorprendernos para nada. Este es uno de los primeros aspectos importantes; la gente no acudió a las urnas, particularmente las comunidades que sufrieron el peor golpe de la economía: afroestadounidenses, mujeres solteras y jóvenes menores de 30 años son quienes no se presentaron y quienes fueron más afectados por la economía. No tienen opción.” De hecho, solo alrededor de un tercio de los ciudadanos habilitados para votar acudió a las urnas, con una participación muy baja entre los jóvenes menores de 30 años, las mujeres solteras y las personas de color.

La iniciativa popular en demanda de un salario mínimo justo es tan solo uno de los movimientos sociales que crecen día a día en Estados Unidos. El movimiento por los derechos de los inmigrantes, el movimiento por una reforma carcelaria y del sistema de justicia penal, el movimiento contra el cambio climático inducido por la humanidad, o contra la guerra sin fin son movimientos que inspiran a la acción, que conducen a las personas a las calles, a menudo arriesgándose a ser arrestadas, o incluso deportadas. A pesar de las apariencias tras las elecciones legislativas de este año, la gente es una fuerza más poderosa que el dinero.

Milwaukee Journal-Sentinel reporter Georgia Pabst is being charged with unethical journalistic practices by Milwaukee County Supervisor, Deanna Alexander.

Supervisor Alexander points out that Pabst published an article with a misleading headline and distorted facts after Pabst called Supervisor Deanna Alexander twice to ask about a newsletter sent in October.

Alexander states in a news release that the “newsletter, accurate at publication, alerted fall general election voters that they would need to show a photo ID to vote.”

However the U.S. Supreme Court reversed the voter ID requirement for the November election, that decision forced Supervisor Alexander to correct her newsletter release by sending an update via “email, social media, and a second mailing—a bold post card—to update voters with the new information that electors would not need to provide an ID in order to vote”.

“Ms. Pabst knew all of this, yet continued to publish an article falsely proclaiming that the notice was a mistake,” Supervisor Alexander said.  “This irresponsible report has increased confusion by leading voters to believe that I either didn’t notice the error or purposely sent untrue information.”

“Ms. Pabst knew on Friday that I had provided voters with two rounds of information and that each were accurate at the time I published them; there was no mistake.  Her article is disappointing and sloppy journalism.”  Supervisor Alexander concluded.

Supervisor Alexander is not the only one pointing out the recklessness and total disregard for truth in articles published by Georgia Pabst.

I have pointed out on many occasions that Pabst has written half-truth articles about Esperanza Unida. Her consistent omission in her articles regarding loans totaling over $700,000.00 being a vital factor in the agency’s collapse is one of the most glaring unethical reporting practices Georgia Pabst has perpetrated.

These loans were inappropriate and questionably released to founder and past executive director, Richard Oulahan. Even the current executive director of Esperanza Unida and former Secretary of the Department of Workforce Development for the State of Wisconsin, Manny Perez is rumored to be seeking the involvement of the FBI into these loans which he also agrees were inappropriately released to Richard Oulahan.

An initial $600,000.00 in loans was signed for only by Richard Oulahan, without a second signature by past board of director chairperson of Esperanza Unida, or even a witness is highly unusual, reporter Pabst never bothered to reveal this in her articles because it would raise an eyebrow of suspicion on her friend Richard Oulahan’s reputation and work in our community.

Esperanza Unida is not the only victim of Pabst’s half truth reporting style.

If one is not part of a network of people Pabst favors, one does not get fair reporting by Pabst.

Case in point. In 2010, the Milwaukee Journal Sentinel had to issue three separate corrections of an article Georgia Pabst published about Laura Manriquez, a former chairperson of Esperanza Unida.

Manriquez ran against JoCasta Zamarripa for the 8th Assembly District seat. Zamarripa is networked with leftest radicals Pabst favors in the southside, such as Voces de la Frontera.

Pabst contacted Manriquez via email to ask her about tax warrants of over $70,000.00 and asked Manriquez about being in serious financial trouble along with her husband. Manriquez is not part of leftist radical networks. Manriquez is more of an independent minded spiritual political leader.

Manriquez responded to the question by sending Pabst an email informing Pabst that she “did not know what she was talking about”.

However Pabst proceeded to published the article knowing full well that Manriquez told Pabst that she did not know what she was talking about.

MJS had Pabst rewrite the article and issued several corrections after the Manriquez campaign complained to MJS editors. It was proven that Manriquez was not married and that the tax warrant was for another Laura Manriquez living on the Southside. But the damage to Manriquez’ reputation had been done.

“When that article was released, all the work I did during the campaign went for not. Many voters contacted me told me they were not supporting me. Even after I explained that was not me, many voters asked why would MJS publish information about me like that without checking it out first”, Manriquez said.

Another example of Pabst half truth reporting is the reporting about the Palermo’s Pizza campaign her favorite group Voces De La Frontera unjustly attacked for several years.

Not that I need to rehash the entire campaign that Voces orchestrated against the locally owned national frozen pizza chain, but just look at the aftermath of this intensely reported on effort by Pabst.

The whole matter centered around the injustice taking place against over 75 undocumented workers trying to unionize.

After the National Labor Relations Board (NLRB) dismissed the Voces complaint that over 75 undocumented workers rights to unionize was violated by Palermo’s Pizza, the articles Pabst wrote in the matter trickled down to eventually nothing, despite the fact that a national boycott of Palermo’s Pizza was still being actively engaged in by the AFL-CIO and Voces.

In July of this year, the unions pulled out of Palermo’s pizza before the worker’s could even vote on the matter to unionize in August. Pabst made no mention of this development. The news broke in October because the Business Journal and Business Times wrote about the unions leaving before the August vote.

Pabst failed to simply ask the question: what happened to the 75 undocumented Palermo’s workers? The workers Palermo’s Villa says it asked Voces de la Frontera to come help out.

Pabst has written no articles giving information regarding the plight of those 75 undocumented workers. Where are these workers now? The fate of those 75 workers is still unknown and Voces will not comment on the outcome of those workers.

