México reporta récord de muertes por COVID-19 en un día

CIUDAD DE MÉXICO — Según la AP, los robos de oxígeno médico se han incrementado en México, que informó el martes de su cifra de muertos por COVID-19 más alta en un solo día desde el inicio de la pandemia: 1.548. También hubo un aumento casi récord de 18.894 casos nuevos.

El Instituto Mexicano del Seguro Social informó que un hombre armado ingresó en un hospital público en el estado norteño de Sonora alrededor del mediodía del martes y se robó siete tanques de oxígeno.

El hombre exigió a punta de pistola a un empleado del hospital que le indicara donde estaba el oxígeno y tomó cuatro cilindros vacíos y tres llenos, según el IMSS. Las autoridades de la ciudad de Navojoa buscan al sujeto y a otro que conducía un vehículo en el que se llevaron los tanques.

Asimismo el martes, la policía en la localidad de Tultepec, al norte de la Ciudad de México, persiguió a una pequeña camioneta que transportaba 44 tanques de oxígeno después de que fuera denunciado el robo del vehículo. Dos sujetos fueron detenidos en el lugar.

Los robos ocurren en momentos en que las autoridades han exhortado a la gente a que devuelva los tanques rentados de oxígeno que ya no necesiten porque, aseguran, la gigantesca demanda en medio de la pandemia ha resultado en escasez de cilindros.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) lanzó una campaña por internet con el lema “Devuelve tu tanque. Por amor a la vida”.

Como los hospitales en la Ciudad de México y otros estados están siendo rebasados en su capacidad por la ola de casos de COVID-19, muchas familias atienden a sus enfermos en casa con oxígeno suplementario, causando una escasez de tanques y de oxígeno para rellenarlos.

Pero una vez que los pacientes se recuperan, muchas personas simplemente se quedan con los cilindros en caso de que alguien más se enferme, señaló la Profeco.

“Con ello se está privando a otros pacientes que lo requieren en el momento y no pueden acceder a uno”, añadió la agencia.

Incluso quienes tienen sus propios tanques deben a menudo esperar en largas filas y durante horas para conseguir que se llenen de oxígeno.

México acumula casi 1,67 millones de infecciones confirmadas de coronavirus y casi 143.000 muertes de COVID-19 confirmadas mediante exámenes. Debido a la tasa de pruebas extremadamente baja en el país, las proyecciones dejan entrever que la cifra verdadera de muertes sería cercana a 195.000.

Mientras tanto, cuatro dosis de la vacuna contra el coronavirus fueron robadas de un hospital público de la ciudad de Cuernavaca, al sur de la Ciudad de México, probablemente por un empleado del hospital o con la ayuda de un empleado, informó el martes la Secretaría de la Defensa Nacional.

“Esta sustracción se pudo concretar por un acto deshonesto y de interés personal por parte de un integrante del equipo de vacunación del hospital”, señaló la dependencia en un comunicado.

Al ejército se asignó la responsabilidad de transportar y proteger las vacunas en México, pero al parecer una empresa de seguridad privada estaba a cargo de las dosis dentro del hospital.

Antes del martes, México había recibido unas 750.000 dosis de la vacuna de Pfizer, y varias personas habían sido sancionadas por saltarse las listas para recibir las dosis. La cantidad de dosis que México ha recibido hasta ahora alcanza para inocular a la mitad de los 750.000 trabajadores médicos de primera línea, a quienes se aplicarán dos dosis.