Dan la vuelta a la página

Screen Shot 2013-02-16 at 9.18.40 AMNo hacía mucho que había comenzado la transmisión de los Grammys cuando hubo una toma crucial. Durante uno de los paneos de las celebridades que estaban entre el público, la cámara encontró a Rihanna. Se veía radiante con un vestido rojo mientras mostraba una gran sonrisa a la cámara. A pesar de lo cerrado de la toma, era imposible no notar a Chris Brown sentado junto a ella.
Tras bambalinas varios reporteros gruñían cada vez que la cámara captaba a la pareja abrazada y sonriendo ampliamente, y el hecho de que estuvieran sentados juntos dio mucho de qué hablar, tanto bueno como malo, en las redes sociales.
Conforme la noche avanzó, Rihanna, quien había ganado un Grammy por su video de ‘We Found Love’, subió en dos ocasiones al escenario y Brown perdía ante el tipo con el que presuntamente se topó hace un par de semanas en un estacionamiento.
Pero eso no era lo importante, y los dos cantantes de R&B y pop son bastante inteligentes como para saberlo. Al sentarse juntos hicieron saber algo muy sencillo: ya dimos vuelta a la página.
A menos que usted haya estado exiliado durante los últimos cuatro años, está muy al tanto sobre la tumultuosa relación de Rihanna y Brown con los Grammys
Chris decidió no asistir a la ceremonia del 2009 luego de que un paseo automovilístico a altas horas de la noche cambiara todo entre los enamorados, y la forma en que todo el mundo los veía. Todo vieron la fotografía del rostro magullado y golpeado de Rihanna, por obra de Brown.
A partir de entonces los sórdidos detalles de esa noche han dado vuelo a la obsesión colectiva con Brown y Rihanna, con el interés intensificándose al tiempo que ambos se han acercado uno hacia el otro en el transcurso del último año, dando pie a una que otra controversia.
En los innumerables encabezados relacionados con la pareja este último año, la presentación de Rihanna en el programa de TV Oprah’s Next Chapter’, la extraña retórica de Chris sobre amar a dos mujeres (dejó a Karrueche Tran por su ‘amistad’ con Rihanna), lo que queda claro es que la opinión pública ya no les importa. Como para enfatizar lo anterior, en el 2012 la pareja hizo otro dúo, ‘Nobodys Business’ (‘A Quién le Importa’).
Sin embargo la gente se apena cuando los dos cantantes se sientan junto a la duela durante un partido de los Lakers o se van a los antros de Hollywood. Han sido calificados como Whitney Houston y Bobby Brown de esta era, especialmente a raíz de que Rihanna lo apoyó la semana pasada acudiendo a los juzgados cuando Chris se reportó por su libertad condicional.
Claro, aquel incidente del 2009 seguirá a Brown por el resto de su vida. Y lo ha vuelto particularmente difícil ignorarlo ahora que ha acumulado una lista ridículamente vergonzosa de mala conducta pública, como los alegatos de que no completó su sentencia de servicio social, que se le dio a consecuencia de haber agredido a Rihanna.
Pero Rihanna ha seguido adelante. Cuando en entrevista reciente para Rolling Stone se le preguntó sobre una reconciliación con Brown, dijo a la revista haber decidido que era importante ser feliz.
“No iba a dejar que la opinión de nadie se interpusiera en eso”, dijo. “Aun si es un error, es mi error. Después de estar atormentada por tantos años, de estar enojada y triste, prefiero nada más vivir mi verdad y aceptar las reacciones. Puedo manejarlo”.
Quizá el público no olvide nunca lo ocurrido, y eso está bien. Pero al sentarse juntos en la misma ceremonia que hace cuatro años enmarcó una noche que alteró todas las percepciones que había en torno a la pareja, ésta ha mostrado cómo es su perdón.

No comments
Leave a comment

snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflakeWordpress snowstorm powered by nksnow