A recent article published by Bruce Murphy in the Urban Magazine pointed out that the Milwaukee Journal Sentinel would probably be letting go some of its reporters. The article listed Georgia Pabst as one of those who was on the list to be let go, for the sake of some fair reporting by this giant newspaper, they’d be doing our community outside of Georgia’s favorite community networks a service replacing her.

El profano ataque de los republicanos al sagrado derecho a votar

 

Existe en Arkansas una base de datos en la que podría figurar su nombre… Eso en caso de que usted viva en uno de los 28 estados de Estados Unidos que participan del Programa Interestatal de Verificación de Registro de Votantes. Se trata de uno de los crecientes componentes de una agresiva iniciativa desarrollada por los republicanos a lo largo y ancho de Estados Unidos que tiene por objetivo impedir que muchos estadounidenses puedan votar.

Varios estados han dado inicio al período de votación anticipada para las elecciones legislativas 2014 de Estados Unidos, que se llevarán a cabo este 4 de noviembre. Está en juego el control del Senado de Estados Unidos, así como muchas gobernaciones cruciales, bancas en el Congreso y referéndums. Una interrogante que surge en torno a estas elecciones es qué tan significativo será el impacto de las iniciativas para privar del derecho al voto a una gran cantidad de ciudadanos.

Hablé con Dolores Internicola en Fort Lauderdale, Florida, una de las zonas más afectadas por los esfuerzos del asediado gobernador republicano de Florida, Rick, Scott, por eliminar votantes de los padrones. Dolores perdió a su esposo, Bill, recientemente. Bill fue noticia en el año 2012, cuando a los 91 años de edad recibió por correo una notificación oficial de que su ciudadanía estaba en duda, por lo que debía comprobarla a fin de evitar ser eliminado de los padrones electorales. Como veterano de la Segunda Guerra Mundial que luchó en la batalla de las Ardenas, el oriundo de Nueva York se vio entristecido ante la posibilidad de no poder participar en el sistema electoral que él mismo había ayudado a defender contra la Alemania nazi. “Fue terrible”, recordó su viuda. Bill logró votar en las elecciones de 2012, pero la misma amenaza de ser arbitrariamente inhabilitadas para votar se cierne sobre millones de personas este año.

El periodista de investigación Greg Palast y el documentalista Richard Rowley recorrieron el país y documentaron el impacto del Programa de Verificación de Votantes. La crucial investigación que hizo Palast sobre la ahora legendaria debacle electoral que vivió Florida en el año 2000 contribuyó a exponer de qué manera la entonces Secretaria de Estado de Florida, Katherine Harris, supervisó una depuración de votantes errónea y a gran escala que fue determinante para llevar a la presidencia a George W. Bush en las que continúan siendo las elecciones presidenciales más polémicas de la historia de Estados Unidos.

Greg Palast plantea una pregunta fundamental en su especial de dos partes producido por Al-Jazeera America sobre presuntos electores que votan dos veces. “Me interesé en este tema cuando Bush ganó por 527 votos. Y ahora, quince años después, escucho que denuncian ‘fraude electoral. Un millón de personas cometen fraude electoral’. ¿Existe realmente esta inmensa ola de crímenes?”

El sistema de verificación que describe Palast comenzó como una iniciativa del Secretario de Estado de Kansas, el republicano Kris Kobach. Toma los registros electrónicos de los votantes de los estados intervinientes, los recopila en una base de datos centralizada en Arkansas e intenta identificar a cada uno de los votantes que pudiera haber votado en más de un estado. Estos “votos duplicados” fueron responsables, según el comentarista conservador Dick Morris, de más de un millón de votos fraudulentos en favor de Barack Obama, que le permitieron supuestamente “robarse las elecciones” de 2012. Aún así, según informa Palast, no se ha llevado a cabo ni un solo procesamiento por fraude electoral a consecuencia del sistema de verificación. En lugar de ello, la verificación ha provocado una depuración a gran escala de votantes habilitados, con frecuencia debido a problemas en la recopilación y organización de los datos.

La depuración de los padrones electorales es solamente una de las formas en que los republicanos procuran restringir el voto. En las últimas semanas, la justicia ha emitido fallos clave que han hecho de todo menos garantizar que se preserve el derecho al voto de decenas de miles de votantes. Texas aprobó recientemente una ley de identificación de votantes por fotografía que resulta altamente restrictiva. La Corte Suprema de Estados Unidos decidió no expedirse respecto a su contenido hasta después de las elecciones a fin de evitar confusiones. Al emitir su voto en desacuerdo, la Ministra de la Corte Ruth Bader Ginsburg expresó: “La mayor amenaza a la confianza de la población en las elecciones en este caso es la perspectiva de que se aplicará una ley resueltamente discriminatoria que probablemente imponga un impuesto inconstitucional al voto e implique el riesgo de negar el derecho a votar a cientos de miles de votantes habilitados”.

También se ha permitido que procedan leyes restrictivas de identificación de votantes y otras obstrucciones al voto en Wisconsin y Carolina del Norte. Desde hace tiempo se reconoce que exigir la presentación de documentos de identidad con fotografía afecta de forma desproporcionada a las personas de menores recursos y a las personas de color, dos sectores de la población que tienden a votar por el Partido Demócrata.

En el otoño de 1980, Paul Weyrich, un activista conservador que fundó instituciones de derecha como The Heritage Foundation, Moral Majority y American Legislative Exchange Council, habló durante una conferencia en Dallas. “No quiero que voten todas las personas”, dijo, y continuó: “Las elecciones no se ganan con la mayoría de la población, nunca ha sido así desde los inicios de nuestro país y no es así ahora. De hecho, nuestra ventaja en las elecciones aumenta considerablemente cuando disminuye la población de votantes”. Aquel sueño expresado por Paul Weyrich en 1980 se ha convertido en la triste realidad de 2014. El derecho a votar es sagrado y protegerlo es responsabilidad de todos nosotros.

 

takingsidesIf the Democrats lose this governors race next week, the party will have ceased to be relevant.

