Departamento de Justicia demanda a farmacéutica

La Secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced, informó que el Departamento de Justicia presentó una demanda contra el fabricante de medicamentos Purdue Pharma en la cual se alega que el incumplimiento de sus obligaciones legales, ha fomentado una epidemia de adicción a opiáceos, y que está destrozando a familias y comunidades en Puerto Rico.

Según se informó en declaraciones escritas, la acción legal busca responsabilizar a Purdue Pharma por los daños que los opiáceos, específicamente OxyContin, han causado a los ciudadanos y los gastos incurridos por el Gobierno para atacar esta epidemia.

Se informó que los opiáceos estuvieron involucrados en más de 42,000 muertes por sobredosis en 2016, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

El Gobierno alega en la demanda que los fabricantes de opiáceos realizaron una campaña engañosa de mercadeo convenciendo a los médicos, profesionales de la salud y al público en general de que sus medicamentos eran efectivos para tratar el dolor crónico y tenían un bajo riesgo de adicción, contrario a la abrumadora evidencia indicativa de que son altamente adictivos.

El uso original de los opiáceos era para el tratamiento de dolor agudo. Esta publicidad engañosa ha resultado en numerosas muertes de pacientes puertorriqueños que se volvieron adictos a estos medicamentos controlados, subsiguientemente causando pérdidas de empleo y la devastación de las familias, entre otras. Por otro lado, Purdue conocía que estaba enviando cantidades enormes de opiáceos que no podían ser para fines médicos legítimos, pero no tomaron las medidas básicas para asegurarse de que esas sustancias llegaran a pacientes que en realidad las necesitaban.

“El Gobierno de Puerto Rico se une a otros estados que también han presentado pleitos legales como consecuencia de la alarmante epidemia y abuso de opiáceos. El Departamento de Justicia continúa investigando si se deben presentar reclamos adicionales contra otras compañías farmacéuticas y distribuidores de opiáceos en la Isla”, explicóVázquez Garced en comunicado de prensa.

“El abuso y la adicción sin precedentes a estas drogas ha creado efectos adversos graves, tanto en la salud física como mental del adicto y sus familias, al igual que el impacto económico que ocasiona esto al erario. Hoy muchos puertorriqueños continúan sufriendo a consecuencia de esta alarmante epidemia”, señaló la Secretaria Auxiliar de la Oficina de Asuntos Monopolísticos, Denise Maldonado Rosa.

Leave a comment