Clara manifestación latina en las urnas

Por Miguel Ignacio Acabal

Milwaukee – En un recorrido realizado por el Spanish Journal durante las elecciones del pasado martes, se pudo constatar una afluencia considerable de la comunidad latina en las urnas para ejercer su derecho al voto.

Durante dicho recorrido se observó que tanto hombres como mujeres se presentaron a las urnas a depositar el voto por el candidato que ellos estimaron conveniente para dirigir los próximos cuatro años los destinos de los Estados Unidos de Norteamérica. Sin embargo, se notó a la vez más la presencia femenina que el sexo opuesto, tal y como aseguraron al día siguiente algunos medios a nivel nacional.

Hubo, incluso, algunas personas que se registraron a última hora, como el caso de la señora Brenda Oliva, quien por cuestiones de tiempo no pudo registrarse días antes y lo hizo el martes (el día de las elecciones), lo hizo en el transcurro del día al llamar al (414) 643-1620, donde alguien le tomó los datos y le dijo que ya estaba registrada y, por ende, inscrita para poder votar legalmente.

No obstante, al presentarse al centro de votación localizado sobre la Becher, entre las calles 18 y 19, y cuando se buscó su nombre en el listado de votantes, resultó que aún no estaba registrada, por lo que la inspectora del mencionado centro, quien sólo se identificaba como Louisa en su gafete, le dijo que se esperara para considerar si podía votar o no, llamó inmediatamente a sus superiores para consultar el caso, y cuando finalizó su consulta le dijo a la señora Oliva que “no había ninguna manera de registrarse por teléfono, por lo que legalmente no estaba registrada para votar”.

Allí mismo, había personal que podía registrar a la gente como el caso de la señora Oliva, y se efectuó el trámite inmdiatamente y así pudo efectuar su voto.

En ese centro el salón estaba repleto, era demasiado lento el proceso y la gente que hacía fila empezaba a malhumorarse; incluso dos señoras afroamericanas se iban a dar de golpes, una de ellas era voluntaria y la otra era votante; la voluntaria hasta se quitó el suéter supuestamente para estar más cómoda para darse de golpes con la otra señora. Pero sólo llegaron a los intentos.

La señora Miriam Barberena expresó su malestar porque era demasiado tiempo de espera, dijo que “hay una mala organización” y por eso la fila no avanzaba y lo peor del caso es que había mucha gente que llegaba de trabajar; “hace cuatro años no era así”, acotó.

Todo lo contrario en la escuela South Division High School (calle 15 y Lapham bulevar), donde los encargados del centro de votación eran todos policías vestidos de civil que trabajaron como voluntarios, según informó el propio jefe inspector, Rubén Burgos.

Allí las puertas fueron cerradas a las 8:00 P. M. tal y como la ley lo estipula, luego de registrar un total de mil 80 votos, según la máquina que contabilizaba las papeletas.

No comments
Leave a comment

snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflake snowflakeWordpress snowstorm powered by nksnow