Republican gubernatorial candidate Scott Walker is in a tight race with Democratic contender Mary Burke, and there is less than a week before voters hit the polls.

Walker has a long list of vulnerabilities the Democrats can’t seem to capitalize on. From high level staff members going to prison for theft, among other things, to leading the effort to repeal equal pay rights for women. Walker is a poster child for candidates with skeletons in their closets. Yet the Dems are unable to take advantage of Walker’s weakness.

Walker’s ability to survive may stem from a patten that was illustrated in a New York Times/CBS poll that spelled it out for Democrats nationwide.

The poll showed that 45 percent of “all likely voters” throughout the country would put a Republican into the United States House of Representatives. Only 39 percent would vote Democratic. The poll indicated that even 10 percent of Democrats planned to vote for Republican congressional candidates, compared with 2 percent of Republicans willing to vote for Democrats.

Among all-important independents,

41 percent would vote Republican and

31 percent would vote for Democratic congressional candidates. Democrats have lost any significant lead among women, with 42 percent saying they’d vote Republican and 43 percent leaning Democratic. The poll showed Republicans trouncing Democrats in nearly all categories, even among young voters 18-44.

I asked a longtime Democrat why did the numbers show Democrats being slapped around by a party clearly lacking leaders with integrity. His response was interesting. He blamed President Barack Obama, saying “the American public’s frustration with Mr. Obama has hurt our Party and there seems to be nothing we can do to reverse that tend”.

If this is true this could probably mean trouble for Mary Burke. She recently made when Obama came to Milwaukee campaigning for her.

Walker has no momentum. The closeness of this race is a result of public frustration with the other party, which has lost the confidence of its base constituents to make the real economic changes needed that its party leader Obama promised in 2008.

The vast American middle has no strong loyalty to either party and has bad vibes about each. They want good governance, in which the controlling party listens to all and acts in the interests of liberty, prosperity and national security. Americans deserve a government of, by and for the people — not of, by and for one party.

Estados Unidos tiene ahora un “zar del ébola”. Sin embargo, sigue sin tener un director general de salud pública. ¿Por qué? Los grupos de lobby a favor de las armas han logrado detener su nombramiento, al menos hasta ahora.

La epidemia del ébola es una crisis mundial de salud que exige una respuesta conjunta a nivel mundial. Aquí, en Estados Unidos, las medidas que se tomaron fueron desarticuladas, y parecen estar más bien motivadas por el miedo que por la ciencia. Hay una razón clara para ello: el nombramiento del funcionario seleccionado por el Presidente Barack Obama para ocupar el cargo de Director Genera de Salud Pública, el Dr. Vivek Murthy, sigue estancado en el Senado. Uno podría imaginar que una epidemia como la del ébola haría que la gente trascienda la política partidaria, pero Vivek Murthy, a pesar de los impresionantes méritos de su labor médica, cometió un error crucial antes de ser nombrado: declaró que las armas eran un problema de salud pública. Eso provocó la oposición de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por su sigla en inglés), que es todo lo que se necesita para detener el progreso de cualquier votación en el Senado estadounidense.

En octubre de 2012, el Dr. Murthy escribió en su cuenta de twitter: “Estoy cansado de los políticos que hacen política jugando con la problemática de las armas, poniendo en riesgo la vida de millones de personas por miedo a la NRA. Las armas son un problema de salud pública”. Un año después, la Casa Blanca anunció su nominación para el cargo de director general de salud y el cuatro de febrero de 2014 testificó ante el Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado. Obtuvo el apoyo tanto de los demócratas como de los republicanos en el comité, pero su nombramiento todavía no fue sujeto a votación en el Senado, presumiblemente porque el Senador Harry Raid, líder de la mayoría demócrata en el Senado, sabe que no contarán con los votos suficientes para aprobarlo. Los nombramientos necesitan solo una mayoría simple de 51 votos para ser aprobados. Como los demócratas tienen una mayoría de 55 a 45 en el Senado (al menos por ahora), la aprobación de Murthy como director general de salud pública debería haber sido cuestión de rutina.

Sin embargo, el temor percibido al poder de la Asociación Nacional del Rifle provocó que varios demócratas –sobre todo aquellos que se enfrentan a una reelección ajustada en 2014– indicaran que no votarán en apoyo a Murthy. Entre quienes se espera que voten en contra se encuentran Mary Landrieu, de Louisiana, Mark Pryor, de Arkansas, y Mark Begich, de Alaska. Estos senadores demócratas y otros senadores que aspiran a la reelección no quieren arriesgarse a provocar a la NRA antes de las elecciones de noviembre. Así que Estados Unidos no tiene director general de salud pública.

¿De qué se ocupa el Director General de Salud exactamente? El cargo se remonta a 1798, cuando el Congreso estableció el primer servicio de salud con financiamiento público para los marinos mercantes que padecían enfermedades. Ahora, el director general tiene al mando a más de 6.500 trabajadores de la salud del “Cuerpo Comisionado” de los servicios de salud, que tiene la tarea de proteger la salud pública estadounidense.

Otro papel igualmente importante del director general es oficiar como “médico del país”, utilizar su cargo para organizar campañas de salud pública y educar e inspirar a las personas a tomar en serio la salud. Entonces, si bien hay un director interino, Boris Lushniak, que mantiene funcionando la organización, no ha asumido el papel público que el puesto requiere. En 1964, el entonces Director General de Salud Pública, Luther Terry, dio a conocer un revolucionario informe, “Tabaco y Salud”, que provocó cambios significativos en las políticas de tabaco, como la impresión de etiquetas de advertencia en los paquetes de cigarrillos y la prohibición de publicidad de tabaco en radio y televisión. En la década de 1980, el Director General de Salud del presidente Ronald Reagan, C. Everett Koop, abogó por la educación y la lucha contra elVIH/SIDA, en contra de los deseos del propio Reagan, que ni siquiera pronunció la frase “SIDA” durante los primeros seis años de su gobierno, mientras miles de personas morían a causa de la enfermedad.

