Sobre los fibromas en el útero

Pueden provocar un sangrado excesivo.

Cada 21 a 35 días ocurre la menstruación. Si el sangrado no es excesivo y dura entre dos y siete días, se considera normal.

Por otro lado, el sangrado uterino anormal (SUA) se produce cuando la frecuencia o cantidad de sangrado uterino difiere de estos parámetros o cuando la mujer sangra entre sus períodos menstruales. Esta condición es común en las mujeres en edad reproductiva.

Existe una amplia variedad de tratamientos disponibles. Las pacientes deben hablar con sus médicos acerca de qué opciones médicas o quirúrgicas pueden ser mejores para ellas.

¿Qué lo causa?

El sangrado uterino anormal puede ser causado por una variedad de factores. Las dos causas más comunes son las anomalías estructurales del sistema reproductivo y los trastornos de la ovulación.

Entre las causas estruc-turales más comunes están lesiones benignas (no cancerosas) del útero, como pólipos, fibromas (miomas) y adenomiosis.

Trastornos hemorrágicos que afectan la capacidad de la sangre de coagularse normalmente pueden causar esta condición.

Las lesiones del cuello uterino o de la vagina (benignas y cancerosas), las infecciones crónicas del endometrio (endometritis), la endometriosis y el uso de un dispositivo intrauterino (DIU) también pueden estar asociados con el SAU.

Otras causas de sangra-do anormal incluyen los medicamentos que pueden afectar la liberación normal de estrógeno y progesterona.

Los problemas médicos crónicos como la diabetes mellitus o los trastornos en el hígado, los riñones, la glándula tiroidea o las glándulas suprarrenales u otros problemas médicos que pueden afectar la pro-ducción y el metabolismo del estrógeno y la progesterona son otras.

Tratamientos

La terapia individual recomendada por su médico se adaptará a la causa específica del sangrado anormal. Las mujeres que tienen niveles adecuados de estrógeno pero que no ovulan se pueden tratar eficazmente con medicamentos.

Los DIU que contienen levonorgestrel son útiles en el tratamiento. Los inhibidores de la síntesis de prostaglan-dinas, como el ibuprofeno y los com-puestos relacionados, pueden reducir el sangrado menstrual excesivo. El uso de análogos de la hormona libe-radora de gonadotropina (GnRH) pueden controlar la hemorragia ute-rina excesiva al detener la liberación de FSH y LH por la pituitaria y bajar la producción de estrógeno a niveles propios de la menopausia. El uso a corto plazo de los análogos de la GnRH en combinación con suple-mentos de hierro puede mejorar o corregir la anemia.

Otra alternativa para mujeres que no desean fertilidad es la ablación endo-metrial, que utiliza radiofrecuencia térmica, criocirugía (congelamiento) o un rayo láser para eliminar el endome-trio y corregir el sangrado menstrual abundante. Se puede recomendar la extirpación quirúrgica de los fibromas o elegir la extracción del útero (histerectomía) a través de una de varias vías (vaginal, laparoscopia, laparotomía).

No comments
Leave a comment