Líderes de Puerto Rico se unen en lucha contra el crimen

SAN JUAN- De acuerdo a la Prensa Asociada — Cientos de funcionarios municipales y líderes comunitarios se reúnen en la capital de Puerto Rico para buscar formas de luchar contra el narcotráfico y otros delitos en un momento en que el territorio estadounidense se enfrenta a una decreciente fuerza policial y un aumento de actos violentos a plena luz del día.

El gobernador Ricardo Rosselló dijo el martes que reformar el sistema penitenciario de la isla es una de las varias medidas que considera necesarias para reducir la delincuencia. Dijo que su gobierno también tomará acción inmediata no especificada para hacer más segura a la isla.

“No va a ser un jonrón de la noche a la mañana”, dijo. “No vamos a salir de aquí con todas las soluciones para resolver el crimen”.

Se han reportado 43 homicidios en Puerto Rico en las primeras semanas del año, comparados con 65 durante el mismo periodo en 2018.

Sin embargo, los funcionarios están preocupados de que un número creciente se cometen durante el día, en áreas públicas y muy transitadas. El más reciente ocurrió hace dos semanas en el popular sitio turístico de Isla Verde, donde se grabó en video un tiroteo que dejó a un muerto y un lesionado, alrededor de las 9 de la mañana del domingo cerca de un hotel y una de las autopistas más transitadas de la isla.

“Los ciudadanos no se sienten seguros”, dijo a The Associated Press Douglas Leff, agente especial del FBI a cargo de la división de San Juan, antes de dirigirse a una mesa de trabajo cerrada para la prensa. Agregó que su oficina solicitó más fondos federales y más agentes, y agregó que idealmente necesitan entre 10% y 15% más del personal actualmente disponible.

Leff dijo que se preocupa de los efectos que tendrá el cierre del gobierno estadounidense en la tasa de delincuencia Puerto Rico: “Podremos tener un problema serio”.

El representante de Puerto Rico José Meléndez le dijo a AP que otra preocupación es que la isla pierde agentes policiales en plena recesión que ya lleva 12 años. Agregó que sólo el año pasado 1.200 de ellos se fueron, muchos en busca de mejores salarios en Estados Unidos continental. Meléndez también teme que ocurran más balaceras durante el día y en lugares concurridos.

Rosselló espera anunciar más medidas cuando la reunión con los funcionarios y líderes comunitarios termine la tarde del martes.