Podemos suponer que, si el Dr. Murthy fuera confirmado como director general, sería la voz cantante de la razón en la respuesta nacional a la epidemia del ébola. En su lugar, tenemos personajes desinformados que exigen prohibiciones de viaje desde y hacia los países de África Occidental, algo que todos los funcionarios de salud pública afirman que sería exacerbar la epidemia, conduciendo a las personas infectadas a cruzar ilegalmente las fronteras y evitar los puestos de control donde podrían ser derivadas para recibir tratamiento. Este escenario definitivamente provocaría más casos de ébola en Estados Unidos.

¿Y cuál es el problema de que el director general de salud impulse políticas de sentido común, basadas en datos de la realidad, para reformar nuestras leyes de tenencia de armas? La Campaña Brady para Prevenir la Violencia con Armas de Fuego señala en sus informes la escala del problema con las armas: en promedio, 128 estadounidenses resultan muertos o heridos por armas de fuego todos los días. Más de 30.000 mueren por violencia con armas todos los años. La Campaña Brady recibe su nombre por el secretario de prensa del Presidente Reagan, el difunto James Brady, que fue herido de gravedad en un intento de asesinato a Reagan.

Hasta donde sabemos, solo dos personas en Estados Unidos tienen ébola actualmente. En cambio, hay 300 millones de armas de fuego en circulación. El ébola se puede detener con procedimientos adecuados de salud pública y con el envío de una gran cantidad de trabajadores de la salud, equipos y otros recursos a Liberia, Sierra Leona y Guinea. El Senado debería votar inmediatamente para aprobar el nombramiento del Dr. Vivek Murthy como Director General de Salud.

takingsidesIt’s been over two months since the unions pulled their petition to unionize workers at Palermo’s Pizza. Indeed, two months since Voces de la Frontera quietly walked away without even a whimper regarding the unions decision to do so.

Over two months without a news release or some kind of a statement explaining why they decided to drop the matter in July, weeks before Palermo’s workers were to vote on whether to unionize or not on August 14.

Speculation is that they realized they did not have the votes, due to new workers being hired by Palermo’s to replace the over 75 undocumented workers the company was forced to fire due to an audit of its work force by the federal government.

All the hoopla and marching and national boycotting of the company, designed to continue putting Palermo’s Pizza on the pages of the Milwaukee Journal Sentinel (MJS), was all peachy keen before the National Labor Relations Board (NLRB) decided that Palermo’s Pizza did nothing wrong regarding the rights of the 75 undocumented workers Voces de la Frontera (VDLF) was so concerned about.

After the NLRB decision, media hounding by VDLF started to slowly wind down.

In July of this year, the petition calling for the workers to vote was pulled without a press conference or news release. Heck, even MJS reporter, Georgia Pabst was out scooped by the sneaky effort of VDLF to let this whole matter just fade away.

The Business Journal and Business Times newspapers broke the story that the unions seeking to unionize Palermo’s workers pulled out.

Frankly, Pabst has always been on top of this story. So for her to miss this development was nothing more than her practice of protecting a friend who passes on information she relies on for her so-called articles covering the Hispanic community. Why risk losing a reliable news source who tips you off with information, if you’re going to write things that don’t make them look good.

Clearly, on this matter, VDLF does not look good.

Especially, after supporting the calling off of the vote, but not calling off the national boycott of Palermo’s Pizza.

Aside from the fact that nothing has been reported on the status of the 75 undocumented workers VDLF has been “protecting”, nothing has been said about the status of the national boycott of this Milwaukee company.

In an article recently published by a local blog, Hispanic News Network U.S.A., Primitivo Torres, the spokesperson for VDLF, affirmed that the boycott was still in effect.

Is the boycott still on? 

Don’t ask Georgia Pabst, she has things to do like keep reminding people that Esperanza Unida owes taxes. And don’t ask VDLF, apparently, no one knows anything about any boycott or the whereabouts and status of 75 undocumented workers this whole affair began with.

So. Is the national boycott against Palermo’s Pizza still in effect, or is it not?

Boycott for what?

Por estos días, en Estados Unidos, las noticias alternan hora a hora entre el virus del Ébola y el Estado Islámico. Con frecuencia se repite la pregunta acerca de si deberíamos desplegar tropas en el territorio. La respuesta es sí, pero no en Medio Oriente. Necesitamos contar con decenas de miles de efectivos presentes en el terreno para hacer frente al ébola. Tropas de médicos, de enfermeras, de profesionales de la salud que luchen contra este desastre sanitario mundial totalmente prevenible.

El ébola es un pequeño virus que está poniendo de manifiesto los grandes problemas presentes en los sistemas de salud pública del mundo. Los pocos casos conocidos aquí en Estados Unidos han provocado un clima de temor y creciente conciencia de lo vulnerables que somos ante el brote de una enfermedad viral en nuestra sociedad. Imaginemos cómo se siente la población de países empobrecidos de África Occidental como Guinea, Sierra Leona y Liberia, donde la cifra de casos asciende a miles y la infraestructura simplemente no puede hacer frente a la cada vez mayor cantidad de personas infectadas.

Lawrence Gostin, director del Instituto O’Neill de la Universidad de Georgetown, especializado en investigaciones sobre salud, dijo sobre la situación actual: “Debemos recordar que esta es la segunda vez en la historia de Naciones Unidas que el Consejo de Seguridad de la ONU declara que estamos frente a una amenaza sanitaria, una amenaza a la paz y la seguridad en el mundo. La primera fue el SIDA, la segunda es el ébola”. En declaraciones efectuadas durante el programa de noticias de “Democracy Now!, Gostin continuó: “Por eso, el Consejo de Seguridad de la ONU ha hecho un llamado a todos los países del mundo. Junto a Estados Unidos deberían estar la Unión Europea, Australia, Canadá y todos nuestros aliados. Se trata de una crisis humanitaria y de salud de carácter internacional. Se trata de una amenaza a la estabilidad política y económica de la región y, obviamente, lo que es más importante, a la salud de los seres humanos. Deberíamos estar movilizando muchísimos más recursos. Deberíamos haberlo hecho antes. Debemos hacerlo ahora”.

