¿El fin del mundo…?
Share it now!

Por Miguel Ignacio Acabal

Una noticia que ha dado la vuelta al planeta tierra en los últimos meses recientes: el anuncio del fin del mundo este 21 de diciembre, de acuerdo con la predicción de la cultura milenaria Maya.

Y es de ponerse a reflexionar acerca de los acontecimientos de los últimos días que ha azotado a la humanidad entera en lo que concierne a fenómenos naturales: “tsunamis”, tornados, terremotos, desbordamientos de ríos, inundaciones, etcétera; los cuales han cobrado miles de vidas humanas.

Y dónde quedan los provocados por el hombre: guerras  entre naciones, el uso de la fuerza militar contra civiles, destrucción de una porción de la tierra por una bomba atómica –hace ya unos años-, la invención de armas químicas, el uso de misiles, matazón de gentes en iglesias o escuelas, como el caso más reciente en Newtown, Connecticut, donde un joven con problemas mentales mató a 20 niños, m! ás a unas personas adultas, entre ellas su señora madre.

La pregunta del millón sería: habrá coincidencia entre la predicción maya y la Biblia? Porque lo tratado arriba son datos bíblicos –al menos las guerras-, lo que desembocaría en la peste y el hambre.

Respecto de los acontecimientos de hoy, 21 de diciembre, en los que se anuncia el fin del mundo, según el calendario maya, muchos académicos e intelectuales han opinado al respecto y, muchos aseguran que, no es exactamente la desaparición física de la tierra, sino el fin de una era, de un ciclo; sin embargo, quién realmente cuenta con el conocimiento que se aproxima al menos a la realidad de los &u! acute;ltimos días del hombre?

El tema en cuestión ha despertado mucha inquietud en muchas personas, hay quienes que han dado fechas exactas del fin del mundo, y ese anuncio fatal no ha sido acertado, el mundo con la humanidad sigue el curso de su vida… de su existencia. Hay quienes, también, que se han gastado toda su fortuna porque ya se acerca ese fin del que tanto se habla; otros han construido hasta búnkers subterráneos para poder sobrevivir a cualquier desastre natural que pudiera acabar con el mundo.

Por otra parte, debe mencionarse una situación del hombre sobre: su condición de criatura indefensa y vulnerable ante cua! lquier furia implacable de la naturaleza lo acabaría, no importa cuánta tecnología tenga a su alcance. Los mismos fenómenos recientes lo han demostrado.

En consecuencia, y como nadie está seguro de lo que pudiera afrontar la humanidad en el futuro a corto plazo, cómo no es posible, entonces, que este 21 de diciembre no sea el fin del mundo, y no porque se sea fatalista, sino porque nadie conoce con certeza el mañana del hombre.

Ceremonias mayas

Desde ayer jueves, por la tarde, líderes indígenas de toda América y del mund! o iniciaron las actividades culturales en el parque arqueológico de Tikal, Petén, Guatemala, donde sobresale el templo El Gran Jaguar, sitio localizado a unos 460 kilómetros al norte de la Ciudad de Guatemala.

Según una fuente del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), indicó que este jueves se habrían oficiado ceremonias mayas por sacerdotes indígenas, quienes habrán prendido sendas velas, habrán  quemado incienso y pom (copal, un árbol muy oloroso cuyo tallo es cortado en pedacitos y quemados para que el humo se eleve al cielo en agradecimiento a los dioses; este árbol es muy significativo para esta cultura) y otras ofrendas que ofrecerán a la madre tierra, al sol, a la lluvia. Debe de recordarse que los mayas eran de una religi&o! acute;n politeísta.

De acuerdo con esta cultura milenaria, el fin del mundo se debe a su calendario el cual cada mes consta de 20 días, que en un idioma vernáculo guatemalteco se le denomina jun winaq; el año es de 260 días, y en ese mismo idioma es llamado Tun; 20 años es un K’atun y 400 años un B’aktun. Y a esta fecha (21 de diciembre del 2012), se habrá llegado a 13 B’aktun; y 13 B’aktu por 400 años, hacen un total de 5,200 años.

Este 21 de diciembre está finalizando la cuarta era a partir de la cuarta creación del hombre de maíz, según esta cultura.

Cuando las autoridades organizaron este acontecimiento, y, para ello se invitaron a altos funcionarios de gobierno de países amigos de todos los continentes, la prensa guatemalteca publicó el agotamientos de la industria hotelera de Petén, como algunos de la ciudad  capital.

Be a fan
No comments
Leave a comment