Empresa eléctrica de Puerto Rico entrega riendas de T&D a empresas privadas

SAN JUAN, Puerto Rico – Según la AP, funcionarios de Puerto Rico dijeron el lunes que un consorcio de empresas canadienses y estadounidenses se hará cargo del sistema de transmisión y distribución de la compañía de energía pública de la isla en un anuncio largamente esperado que involucra a una de las mayores empresas de servicios públicos en Una jurisdicción de los Estados Unidos.

El acuerdo marca la primera vez que esas operaciones se administrarán de manera privada desde que la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico se fundó en 1941 y se convirtió en una empresa de servicios públicos en 1979, lo que aumenta las esperanzas de que una empresa acusada durante mucho tiempo de corrupción, mala gestión e ineficiencia pueda reformarse y modernizarse, liderando a menos interrupciones y mejor servicio.

“Tienes un desafío titánico ante ti”, dijo Omar Marrero, director ejecutivo de la Agencia Fiscal de Puerto Rico y la Autoridad de Asesoramiento Financiero.

El mensaje fue dirigido a LUMA, un consorcio compuesto por la firma canadiense ATCO y las compañías estadounidenses Quanta Services Inc. e IEM. Se le otorgó un contrato multimillonario por 15 años que permitirá a la compañía eléctrica de la isla conservar la propiedad del sistema de transmisión y distribución como parte de una asociación público-privada, la tercera para Puerto Rico en los últimos años.

“Entendemos la importancia de este anuncio”, dijo Wayne Stensby, presidente y CEO de LUMA, quien prometió ofrecer un sistema moderno, asequible y confiable. “Este no es nuestro primer rodeo”.

Inicialmente, a la compañía se le pagarán $ 70 millones, seguidos de $ 90 millones el segundo año y $ 100 millones el tercer año como parte de un contrato aprobado por una junta de control federal que supervisa las finanzas de Puerto Rico. Recibirá $ 105 millones por cada uno de los años restantes, con un posible total de $ 20 millones en bonos.

Fontanés reconoció que muchos clientes ven números mucho más altos que los promedios que presentó, especialmente después de que el huracán María azotara la isla en septiembre de 2017 como una tormenta de categoría 4 y destruyera la red eléctrica. Tomó 11 meses para que los últimos clientes se volvieran a conectar después de la tormenta, las interrupciones siguen siendo comunes y la reconstrucción aún no ha comenzado. Pero los problemas comenzaron incluso antes de que la tormenta golpeara, con un corte de energía en toda la isla en septiembre de 2016.

Fontanés dijo que una asociación público-privada permitirá al gobierno de Puerto Rico seguir recibiendo fondos federales mientras se reconstruye a partir de los huracanes Irma y María.

El anuncio del lunes se produce dos años después de que el ex gobernador Ricardo Rosselló firmara un proyecto de ley que en parte permite al gobierno crear asociaciones público-privadas para la transmisión y distribución de energía. Las autoridades dijeron que el acuerdo ayudará a generar el dinero necesario para proyectos de infraestructura que el gobierno no puede pagar en medio de una profunda crisis económica, ya que reestructura una parte de su carga de deuda pública de más de $ 70 mil millones.

La compañía eléctrica tiene una de las deudas más altas de cualquier agencia gubernamental de Puerto Rico con más de $ 9 mil millones, lo que la lleva a declararse en bancarrota en 2017. Todavía está en proceso de reestructuración.

Se espera que la privatización de las operaciones del sistema de transmisión y distribución demore hasta un año, y LUMA se compromete a reducir los costos anuales de energía del sistema en $ 150 millones. Funcionarios del gobierno dijeron que los trabajadores de las compañías eléctricas recibirán prioridad y que ninguno será despedido.

Las otras dos asociaciones público-privadas de Puerto Rico involucran su principal aeropuerto internacional y sus peajes de autopistas.