La Organización Mundial de la Salud anunció el más reciente de los brotes de ébola, en Guinea, el 23 de marzo de este año. El brote creció, se extendió a países vecinos y pasó sobre varios otros hasta llegar al país más poblado de África, Nigeria. Causó primero la muerte a decenas de personas y luego a cientos y a miles, pero permaneció en buena medida al margen del mundo hasta que dos personas blancas, dos trabajadores de la salud estadounidenses, contrajeron la enfermedad. El Dr. Kent Brantly y la misionera Nancy Writebol fueron trasladados por avión de regreso a Estados Unidos tras ser diagnosticados con el virus del Ébola. Cuando los primeros pacientes estadounidenses de ébola llegaron al país y fueron ubicados en unidades de aislamiento, la enfermedad se convirtió en noticia de primera plana a lo largo y ancho del país.

Increíblemente, al mismo tiempo que la gente moría masivamente a causa del ébola en África Occidental, estos dos estadounidenses sobrevivieron, luego de ser tratados con algunas de las pocas dosis existentes de un fármaco experimental conocido como ZMapp. Se trata de resultados positivos que son posibles de concretar si se tiene acceso a un buen sistema de salud, que cuente con el presupuesto necesario.

Luego llegó Thomas Eric Duncan. Él también había contraído el virus del Ébola. El progreso de su enfermedad fue bastante distinto. Su sobrino, Josephus Weeks, lo resumió con elocuencia en un artículo publicado por el periódico The Dallas Morning News.

Weeks redactó: “El viernes 25 de septiembre, mi tío Thomas Eric Duncan concurrió al Hospital Presbiteriano de Texas, en Dallas. Tenía fiebre alta y dolores de estómago. Le dijo a la enfermera que había estado en Liberia recientemente. Pero era un hombre de color sin seguro de salud ni recursos para pagar su tratamiento, así que después de unas horas le dieron de alta con la prescripción de algunos antibióticos y analgésicos”.

Duncan regresó a su hogar para ser atendido por su familia, pero progresivamente su estado fue empeorando. Dos días después regresó al hospital y fue ingresado bajo sospechas de que se trataba de Ébola. Rápidamente empeoró y murió el 8 de octubre, tal como lo relató su sobrino, “solo en la habitación de un hospital”. Unos días después, nos enteramos de que una de las trabajadoras de la salud que le brindaron asistencia, la enfermera de cuidados intensivos Nina Pham, había contraído el Ébola. Posteriormente aparecieron síntomas en otra enfermera, Amber Vinson. Horas antes de que se le diagnosticara la enfermedad, viajó en avión desde Cleveland a Dallas junto a más de 130 personas. ¿Qué habría sucedido si nuestro sistema de salud garantizara tratamiento a todos, sin importar si los pacientes tienen o no cobertura de salud privada?

El Congresista republicano Pete Sessions, que representa a una parte de Dallas, dijo a la CNN que se debería impedir que vuelos provenientes de África Occidental ingresaran a Estados Unidos a pesar de que, según dijo, admitiría a los ciudadanos estadounidenses. Consulté a Lawrence Gostin al respecto: “Es una muy mala idea. Y, por varios motivos, es muy egoísta. En primer lugar, no va a hacer que Estados Unidos esté más seguro. De hecho, va a hacer que esté menos seguro. Primero, el hecho de suspender los vuelos significa que los trabajadores de la salud enfrentarían mayores dificultades para ir y venir de la zona afectada. Y esos países enfrentarían dificultades económicas y comerciales. Aumentarían los precios de los alimentos. Y en definitiva, en mi opinión, la epidemia se saldría aún más de control y pondría a esos países en mayor riesgo. Y cuanto mayor sea la cantidad de personas que contraigan la enfermedad en África Occidental, mayor será el riesgo que corramos aquí en Estados Unidos, en Canadá, en la Unión Europea. Es matemática básica, pura y simple. Si hay una gran cantidad de personas infectadas en una parte del mundo y vivimos en un mundo moderno y globalizado, no se puede envolver a toda una región con celofán y pretender que los gérmenes permanezcan afuera. No funciona de esa manera. Al hacerlo, creemos que es el modo de salvarnos, pero en realidad estamos corriendo más riesgos. Y además estaríamos haciendo algo que atenta profundamente contra el espíritu de nuestro país”.

La pequeña isla de Cuba ha enviado a más de 160 médicos a África Occidental para brindar tratamiento a los pacientes y contribuir a contener el avance de esta epidemia. Deberíamos aprender de Cuba. En cambio, el Presidente Barack Obama envió infantes de marina. En breve estarán construyendo hospitales de campaña. Ahora, la pregunta es: ¿quiénes brindarán asistencia en estas nuevas instalaciones? El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha conformado un comando especial de emergencia para hacer frente a la crisis provocada por el Ébola. El mundo debe unirse para salvar vidas y detener esta catástrofe evitable que nos amenaza a todos.

 

 

takingsidesThe unions seeking to unionize the workers at Palermo Villa Inc. have withdrawn their petition for union representation with the National Labor Relations Board, according to Ben Mandelman, Milwaukee officer-in-charge.

Spokespeople for Voces de la Frontera, which was representing the workers trying to form the Palermo Workers Union, have yet to release a statement. The Palermo Workers Union’s website has been taken down.

Over 75 undocumented workers and their families were manipulated by Voces de la Frontera to form a union.

Now that the effort has failed, it seems Voces de la Frontera is trying desperately have this issue fade away into obscurity. Even Georgia Pabst of the Milwaukee Journal Sentinel failed to cover this story after devoting many articles about the matter during the height of the campaign. The matter to withdraw unionization was done in July. Pabst had part of July, August and September to report the latest news, she didn’t.

The news was scooped by the business newspapers in Milwaukee. Why did Pabst refuse to cover this new development in a story she’s been covering closely for more than a year?

