Más allá de la diabetes

La complejidad del tratamiento del paciente con esta condición.

La diabetes es una enfermedad de prevalencia alta en Puerto Rico. La principal causa de muerte es por enfermedad cardiovascular. El paciente con diabetes tiene más probabilidad de tener un infarto cardíaco que el individuo que no tiene diabetes. Cuando se comienza el tratamiento de un paciente con diabetes, hay que tener en cuenta muchos factores para que la intervención sea exitosa.

Se sabe que el control glucémico (control del azúcar en la sangre) tiene un efecto favorable en retardar o minimizar las complicaciones de la retina (retinopatía) y el riñón (nefropatía). Pero en cuanto a minimizar o evitar complicaciones cardiovasculares (infarto al corazón; apoplejía o amputaciones) no son del todo claras.

El control de la glucosa no lo es todo en el paciente con diabetes. La complicación cardiovascular depende además de un buen control de los niveles de colesterol y de la presión. La dieta y el ejercicio son fundamentales. El seguimiento debe ser continuo, por lo menos cada 3 a 4 meses, hasta conseguir las metas de control. La educación al paciente es de suma importancia.

Si un paciente recién diagnosticado se controla bien, (hemoglobina A1c menor a 7%) con un agente como la metformina, se genera una memoria metabólica que protege a este paciente por décadas de enfermedad cardiovascular. Hay que borrar de la mente de los pacientes el mito- “de que la metformina daña al riñón”. La metformina es una de las drogas predilectas en el tratamiento de diabetes tipo 2 y muy segura. Hay pacientes que no la toleran; y hay pacientes que tienen ya una función renal pobre (como consecuencia del proceso de la enfermedad de diabetes) ; en quienes está contraindicada. Una vez se comienza el tratamiento, podemos añadir otros agentes, si las metas de control no son alcanzadas. A esto se le conoce como terapia combinada. Es por esta razón que muchas de las medicinas orales que han salido al mercado vienen combinadas con metformina. De esta forma, el paciente cumple mejor con la terapia, ya que es más fácil tomar una pastilla (que tenga dos agentes) que dos o tres pastillas separadas.

En la historia natural de la diabetes progresa el deterioro de la producción de insulina del individuo. De igual forma, progresan las otras complicaciones incluyendo las cardiovasculares.

Cuando pretendemos ser muy agresivos en el control de la glucemia, puede exponerse al paciente a episodios de hipoglucemia (bajones de azúcar) y su situación clínica pudiera empeorar.

Por esta razón, la meta de control glucémico se individualiza. La Asociación Americana de Diabetes y la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos, establecen unas metas más flexibles para pacientes más complicados y así evitar eventos no deseados con el tratamiento.

En los últimos años han salido al mercado nuevas alternativas de; medicamentos orales, insulinas y agentes inyectables.

Cada fármaco que es aprobado tiene indicaciones específicas que incluyen en qué tipo de paciente puede ser utilizado; y en qué condiciones está contraindicado.

En el caso de los pacientes con diabetes tipo 2, el médico busca con preferencia medicinas que no causen bajones de azúcar; y que eviten que el paciente aumente de peso. Además, que sean bien tolerados y por supuesto que sean efectivos.

En el caso de las insulinas, son preferidas aquellas que se asocian con menor riesgo de hipoglucemia y que su acción sea predecible en los pacientes tratados.

Dado el hecho de que la gran mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 pasa por etapa de “pre-diabetes”, lo ideal sería la prevención de la diabetes.

Una intervención temprana, puede evitar las consecuencias que esta condición le trae al individuo.

La motivación es la base para querer tener una vida saludable y vivirla a plenitud.

Siempre consulte con su médico. En nuestro medio ambiente somos muy dados a prestar mucha atención al que “menos sabe”. Déjese llevar por la sabiduría innata que todos tenemos. Busque opiniones expertas. Existen guías científicas para que la intervención clínica tenga los mejores resultados.

No comments
Leave a comment