México acepta albergar migrantes

TIJUANA, México (AP) — mientras México lucha con lo que tiene que hacer con más de 5.000 migrantes centroamericanos acamparon en un complejo deportivo en la ciudad fronteriza de Tijuana, el gobierno del Presidente electo Andrés Manuel López Obrador señaló el martes que estaría dispuesto a alojar a los migrantes en suelo mexicano mientras solicitan asilo en los Estados Unidos — una demanda clave del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

El nuevo ministro de relaciones exteriores de México también pidió a la administración Trump que contribuyera a proyectos de desarrollo para ayudar a crear empleos en Centroamérica para detener el flujo de migrantes de la región empobrecida, sugiriendo que una cifra apropiada comenzaría en $20 mil millones .

“No podemos determinar a qué ritmo las personas son entrevistadas” por funcionarios estadounidenses como parte del proceso de asilo, dijo a una conferencia de prensa en la ciudad de México el Secretario de relaciones exteriores entrante, Marcelo Ebrard.

Los inspectores fronterizos de Estados Unidos están procesando menos de 100 solicitudes de asilo un día en el cruce principal de Tijuana a San Diego, creando un atraso de miles.

“Entonces, ¿qué tenemos que hacer?” Ebrard preguntó. “PrePárese para asumir que una buena parte de ellos van a estar en esta área de México para los próximos meses.”

“Tenemos que apoyar a las autoridades locales” en la vivienda y la alimentación de los migrantes, dijo, añadiendo: “esa no es una negociación bilateral. Eso es algo que tenemos que hacer “.

López Obrador, quien ganó una aplastante victoria electoral del 1 de julio y toma el cargo el sábado, construyó su carrera política en la defensa de los pobres. Ahora se enfrenta a la difícil tarea de aplacar el triunfo en la cuestión de los migrantes mientras mantiene la larga posición de México de exigir un mejor tratamiento para los migrantes.

Ebrard dijo a reporteros el martes un objetivo clave de la administración es asegurar un compromiso de Estados Unidos con los proyectos de desarrollo en Honduras, donde la gran mayoría de los migrantes en la caravana provienen de, así como la vecina Guatemala, el Salvador y en otros lugares de la central América.

“¿Qué estamos negociando con los Estados Unidos? Queremos que participen en el proyecto que acabo de mencionar “para crear empleos en Centroamérica. Preguntado cuánto deben contribuir los E.E.U.U., Ebrard sugirió que la figura debe ser por lo menos $20 mil millones.

“México por sí mismo va a invertir en nuestro propio territorio durante la próxima administración, más de $20 mil millones, y por lo tanto cualquier esfuerzo serio con respecto a nuestros hermanos en el Salvador, Honduras, Guatemala, debe ser por una cantidad similar”, dijo Ebrard.

Las declaraciones de Ebrard llegaron como ansiosos residentes de Tijuana cerraron una escuela junto a un complejo deportivo donde miles de migrantes han estado acampados durante dos semanas.

El movimiento llegó después de que los agentes fronterizos estadounidenses dispararan gas lacrimógeno en México para dar marcha atrás a un grupo de migrantes que habían entrado en la frontera durante el fin de semana. El incidente incitó a las autoridades mexicanas a intensificar la presencia policial alrededor del refugio.

Alegando temores por la seguridad de sus hijos, la Asociación de padres de la escuela primaria Gabriel Ramos de Milán compró su propia cerradura y cadena y cerró las puertas de la escuela. UNA señal dice que la escuela permanecerá cerrada hasta nuevo aviso.

Carmen Rodríguez dijo que los padres habían estado pidiendo a las autoridades que hicieran algo desde que llegaron los migrantes, y agregó que su hija de 9 años no volvería a clases hasta que se fueran.

“Pedimos que sean reubicados”, dijo Rodríguez, señalando que algunos migrantes se habían acercado a los terrenos de la escuela para pedir dinero a los niños y utilizar los baños de la escuela. Algunos incluso fumaron marihuana alrededor de sus muros perimetrales, dijo.

Ella dijo que los padres se preocupan por los manifestantes anti-migrantes que convergen en el complejo deportivo de nuevo, como lo hicieron la semana pasada. “Si vienen aquí y hay una confrontación, estaremos atrapados en el medio”, dijo.

Los propios migrantes estaban explorando con urgencia sus opciones en medio de una creciente sensación de que tenían pocas esperanzas de hacer ofertas de asilo exitosas en los Estados Unidos o de cruzar la frontera ilegalmente.

La mayoría fueron desanimados después de que los agentes estadounidenses dispararan gases lacrimógenos al grupo de migrantes que intentaban cruzar a los Estados Unidos el domingo. Vieron que el choque y la respuesta oficial perjudicaron sus posibilidades de llegar al Instituto Nacional de migración de los Estados Unidos, informó que 98 migrantes fueron deportados después de intentar atravesar la frontera con Estados Unidos. El Departamento de interior del país dijo que cerca de 500 personas intentaron apresurar la frontera, mientras que las autoridades de Estados Unidos pusieron el número en 1.000.

Había una línea estable el martes fuera de una tienda de campaña que albergaba a la organización internacional para las migraciones, donde los funcionarios ofrecían asistencia a quienes querían regresar a sus países de origen.

Leave a Reply

Your email address will not be published.