What about the 75 undocumented workers and their families? Did Voces de la Frontera help those workers find work or were they deported.

Pabst is taking great care to not report the failure of Voces de la Frontera’s Palermo’s Pizza campaign. In addition, Pabst is engaging in an injustice by failing to report what did Voces de la Frontera do to help those 75 undocumented workers and their families find peace and stability now that their efforts have failed.

Our community needs another Latino reporter. One that is willing to dig into news stories at all levels, just not selectively choose who will get good press and who will get bad press.

It’s been since July that the unions involved at Palermo’s Pizza pulled the plug on their efforts there, and nothing has since been reported on the where about of 75 undocumented workers and their families.

During the height of the Palermo’s campaign, Pabst would give coverage to the workers and their struggle for fairness, now that the campaign has failed, these same workers that everyone kept crying about, are left without a job and after two months since the unions pulled their petition, not one statement or news article has been done to report in their status.

SAN ANTONIO— En Texas, es posible medir cuánto han avanzado las mujeres en función del camino que deben recorrer. Una gran cantidad de establecimientos médicos  han debido cerrar sus puertas en Texas, dejando así a casi un millón de mujeres a cientos de kilómetros de los centros de salud que podrían resultarles necesarios. ¿El motivo? Uno de los servicios que brindaban estos centros médicos era el aborto legal y seguro. La semana pasada, el Tribunal Federal de Apelaciones del Quinto Circuito confirmó las restricciones impuestas por el estado de Texas al acceso al aborto, lo que provocó el cierre inmediato de otras trece clínicas. En total, el 80% de las clínicas de Texas que incluían entre sus servicios el aborto han cerrado desde que entró en vigor dicha normativa.

Imaginemos que un día nos encontráramos con la siguiente noticia: “Un tribunal de apelaciones de Texas determinó el cierre del 80% de las armerías de Texas”. Los autoproclamados patriotas de Texas se levantarían en armas. Pero en el estado de la estrella solitaria, no todos los derechos nacen iguales. El derecho de una mujer a elegir sobre su maternidad, su derecho a poner fin a un embarazo, su derecho a la privacidad fueron establecidos por la Corte Suprema en 1973, hace más de 40 años, en el histórico fallo emitido en el caso Roe contra Wade.

En 2013, el poder legislativo de Texas, el Gobernador Rick Perry y el Fiscal General (y actual candidato republicano a gobernador) Greg Abbott establecieron una serie de leyes que impusieron barreras al funcionamiento de las clínicas de Texas que practican abortos. En primer lugar, se exigió que los médicos de dichas clínicas contaran con derechos de admisión en hospitales cercanos. Luego se establecieron una serie de requisitos edilicios, aplicables únicamente a clínicas en que se practican abortos, los cuales exigieron importantes reformas a fin de que los establecimientos pudieran permanecer abiertos.

Los grupos que defienden el derecho al aborto calificaron a estas leyes de reglamentación selectiva de los centros en que se practican abortos como “leyes TRAP”, sigla que en inglés significa “trampa”. El instituto de investigación en torno a asuntos de salud reproductiva Guttmacher Institute informó recientemente que “26 estados del país cuentan con leyes o políticas que regulan a los centros médicos que proveen abortos y que exceden lo que resulta necesario para garantizar la seguridad de las pacientes. La totalidad de dichas normativas se aplica a las clínicas en que se practican abortos quirúrgicos”.

Jeffrey Hons, presidente y director ejecutivo de la organización de planificación familiar Planned Parenthood South Texas, me dijo: “El nuestro es el centro ubicado más al sur y más al oeste en el que se puede acceder a un aborto en Texas, pero hay una buena parte de Texas que se encuentra aún más al sur y al oeste que nosotros”. La clínica de Hons es una de las solo tres que quedan en San Antonio que realizan abortos.

Hons describió el impacto en las mujeres más vulnerables, que ahora deben viajar grandes distancias para practicarse un aborto: “Para una mujer que se encuentra en estas zonas alejadas e intenta encontrar un centro quirúrgico, la distancia que debe recorrer, los puestos de control de inmigración que ella y su pareja deben atravesar y el miedo de atravesar estos controles de inmigración, porque puede ser que tengan o no los documentos en regla… todo ello representa una verdadera carga. Y la carga psicológica de saber que debemos abandonar nuestro hogar, nuestra familia, nuestra localidad, nuestro mundo para ir en busca de este tipo de asistencia médica tan privada e íntima, tras un proceso de toma de decisiones que resulta tan difícil, es muy grande. Y más ahora sabiendo que hay que hacerlo en un lugar donde no contamos con nuestra red de apoyo para que nos contenga”.

El Centro de Derechos Reproductivos, que fue la organización que defendió el derecho constitucional al aborto ante el tribunal de apelaciones, destacó que el fallo del tribunal hace que “casi un millón de mujeres de Texas se enfrenten a un viaje de ida y vuelta de casi 500 kilómetros como mínimo para poder ejercer su derecho constitucional a un aborto”.

Lindsay Rodriguez, presidenta del Fondo Lilith, que brinda apoyo económico y educación a mujeres que necesitan acceder a un aborto, expresó: “Todo el tiempo escuchamos historias de gente que tiene que viajar desde zonas como el Valle de Rio Grande hasta San Antonio para intentar acceder a este tipo de atención de la salud”. Rodriguez agregó: “En su gran mayoría, las personas que se van a ver más afectadas por estas leyes son las personas con menos recursos económicos, las personas que tal vez enfrenten problemas migratorios. Puede que sean personas que, por diversos motivos, se encuentran con más barreras para poder acceder a la asistencia médica en general, no sólo para acceder a un aborto, sino para acceder a asistencia médica”.

Estos viajes más largos y más costosos tendrán como consecuencia que las mujeres demoren el procedimiento, lo cual lo tornará más complejo y oneroso. Con el cierre de estas clínicas, la ley reduce además el acceso a métodos anticonceptivos, lo cual provoca más embarazos no deseados, perpetuando así la demanda de abortos.

