Compromiso político de Obama: Reforma migratoria

Por Miguel Ignacio Acabal

Milwuakee – Si bien es cierto que el reelecto presidente Barack Obama “no tiene ningún compromiso legal” con la comunidad latina de llevar a cabo el complejo tema de la reforma migratoria; también es cierto que tiene, al menos, el compromiso político y moral -ante todo-, para emprender la lucha por la legalización que sacaría a millones de indocumentados, no de la sombra, sino de las tinieblas profundas de una era cavernaria social y legal en los albores del siglo XXI.

Muchos sectores sociales del país, especialmente el latino, que apoyan una reforma migratoria que beneficie a los casi 12 millones de inmigrantes sin justicia laboral y social, volvieron a depositar su confianza en el presidente Obama, porque esta vez no haya justificación alguna que la tal reforma se discuta y se apruebe por las Cámaras correspondientes.

Al conocerse los resultados de los comicios del pasado 6 de noviembre, se resaltó el hecho que el voto latino influyó en el triunfo del gobernante, al votar por él el 75 por ciento de los votantes hispanohablantes. Es obvio, entonces, que la intención de voto de la comunidad latina fue para mantener las esperanzas porque esta vez la ansiada reforma sí se logre, con Obama al frente de las negociaciones con los dirigentes del Partido Republicano y, a su vez, con las personalidades de las altas esferas de su propio partido.

La opinión pública tiene conciencia de una cosa bien clara: la REFORMA MIGRATORIA no es ni será un “exquisito manjar” tanto para los republicanos como para los demócratas. Esta maraña situación explica el por qué este tema no fue abordado por los líderes políticos de ambos partidos en los primeros meses de la administración de Barack Obama, aunque hubo un proyecto en el 2009 y el 2010 elaborado por los senadores Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur; y Charles Schumer, demócrata por Nueva York, del cual se pensó que esa vez sí se discutiría con seriedad el asunto en cuestión; el hecho es que las intenciones… sólo fueron esas precisamente… intenciones.

Con la reelección de Obama, renacen las esperanzas para los sectores pro-inmigrantes y para los mismos indocumentados, y a eso se debe que la comunidad pro-inmigrante volvió a votar por el actual mandatario; con este gesto le dieron el beneficio de la duda y, porque cuatro años atrás, Obama había prometido una reforma migratoria. Hoy es cuando el primer presidente estadunidense afroamericano le entre al toro por los cuernos.

Todo apunta a que esta vez hay voluntad política para sentarse a la mesa y discutir dicha reforma, porque los dos senadores mencionados anteriormente volvieron hace un par de días a tocar el tema migratorio, hasta el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, también lo hizo; por consiguiente, se le allana el camino a Obama como primer dignatario del país para que convoque al debate sobre dicho tema.

De llegar a un feliz término las negociaciones sobre la reforma, será un camino escabroso, sin embargo, para muchos indocumentados que llegaron a este país con cuentas pendientes con la justicia de sus países de origen, porque de eso se quieren asegurar los funcionarios antes de aprobar una reforma migratoria. Se han oído lagunas veces comentarios de los propios indocumentados al referirse a que “hay quienes que están aquí que han salido huyendo de…” Por otro lado, alguien que ha cometido un delito penal ya en EE. UU. naturalmente no calificará para una legalización, y no precisamente por un hecho penal, sino cosas como manejar bajo efectos alcohólicos, violencia intrafamiliar y algunos otros requisitos que serán agregados por los congresistas.

En todo caso, la REFORMA MIGRATORIA es el único camino viable tanto para el país como para los millones de indocumentados que dará una salida de una vez por todas al problema. Porque con la situación actual entre “ilegales” y el gobierno norteamericano –éste como ente político y social-, hace que el país sea a su vez un ente tercermundista dentro de una potencia en todos los órdenes.

No comments
Leave a comment

snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflakeWordpress snowstorm powered by nksnow