El Tío Sam te quiere a ti… ¿en el programa de cupones para alimentos?

Screen Shot 2013-05-05 at 10.56.56 AMPor todo el país, los estados están buscando nuevos beneficiarios de los cupones para alimentos (ahora conocidos como el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria o SNAP). El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) incluso tiene una página web dedicada a ayudar a los estados a crear “Planes de Establecimiento del SNAP”. El argumento del Departamento de Agricultura es que: “Los cupones para alimentos hacen a Estados Unidos más fuerte” al estimular las economías de los estados. Y los estados están respondiendo a la llamada. Según el Washington Post, “Rhode Island celebra bingos temáticos sobre el SNAP, Alabama reparte folletos en los que se puede leer: ‘Sea patriota. Lleve a casa su dinero de los cupones para alimentos’. Tres estados del Medio Oeste organizan fiestas del cupón para alimentos en las que los nuevos beneficiarios se apuntan en masa”. Y Florida incluso emplea a reclutadores.

A la reclutadora que aparece en la información del Post, Dillie Nerios, se le requiere que consiga que “al menos 150 personas mayores” se inscriban cada mes, una cuota que ella supera normalmente”.

“Tiene ayuda a su disposición. Se la merece. Así que diga, ¿sí o no?” le dice a los posibles beneficiarios de los cupones para alimentos. “Los manuales de preparación emitidos por el estado” incluso ofrecen respuestas que ella puede utilizar cuando las personas muestran su disconformidad.

Por tanto, no resulta sorprendente que las inscripciones en los programas de cupones para alimentos de Florida hayan aumentado en los cuatro últimos años, pasando de 1.45 millones en 2008 a 3.35 millones en 2012.

Los cambios en las normativas durante estos años también han ayudado a hacer crecer las cifras. Por ejemplo, en el año 2000, la administración Clinton amplió el derecho a recibir cupones para alimentos al permitir que los estados fueran menos estrictos con los límites de ingresos y se diera dispensas a los límites de activos. Luego, en 2009, el presidente Obama suspendió los requisitos laborales de los programas de cupones para alimentos para los adultos físicamente capaces. Este iba a ser un cambio temporal pero el presidente ha continuado permitiendo que los estados den dispensas de los requisitos laborales.

La mentalidad que subyace en todo esto ignora completamente la idea de ayudar a que las personas alcancen la autosuficiencia, fomentando en cambio la dependencia del gobierno.

El sistema de asistencia social de Estados Unidos (que a día de hoy incluye casi 80 programas de asistencia social según ingresos) ha operado con esta mentalidad desde que la Guerra contra la Pobreza comenzó en la década de 1960. Durante todos estos años la asistencia social no ha fomentado la independencia individual mediante el tratamiento de las causas de la pobreza, sino que ha acrecentado su tamaño para ponerles un simple parche a los síntomas.

Los americanos son un pueblo generoso y quieren ayudar a sus vecinos, pero también saben que el trabajo es el mejor modo de salir de la pobreza. Y precisamente el objetivo debería ser ayudar a las personas a salir de la pobreza.

Como dijo el senador Jeff Sessions (R-AL) en febrero de este año: “Ya no podemos medir la compasión por cuánto gastamos en combatir la pobreza, sino que [en cambio deberíamos medirla] por cuánta gente ayudamos a salir de la pobreza”.

No comments
Leave a comment

snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflakeWordpress snowstorm powered by nksnow