Tras el fallo del tribunal de apelaciones, el Centro de Derechos Reproductivos, junto a otras organizaciones, entabló inmediatamente un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Estados Unidos en procura de una orden judicial contra la ley de Texas.

Mientras tanto, los ciudadanos de Texas se preparan para elegir nuevo gobernador. En una de las contiendas seguidas más de cerca en todo el país, el Fiscal General Greg Abbott se enfrenta a su contrincante demócrata, Wendy Davis. Sus posturas no podían ser más opuestas. En junio de 2013, siendo senadora estatal, Davis se opuso y obstruyó esta ley de restricción del aborto durante once horas, demorando así su aprobación, al tiempo que miles de personas se habían congregado en el recinto para brindarle su apoyo. Recientemente, Davis reveló haber puesto fin a dos embarazos por motivos de salud en la década de 1990. Para ella, al igual que para todas las mujeres del país, este asunto político resulta profundamente personal. Se trata de un asunto que debería unir a personas provenientes de todo el espectro político. Se trata de vernos libres de la injerencia del gobierno a la hora de tomar las decisiones más íntimas de nuestras vidas.

takingsidesMilwaukee Journal Sentinel (MJS) reporter, Georgia Pabst continues to selectively report  the facts about Esperanza Unida (EU) in an MJS article on October 3, 2014. Her attempt to protect her long time friend, founder and former EU executive director Richard Oulahan is clear.

In this article, once again, Pabst refuses to bring forward the facts about mortgage loans Oulahan signed, totaling $700,000.00. If you read Pabst’s latest piece on EU you’ll notice she avoided to mention the $700,000.00 in loans Oulahan signed for before having to leave the agency  2003.

In fact, BMO Harris Bank, the bank that bought out M&I Bank, and who now owns the mortgage loans, recently verified that up until 2002 Oulahan was the sole signer of these mortgage loans.

Manny Perez, current executive director of EU, said that during the interview with Pabst he explained to her that the loans were toxic, improper and unaccounted for and that these loans were made before he got there. Pabst knows this to be true. However, she did not even mention these loans as part of the EU debt in her article above. Why?

Because questions asking why were these loans made will arise, that’s why. Questions like:

1. With these loans why weren’t the HVAC systems replaced and repaired at building 611 and 1329 West National Ave.?

2. Why weren’t the fire sprinklers replaced and fire alarm system modified at 611 building and EU building 1329 West National Ave.?

3. Why wasn’t the roof replaced at 611 and1329 West National Ave. buildings?

4. Where did the money go?

As former EU executive director, I presented these points to Pabst on many occasions. She always failed to even mention these loans in past articles about EU. She never reported the fact that I had to work to pay over $12,000.00 a month to get these loans under control. Spending this kind of money on these loans prevented EU from doing the infrastructure repairs the agency’s buildings desperately needed in order to stop the penalties and fines the City of Milwaukee levied on EU because these issues were not being addressed.

The inability to pay for these repairs was the main reason tenants moved out of the building starting in 2012 and prevented EU from asking for higher rent for this prime real estate.

In addition, when I first arrived in 2006 the City of Milwaukee was foreclosing on EU because of property taxes Oulahan did not pay. We managed to broker a deal with the city with the help of Alderman Jim Witkowiak to pay the city the taxes owed. We were successful in making that happen. It’s to bad we have a subversive, deceptive, underhanded, unprincipled, crafty, hoodwinking, perfidious Alderman in office today, otherwise, I believe Manny Perez would have been able to broker an agreement with city officials had the current thug Alderman sitting in office would have cooperated with him.

But lets not forget about the plan to turn Esperanza Unida around before former State Representative Pedro Colon, labor lawyer and Voces de la Frontera Action board member, Peter Earle and Voces de la Frontera Director Christine Neumann-Ortiz teamed up to block EU’s plan at a MATC meeting in March 2007 to bring a $1 million welding jobs trying program into our community.

Pabst never did tell the story about how these obstructionists; Colon, Earle, and Neumann-Ortiz; interfered with Esperanza Unida plans to bring MATC, Bucyrus International, the City of Milwaukee and the country of Turkey together and into our community in order to develop a welding program that would not only train workers in our community to be welders, but too further provide them with jobs once they are trained at Esperanza Unida with MATC support.

Pabst never wrote about the fact that after getting all these players together and establishing a sister city economic prosperity plan with the City of Manisa, Turkey and the City of Milwaukee, with the help of Aldermen Joe Davis and Jim Witkowiak, that this effort needed MATC board approval to move forward.

And what do you think former State Rep. and now irrelevant Judge Pedro Colon, labor hustler Peter Earle and Palermo’s Pizza extortionist Christine Neumann – Ortiz did?

Well, Colon and Earle who sat on the MATC board at the time led three other progressive board members to vote against the Esperanza Unida effort while Neumann – Ortiz sat at the table professing herself to be representing the community standing in solidarity with Colon and Earle in their opposition to this job training project being placed at Esperanza Unida in our community.

In closing, Georgia Pabst can only hide the truth for so long. A truth that I will now bring forward. My silence in this matter ends today! The truth will come out about Pabst’s friend Richard Oulahan, and many will be heartbroken to know that EU was not the efficiently run agency it’s predecessors want many to believe.

Jefferson, Colorado: una gran lección de desobediencia civil

“No hagan de la historia un misterio” decía una de las pancartas sostenida en alto en una marcha realizada en el condado de Jefferson, Colorado hace pocos días. Estudiantes de secundaria de este distrito suburbano han abandonado masivamente sus clases durante la última semana en protesta por la censura prevista por la junta escolar del distrito del plan de estudios del curso de nivel pre-universitario de historia estadounidense del programa Advanced Placement (AP). La junta propuso la creación de una comisión que evalúe dicho curso, así como otros, y le agregue material “que promueva la ciudadanía, el patriotismo, los fundamentos y beneficios del sistema de libre mercado, el respeto por la autoridad y el respeto por los derechos individuales”. La propuesta de cambios incluye también eliminar todo material que en opinión de la junta “fomente o tolere la alteración del orden público, los conflictos sociales o la inobservancia de la ley”. La huelga estudiantil coincide con una protesta de varios días llevada a cabo por los docentes bajo la modalidad de inasistencia colectiva por pedido de licencias médicas. Paradójicamente, el intento de la junta escolar de suprimir la enseñanza de la historia de las protestas sociales en Estados Unidos ha provocado un masivo movimiento de protesta que crece día a día.

