La tormenta Narda se disipa a su paso por costa mexicana

CIUDAD DE MÉXICO —  De acuerdo a la Prensa Asociada, La tormenta tropical Narda se disipó el martes luego de empapar cientos de kilómetros del litoral mexicano en el Pacífico, pero los meteorólogos señalaron que sus remanentes podrían arrojar lluvia en algunas partes del noroeste de México y en las Grandes Llanuras del sur de Estados Unidos. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC por sus siglas en inglés) señaló que la humedad de Narda seguía siendo una “amenaza” que podría generar inundaciones repentinas en esas zonas. A su paso por la costa mexicana en el Pacífico, la tormenta azotó palmeras y empapó a la ciudad turística de Mazatlán con bandas de lluvia, inundando las calles y causando daños en algunas propiedades, después de su paso sobre Puerto Vallarta, otra popular playa. Agencias gubernamentales y medios locales publicaron imágenes en internet de trabajadores que retiraban escombros, al parecer de señalamientos o techos, así como árboles y tendido eléctrico caídos, y ventanas rotas. Medios locales reportaron la muerte de dos personas en el estado sureño de Oaxaca durante el paso de Narda el domingo: un joven, de 26 años, que falleció cuando trataba de cruzar un río en San Pedro Mixtepec, y otro de 17 años que fue arrastrado por un río en San Jerónimo.vLa Secretaría de Comunicaciones y Transportes del país informó el martes de la reapertura de carreteras federales que resultaron dañadas en Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Jalisco, Colima y Nayarit. Mientras tanto, en el océano Atlántico, el huracán Lorenzo de categoría 2 se acercaba al oeste de las Azores, una cadena de islas portuguesas, donde se pronostica que haya condiciones de huracán para el miércoles por la mañana. Lorenzo tenía vientos máximos sostenidos de 155 kilómetros por hora (100 millas por hora) el martes por la mañana y su vórtice estaba a unos 620 kilómetros (385 millas) al suroeste de Flores, en el occidente de las Azores. Se movía hacia el noreste a 41 km/h (25 mph). Según la proyección a largo plazo, Lorenzo podría acercarse a Irlanda y Escocia para el viernes. Previamente, Lorenzo alcanzó fuerza de huracán de categoría 5, convirtiéndose en la tormenta más fuerte jamás registrada tan al norte y al este en la cuenca del Atlántico.