Desde hace mucho tiempo, las juntas escolares son uno de los objetivos electorales de la derecha estadounidense. En Jefferson, la actual mayoría conservadora obtuvo la victoria por escaso margen en noviembre de 2013, en una votación realizada fuera de año electoral que contó con escasa participación de votantes. Al respecto, John Ford expresó en el programa de noticias de “Democracy Now!”: “Votó aproximadamente un 33% del total de la población habilitada para votar. Las elecciones son importantes, principalmente las elecciones de las juntas escolares”. Ford es docente de estudios sociales en la secundaria Moore Middle School y presidente de la Asociación de Educación del Condado de Jefferson, que representa a más de 5.000 docentes, bibliotecarios, consejeros y empleados de ese distrito.

Con frecuencia se subestima el poder de las juntas escolares. Ashlyn Maher, una estudiante de nivel avanzado de la escuela Chatfield High School que colaboró en la organización de los paros estudiantiles, expresó: “El año pasado le presté mucha atención al desempeño de la Junta Escolar, y cada vez me preocupa más lo que está sucediendo”. La desobediencia civil ha tenido un importante papel en la historia de Estados Unidos, ampliamente conocido y narrado. La propia Declaración de la Independencia, tan preciada para conservadores y progresistas por igual, señala que “se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla”. Ashlyn Maher sostuvo también: “Considero haber estado defendiendo aquello en lo que creo y eso es lo que el pueblo estadounidense ha hecho durante siglos. Se trata de los cimientos de nuestro país. Yo misma tomé el curso de historia estadounidense de nivel pre-universitario del programa AP y lo único que me mostraron fueron hechos. Y luego yo formé mis opiniones basándome en esos hechos. Nunca se me dijo lo que tenía que pensar. Somos los estudiantes los que estamos al frente de estas manifestaciones y es lo que consideramos correcto hacer”.

Los docentes también se han enfrentado a la mayoría de la junta desde que asumió el poder. John Ford afirma: “Creo que es la combinación de varias cosas. Tenemos una mayoría en la junta que permanentemente durante los pasados diez meses ha actuado en secreto, derrochando el dinero de los contribuyentes y sin el menor respeto por nuestra comunidad. Por lo que si a todo eso le sumamos esta nueva comisión que tiene por objeto sanear o purificar planes de estudio, creo que una vez más están provocando irritación. Y teníamos una larga trayectoria de colaboración con la junta y el superintendente escolar. Pero todo eso ha llegado a su fin”, dijo Ford.

Una organización política de derecha de alcance nacional, Americans for Prosperity, financiada por los multimillonarios hermanos Koch, celebró la victoria conservadora en las elecciones de la junta escolar del condado de Jefferson. Dustin Zvonek, director de la organización para el estado de Colorado, escribió el pasado mes de abril que esas elecciones constituyeron “un momento emocionante y esperanzador para el condado y el distrito escolar”. Zvonek exhortó a los tres representantes por la mayoría a “golpear mientras el hierro esté aún candente”, y aunque podría no parecer el mejor de los consejeros, redactó: “Los integrantes de la junta escolar pueden y deben comenzar a explorar y discutir dichas opciones sin temor a tomar distancia de la amplia mayoría de la población”.

Pues bien, la población ha tomado amplia distancia. Los estudiantes de bachillerato continúan organizándose y a ellos se han unido recientemente los estudiantes de los primeros años de secundaria, quienes también han decidido manifestarse. Docentes universitarios locales han conformado un grupo de solidaridad. El miércoles, la Coalición Nacional Contra la Censura, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles y otras ocho organizaciones nacionales enviaron una carta a la junta escolar manifestando su oposición a la revisión propuesta del plan de estudios. En la carta, sostienen: “Sería casi imposible enseñar historia estadounidense sin hacer referencia a la ‘alteración del orden público’, concepto que se aborda de forma adecuada en relación a la Revolución Estadounidense, el movimiento de los trabajadores, el activismo por los derechos civiles y los derechos de los homosexuales, la participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, las protestas por el derecho al voto, las manifestaciones de la población contra la guerra de Vietnam, la oposición al aborto, a la vigilancia por parte del gobierno y a un sinfín de otros hechos significativos en la historia de Estados Unidos. Decir a las escuelas que no pueden utilizar material que ‘fomente o tolere la alteración del orden público’ al tratar estos u otros temas equivale a decirles que dejen de enseñar historia”.

No sólo discrepan con la medida organizaciones de defensa de los derechos civiles. La propia organización College Board, que regula tanto los exámenes universitarios SATcomo el programa de cursos de nivel pre-universitario Advanced Placement, emitió un comunicado de apoyo a las manifestaciones estudiantiles en el que expresa: “Si una institución educativa o distrito escolar censura conceptos esenciales de un curso del programa de nivel pre-universitario Advanced Placement, dicho curso ya no podrá ser designado como parte del programa ‘AP’”.

Ashlyn Maher, sin mostrarse alterada por los comentarios del presentador de Fox News Channel que calificó a los estudiantes que salieron a manifestarse de “títeres” y “vándalos”, reflexionó antes de partir rumbo a la escuela: “Este tema no dejará de afectarme cuando me gradúe. Tengo un hermano y una hermana menores que van a crecer en la comunidad de Jefferson y quiero que tengan la mejor educación que sea posible”.

Y una clase de educación es lo que ciertamente ha brindado a la comunidad la nueva medida propuesta por los representantes por la mayoría en la junta escolar. Los estudiantes están recibiendo, y dando, grandes lecciones sobre el poder de las manifestaciones y la desobediencia civil.